Unas pocas palabras en defensa de Leopoldo López

Leopoldo López, no es corrupto ni fue violado

Esteban Rojas, ataca, en esta página, con ventaja, de manera desconsiderada y desproporcionada a Leopoldo López (Mendoza) (a) “Leogolpe”, sin tomar en cuenta la ilustre prosapia de Leopoldito, señor Esteban (ese “Esteban” mueve a sospecha) usted no sabe que “Leogolpe”, le declaró a Ismael Cala, el de CNN, no nuestro santificado e incorruptible “I$mael” García, “delincuente profesional” dixit, Agustín Blanco Muñoz, decía que “Leogolpe” le declaró al “gusanito” Ismael Cala que él, “Leo”, es descendiente de “Simón López Mendoza”, perdón, de Simón Bolívar, por algo llamó a su hija Manuela.

Olvida, señor Esteban Rojas, que “Leogolpe”, no solo “se ha capacitado en diversas fases del fascismo” sino que siendo su “papi”, Leopoldo López Gil, Presidente de Fundayacucho, fue becado, por la referida Fundayacucho por supuesto, para estudiar, lea bien señor Esteban; “TEOLOGÍA”, para gloria de la patria necesitada de teólogos, que “Leo” no haya querido culminar esos estudios es otra cosa. Quizá y solo quizá, sus estudios no los concluyó por el amoroso recuerdo que guarda por el violador o “nonatero”, Plinio Correa de Oliveira, violador de “carajitos” como él, Peña Esclusa y Capriles Ratonsky. El tal Plinio, tenía una suerte de “mabil” de “chamos” en el Country Club. Plinio, fue uno de los fundadores de la organización nazi fascista; Tradición, Familia y Propiedad (TFP). Señor Esteban, observe bien la mirada siniestra del manso “Leo”, y verá una mirada propia de victimas de gente como el “bichito” de Plinio.

Ah, señor Rojas, eso de llamar corrupto a “Leo” es una soberana injusticia, él solo fue inhabilitado para ejercer cargos públicos por la Contraloría General de la República como sanción accesoria a la declaratoria de responsabilidad administrativa por haberse concertado, en su condición de funcionario de PDVSA, con su progenitora, quien ocupaba el cargo de Gerente de Asuntos Públicos de la División Servicios de PDVSA Petróleo y Gas, S.A., para que le fuera otorgada una donación a favor de la Asociación Civil Primero Justicia, de la que “Leo” era miembro de la Junta Directiva. Por eso lo llama usted corrupto… ¡por favor, Sr. Rojas! Fíjese, Sr. Esteban, que en la cuestión aparece su madre, la de “Leo”: doña Antonieta Mendoza de López, hoy por hoy: Vicepresidente de Asuntos Corporativos de la Organización Cisneros, nada más y nada menos. A sabiendas de lo sobredicho, por qué usted se refiere a él como “ese sujeto”. Más respeto Sr. Esteban. Mire que él, “Leo”, se piró de “Primero Injusticia”, para pasarse con la Blyde y otros a un “Nuevo Time o Timo”. Y, para rematar, luego lo vuelve a sancionar, la Contraloría General de la República, por malversación de fondos…

No quisiera seguir desahogando mi rabia, en defensa de Leopoldo, pero, finalmente, usted miente cuando afirma que “Leo” “se fue fuera de la nación a coquetear y buscar la solvencia de un organismo internacional como lo es la CIDH”, cuando lo cierto, Sr. Rojas, es todo lo contrario: fue la CIDH, la que se le guindó a López para limpiar la honra mancillada del ilustre descendiente de Bolívar; o sea, “Leogolpe”, pues, aunque usted no lo crea, él es descendiente de Bolívar, y quizá no lo cree por el soso, burdo e inicuo argumento de que Bolívar no tuvo descendencia… imagino. “Uno no sabe”.  

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3409 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /oposicion/a129545.htmlCUS