Sin escrúpulos

El candidato de la oligarquía está rodeado de  sofisticados  equipos de asesores: inescrupulosos módulos de inteligencia foránea empeñados en la ardua tarea de reflotar al aspirante anodino.  Y en esa campaña  despliegan todas las armas, tanto las legales como las encubiertas. Y lo hacen con fiereza, usando todos los recursos a su disposición, ya sean mentiras publicitarias, o aventuras mercenarias.

Visto de esta forma, se entienden los trueques constantes en la campaña opositora.  Por un lado acentúan  al máximo las fallas del gobierno  sugiriendo desidia  e ineficiencia.  Y por el otro estimulan la  disociación egoísta con un discurso que propone,  por ejemplo,  revisar los convenios petroleros con otras naciones a las que, supuestamente, se les regala hidrocarburos.

Apuestan  a la mala memoria del pueblo y pretenden desvincularse por completo de sus responsabilidades en el origen de los problemas estructurales del país, es como si nunca hubiesen sido gobierno. Para ello modifican de seguido  el mensaje electoral, pues quieren  que  éste se parezca a lo simple y cotidiano. Y utilizan con eficacia  giros  y matices inesperados, los cuales sirven para  enmarañar el asunto.

Esa oligarquía,  representada por  Capriles Radonski,  apuesta en realidad  al olvido. A la omisión de que ya manejaron el presupuesto petrolero de la nación, por décadas, y lo hicieron  solo para su propio beneficio. Con esa estrategia los políticos del capital y sus franquicias partidistas  sueñan con atajar la amplia ventaja de Chávez  y  fantasean   con embaucar al país  con la sonrisa torcida de su bufón.

De modo que  la más importante tarea política  es desenmascararlos. Hay que hacer evidente lo que ocultan, vinculando la mentira  del presente con el pasado nefasto.  Y explicar  cómo esa falsedad conspira contra la emancipación y la justicia social alcanzada en el gobierno bolivariano. Recordando también cómo  la oposición, ninguna vez cumplió, ni cumple, ni cumplirá sus demagógicas promesas  electorales.

Toca, en tal sentido, activar la sinceridad  política  como el camino más efectivo, no sólo para combatir  el disfraz oligarca, sino también para espantar el triunfalismo, ese desliz que tanto daño puede hacernos,  en tanto  paraliza la iniciativa de aquellos que no logran entender que en la vida de los pueblos la línea del  infortunio es  tan fina, que  puede cruzarse en un instante.

Por tanto, es necesario destacar la importancia de valorar y preservar los avances políticos, sociales y económicos alcanzados bajo el liderazgo de Chávez, y hacerlo desde la sabiduría popular, oponiéndonos  con eficacia a la hipocresía y al oportunismo. Batiendo el sonido de la soberanía alcanzada y enarbolando las promesas cumplidas por Chávez, mientras a la par se discute a fondo el plan de gobierno propuesto por el presidente candidato.

Corresponde seguir de pie, con la conciencia echada al viento de la esperanza, sin fisuras, pero entendiendo cómo dentro de la oligarquía  habita  una bestia, que hemos visto rugir y morder tantas veces. Y que por tanto, no podemos ceder ni un milímetro  ante el peligroso adversario,  el mismo que puede descabezarnos  con inteligencia, y sin ningún escrúpulo.

 [email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 752 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Marcos González Barroso


Visite el perfil de Marcos González Barroso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



US Y /oposicion/a148230.htmlCUS