Abonando el terreno

El análisis de la prensa de oposición venezolana permite realizar una descarnada lectura de los miedos e inseguridades que aquejan a ese sector político. Se infieren una serie de interrogantes que bloquean cualquier estrategia y campaña electoral. ¿Cómo descifrar a Chávez y el renovado nexo carismático con sus seguidores? ¿Cómo incidir en esa relación? ¿Cómo contaminarla, pervertirla? ¿Cómo descalificarlo en tanto presidente y candidato? Pragmáticamente el reto es ¿cómo subir en las encuestas y hacernos de la presidencia el 7-0?

Reuters América Latina recientemente publicó una compilación de los datos de las principales encuestadoras (Chávez lidera encuestas camino a las elecciones Venezuela), que no deja dudas en cuanto a su sólida ventaja a dos meses y medio de las elecciones. Tendencia definitiva para unos, mientras que para otros es "demasiado pronto para hablar de irreversibilidad", y tal ventaja podría reducirse en base a la efectividad de la campaña del candidato de oposición. Reconocen sin embargo, que "Capriles necesita convencer a más indecisos para cerrar la brecha (…), aun cuando está haciendo todo lo posible con la estrategia "casa por casa" y con su juventud como arma… ante un Chávez que "no puede dar vueltas al país".

La estrategia enfatiza en los rasgos, cualidades y habilidades personales del candidato de oposición, tales como edad, salud, fortaleza física para oponerlo a un supuestamente disminuido "candidato del pasado". Paralelamente se ataca al contendor y se descalifica al árbitro electoral, con el que se ha firmado a regañadientes un acuerdo amplio que incluye el reconocimiento de los resultados de las elecciones.
Se desata una agresiva campaña contra la gestión de gobierno ofreciendo mejorar las misiones y todo aquello que huele a pueblo e inclusión. Se acusa a Chávez de abuso de poder y ventajismo con las cadenas que utiliza "para promocionar su candidatura" con la complicidad de un CNE que "no garantiza equilibrio". El Gobierno aclara que las cadenas son herramientas legítimas para informar sobre la gestión, y más aún en una situación de "hegemonía mediática para censurar a Chávez y su obra de gobierno".

Y ante lo que parece ser inevitable, desesperadamente se apuesta al único contendor que puede poner a Chávez "en serios aprietos…, su salud". Y de fallar esa apuesta, ¿se abona el terreno hacia otros derroteros?


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 829 veces.

Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.