El Chip

En vista de que Hotmail sin razón ninguna me bloqueó la cuenta, me he visto en la necesidad de utilizar el correo de mi hija para hablar de un tema que todavía considero de vital importancia. En efecto, no sé si se habrán fijado que la oposición se calló la jeta en relación con el chip. Eso se debe a que les salió el tiro por la culata, y ahora se quieren hacer los locos.   Sin embargo, si ellos se callaron, eso no debe significar que los del Proceso deben hacer lo mismo, pues desenmascarar la naturaleza delictiva de la oposición debe ser una tarea de todos los días. De allí el siguiente texto que, en forma de volante, me puse a distribuir entre mis amistades.

Si algo ha permitido desenmascarar, poner claramente en evidencia, la actitud antinacional de la oposición, ha sido el control que el gobierno ha venido aplicando, mediante un dispositivo electrónico, al contrabando de gasolina. Un delito que le causa al país enormes pérdidas, pues se debe recordar que este combustible, en nuestro país, es el más barato del mundo, ya que desde el 99 su precio al consumidor ha permanecido inalterable. Pero esta congelación de precio se ha mantenido, no para beneficio de los delincuentes nacionales y extranjeros, sino para los venezolanos; no para enriquecer ilícitamente a señores del país vecino, sino para favorecer a los legítimos dueños del  combustible, o sea, a los habitantes de este territorio

   Sin embargo, la oposición, inescrupulosa como es, se ha opuesto furiosamente a este control. A ella le importa un rábano, o para ser más precisos, un carajo, que debido a las enormes cantidades de gasolina que se van para Colombia, en cualquier momento nos podamos quedar sin el combustible, pues la capacidad de destilación de nuestras refinerías, pese a ser unas de las más modernas y eficientes del planeta, no son ilimitadas. Sin embargo, esta gentuza despreciable, con tal de atacar al gobierno, le tiene sin cuidado que el país se hunda y se quede sin el carburante.

   Y esta no es una afirmación caprichosa dictada por el apasionamiento político. Pues si a la oposición, y especialmente a su candidato y a Pablo Pérez, les importara los intereses del país, en lugar de oponerse, incluso con mentiras, a esos controles, lo que haría sería sugerir otras medidas que a ellos les parecieran mejor y más efectivas. Pero no lo hacen, porque para ellos sería mejor que el país continuara desangrándose, que continuara el derroche de unos recursos que muy bien pudieran utilizarse en provecho de nuestros conciudadanos.

   Pero hay que hacerlo, hay que establecer esos controles, gústele o no le guste a los contrabandistas y a la gente de la oposición que los apoya, al fin y al cabo son la misma cosa. Entre otros motivos, porque de no hacerse, la alternativa sería el aumento de la gasolina; venderla a los mismos precios que se vende en otros países. Medida que, por lo demás, el gobierno ha desechado insistentemente por la incidencia que este aumento tendría en el costo de la vida, el cual se vería enormemente incrementado.

   Por otra parte, debes saber que el chip no te impedirá obtener la gasolina que tú necesites, al punto de que si necesitas 2, 3 y hasta 4 tanques a la semana, podrás obtenerlo sin ninguna dificultad. Pero lo que sí nadie podrá obtener son 4, 5 y hasta 6 y 7 tanque diarios como los están obteniendo los contrabandistas y sus cómplices, como el “anoctólogo” del Pablo Pérez. Ellos, los contrabandistas, llenan los tanques, los llevan y regresan por más. El gobierno dejaría de cumplir con su deber si no le pusiera coto a esta criminal vagabundería.

   Por último, es verdad que al principio la aplicación de estos controles acarreará  algunas incomodidades para los interesados. Pero a la larga, estas molestias se verán compensadas por la disminución del tiempo que éstos emplearán en surtir de gasolina sus vehículos. En efecto, al sacar de circulación los carros de los contrabandistas, cuyo número es bastante crecido, la demanda disminuirá y, con ellas, las colas que se usualmente  forman en las bombas.

   Como puedes ver, pues, los controles para el consumo de gasolina  no te perjudicarán en absoluto, y en cambio le estarás prestando un valioso servicio al país, a tu país.

A PROPÓSTIO DE LA CRISIS DEL CAPITALISMO: En relación con este tema le hicimos el siguiente comentario a un artículo de Roberto Hernández Montoya, titulado “Forjado y Estúpido” , publicado en la página web de Ültimas Noticias el 20 del recién finalizado mes de julio.

   Hace poco  -dijimos el día señalado- el presidente de España, un sujeto de apellido Rajoy, aseguró que las terribles dificultades económicas por la que en estos momentos atraviesa el país ibérico, son las peores en todas la historia de esa nación. Sin embargo, eso no es lo peor, lo peor es que ni en el marco del capitalismo y mucho menos en el neoliberalismo esta crisis tiene solución. Y para agravar el problema, los “genios” de la economía, una suerte de Iesa Boys, se han empeñado torpemente en abordar la misma como si se tratara de una crisis meramente financiera, cuando hasta el más lerdo sabe que el origen de esta terrible situación, que está enviando a contingentes enteros de seres humanos a la más espantosa miseria, está en la sobreproducción. Lo cual nada de extraño tendría, que se desencadenara una nueva guerra mundial por la conquista de nuevas zonas de influencia y de mercados. Al respecto, existe ya una sangrienta experiencia: La segunda guerra mundial, que fue desencadenada por Hitler bajo la consigna del “espacio vital”, que no tenía otro propósito que recuperar los mercados que los aliados occidentales, cobijados bajo las bandera de esa alianza de piratas y bucaneros que es la OTAN, le habían arrebatado a Alemania a raíz de la derrota de este país en la Primera guerra mundial.

   Lo cierto del caso es que, como ya dijimos, la manera en que los genios económicos están abordando el problema –a partir de los efectos y no de las causas- el mismo jamás podrá tener solución. Y menos si en su búsqueda participa el  inefable Fondo Monetario Internacional que, como lo afirmara un consejero económico del ex-presidente de los Estados Unidos, Lindon Jonson, fue concebido en Bretton Woods con la única finalidad de beneficiar a los Estados Unidos en detrimento de las demás naciones.

   Como complemento de estas líneas, enviamos este domingo los siguientes comentarios a la columna que el licenciado Eleazar Díaz Rangel publica semanalmente en la página digital de Últimas Noticias.

   En esto comentarios decimos lo siguiente: Licenciado, el día 20 del recién finalizado mes de julio y al pie de un artículo de Roberto Hernández Montoya, titulado “Forjado y Estúpido”, publicado en la misma página digital, cuestionábamos la estrategia fondomonetarista que los genios de la Troica y los jefes de estado europeos han venido utilizando para afrontar la pavorosa crisis que en estos momentos sacude a ese vetusto y decadente continente. Y decíamos en esos comentarios, que calificar esa crisis como de carácter financiero constituía un tremendo error; que hacer eso era algo así como abordar el problema a partir de los efectos y no de las causas. Lo que en términos populares se traduce como “coger el rábano por las hojas”, ya que la mencionada crisi era netamente económica –sobreproducción- y no financiera, la cual es una consecuencia de la anterior.

   Hablábamos también, que este preocupante estados de cosas podría desencadenar una nueva guerra por la conquista de mercados. Pues bien, fueron muchos los comentarios que en tono burlón me hicieron llegar. Entre ellos, los de algunas vacas sagradas que consideran quela facultad  de pensar es exclusivamente de ellas. Sin embargo, el 22, o sea 4 días después de los comentarios enviados a RHM, apareció en la página del Correo del Orinoco la siguiente noticia: “Renuncia economista del Fondo Monetario Internacional, avergonzado por el manejo de la crisis”. Y más abajo, en negrita, se señaló lo siguiente: “Peter Doyle manifestó en una carta, que consideraba un fracaso de primera categoría el desempeño que ha tenido el FMI para tratar la crisis, y consideró, además, que eran incompetentes las decisiones de los directivos sobre el tema”. Luego acota: “Después de 20 años de servicios, me siento avergonzado de haber tenido cualquier tipo de relación el Fondo”, comentó el experto en el escrito” Si yo tuviera la oportunidad, interrogaría a los tecnócratas de aquí acerca de su opinión obre lo expresado Por Peter Doyle.

Mario Silva concibe el Partido más como un cuartel  y a sus militantes como soldados que deben responder ciegamente a las órdenes de sus superiores, que como una organización democrática, en el que se practica el libre juego de las ideas.

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 763 veces.

Alfredo Schmilinsky Ochoa


Visite el perfil de Alfredo Schmilinsky Ochoa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.