La campaña de Capriles

El candidato del imperialismo lleva adelante su campaña, siguiendo la lógica de siempre: exponer siempre frente a pocas personas, y de manera torpe y ridícula, las mismas mentiras que el capitalismo dice diariamente a las víctimas de su explotación.

Sus asesores le preparan a una mujer que dice que no ha tenido hijo, y que quisiera que él, el candidato, fuese su único retoño. Entonces el hijo de la Godarria se quita la cachucha y se la lanza a lo humilde señora, con esta propuesta: "madre aquí tienes a tu hijo”.

Esto es parte de un teatro bufo que el candidato de la burguesía nacional y de las fuerzas imperialistas que pugnan por seguir gobernando el mundo, monta diariamente en cualquier sitio de la Venezuela que pretende embaucar con aquel viejo discurso de la crítica a las revoluciones, y a los gobiernos del progreso liberador que los pueblos trabajadores, que luchan en contra de la explotación capitalista, se han dado de manera pacífica.

Sin tapujos, Capriles opina que los recursos de PDVSA no pueden ser destinados para el gasto social. El gasto social es para el candidato del imperialismo, lo que es para la lógica corporativa, un gasto que no retribuye ganancia para la acumulación del capital. Esta es también una declaración, del propósito firme de privatizar la estatal petrolera, cuyos excedentes de ganancia son destinados por el gobierno revolucionario bolivariano que encabeza el Presidente Chávez, a cancelar la cuantiosa deuda social que el estado burgués venezolano tiene con la clase obrera y el pueblo trabajador de Simón Bolívar.

La campaña de Capriles, es un largo y aburrido torneo de mentiras sucesivas, repetidas hasta el cansancio por todo nuestro país. Tiene el tupé el candidato del imperialismo, de criticar al gobierno revolucionario bolivariano y a su Presidente Chávez acusándolo de no haber solucionado los grandes problemas que padece la gente, problemas fabricados por la explotación capitalista que él representa y que él defiende hasta el delirio. Se permite la licencia de hablar de justicia social, justamente en los barrios pobres que históricamente fueron olvidados por el estado burgués controlado por las familias que Herrera Luque llama los amos del valle, y en los que por cierto están incluidos miembros de su propia familia.

La campaña de Capriles en más bien una excusa utilizada por el imperialismo para lanzar contra Venezuela uno de sus planes macabros, ensayados últimamente en oriente medio. El objetivo, que persigue el enemigo de Venezuela, es hacer creíble esa excusa por medio de la mentira reiterada en todas sus empresas privadas de comunicación. El candidato hace poco dentro de las acciones para lograr ese objetivo. Todos conocemos sus limitaciones, pero él sigue haciendo su papel de pésimo actor de una contienda electoral, que tanto él como sus asesores, y los dueños de su hacer, saben irremediablemente perdida, ante un candidato que sigue teniendo los amores de un pueblo que está dispuesto a completar su proceso independentista, y su liberación, hacia la transición socialista.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1066 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a148298.htmlCUS