Trincheras de Ideas

Quieren matar a Radonski y él se hace el bobo

Realmente asombra la reacción del candidato neo fascista Enrique Capriles Radonski ante el gravísimo anuncio hecho por el presidente Chávez en el sentido que este personaje podía ser víctima de un complot de su propia gente para asesinarlo y con ello, piensan los grupos criminales que se generaría una crisis de magnitudes incontenibles que no sólo pudiera hacer que se suspendieran las elecciones, conatos de guerra civil promovidos por grupos paramilitares colombianos traídos por sectores de la oligarquía que conspira, y que acechan en las sombras de la clandestinidad esperando el momento propicio para actuar; buscando finalmente una intervención extranjera, gringa para ser más precisos, siempre acariciada por la demente burguesía criolla.

Capriles reacciona –o lo hacen reaccionar– diciendo una sandez, algo idiota o insólito para alguien que le están diciendo que puede ser objeto de un atentado contra su vida. Dijo en su Twitter: “Un presidente no debería ofrecerle protección a un venezolano; debería garantizársela a todos los venezolanos, que es algo muy distinto”. También dijo que el presidente era un irresponsable al hacer ese tipo de anuncio.

Él pareciera no darse cuenta de la gravedad extrema del alerta presidencial para tratar de detener la mano asesina que acecha al candidato en lo que evidentemente luce como un complot porque, podemos inferir, para esos grupos hiper extremistas Capriles Radonski, al no levantar vuelo, al disminuir su aceptación entre el electorado en vez de subir y tratar de disminuir la enorme brecha que lo separa del candidato de la revolución, el comandante Chávez, se ha convertido en una molestia para esos sectores que buscan salir de Chávez como sea y las elecciones no son el escenario para alcanzar esos objetivos. La desesperación, la angustia ante un seguro triunfo de Chávez los lleva a concebir aberraciones como esa y el candidato no comprendo la conspiración en su contra.

Claro al responder así tan absurdamente, opinión que no parece espontánea sino elaborada con el cálculo pueril de sus asesores políticos, quienes buscan desviar la cosa hacia el tema de la inseguridad, obviando que él es un candidato, no el venezolano común porque no hay 27 millones de venezolanos candidatos a la presidencia, a esos los protegen otras policías en la lucha frontal contra el delito, lucha a la que por cierto el gobernador del estado Miranda se ha negado a participar, siendo ese estado uno de los de mayor violencia en el país al lado del Zulia, Carabobo, Táchira, todos gobernados por la derecha.

Ciertamente el súbito anuncio presidencial, lo que hace pensar es que las investigaciones de inteligencia se venían haciendo desde cierto tiempo atrás y si se develó es porque la cosa podía ser más rápida que lo que se pudiera pensar y hacerlo públicamente podía abortar en lo inmediato la acción terrorista.

El más que evidente que la derecha muddista, el llamado comando tricolor, la embajada yanqui y los comandos golpistas (González González, Peña Exclusa, JJ Rendón, etc., etc. etc.) que no figuran públicamente, vienen impulsando una campaña caracterizada por el terrorismo y la violencia como lo evidencia la monstruosa campaña que el agua que bebemos los venezolanos está contaminada, tratando de sembrar el temor y el miedo en la población que, afortunadamente le ha dado un parao a esa vil y canallesca campaña y el presidente llamó a la Fiscalía y al Tribunal Supremo a actuar contra los terroristas. Pero lo ocurrido en Cotiza, al norte de Caracas; en Maracay y en Maracaibo, donde pistoleros y grupos de choque han generado conatos de violencia, agredido a periodistas alternativos, herido a personas del pueblo en sus caminatas provocadoras al chavismo, donde el candidato pretende ganar adeptos y no hace más que esmirriadas y raquíticas marchas de 50 ó 100 personas, evidencian el ensayo de una campaña de violencia electoral aupada por el candidato.

Evidentemente que la intención, con el apoyo de la canalla mediática, es ir subiendo los niveles de violencia en el marco de una campaña que apenas comienza y donde la presencia del candidato deja mucho que desear, al punto que los analistas como Rendón que parece ser el artífice, del fascismo del Opus Dei, de la CIA y la charca asesina cubano/mayamera se plantean evitar como sea el nuevo triunfo de Chávez el próximo 7 de octubre, empezando por apartar del camino ese lastre inútil que para ellos es Enrique Capriles Radonski posiblemente por la vía del atentado como lo denunciara Chávez.

Claro, si en buena hora no llegara a ocurrir esa barbaridad denunciada oportunamente por el presidente, el problema de la candidatura que no pega, que no coge vuelo, sigue cada día más debilitada, donde Chávez lleva más de 30 cuerpos de ventaja, sin nada que demuestre desgaste ni por los 13 años de gobierno ni por la grave enfermedad que lo ha aquejado, a la extrema derecha, con todos sus matices, se le plantea el gravísimo problema de que la campaña sigue y hay que hacer algo porque la paliza anunciada es de pronóstico.

Evidentemente que las fanfarrias triunfales de las elecciones primarias del 12 de febrero, se espicharon, ya no se escuchan porque el candidato que impuso el imperio les resultó un fraude y en esa pelea a cuchillo que se está produciendo dentro de la MUD, Rafael Guillermo Aveledo, el personaje del Opus Dei, aparece como el más fortalecido, quizás piensa él, y sus apoyadores tras bambalinas, que le ha llegado su momento. No son gratuitos los elogios a sus condiciones de hombre maduro y ducho en política, experto, con lenguaje fácil y cosas similares que lo ensalzan en grado exagerado por los medios de la oligarquía, algo tienen pensado y entre manos, pronto lo veremos.

Capriles Radonski debe actuar con más madurez y aprender política, no ser tanto un instrumento de quienes lo utilizan, como se dejó hacer Leopoldo López, otro saltimbanqui, mamarracho que terminó en el ostracismo político.
 


[email protected]

Miembro del Movimiento Social de Medios Alternativos y Comunitarios MoMAC.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1942 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a140565.htmlCUS