Misión Niñas y Niños del Barrio un paso más hacia la Patria Nueva

Los niños y niñas, son los constructores y transformadores de la Patria Nueva

Los niños y niñas, son los constructores y transformadores de la Patria Nueva

Credito: MPPPPS

Caracas, 21 de julio de 2008. Los niños son el aderezo que le da sabor al grupo familiar, son quienes hacen soñar a sus progenitores con el camino a seguir y a la vez los enseñan a madurar, son sinónimos de alegría y amor, un arcoiris en medio de la tempestad, son los reyes. Los que enseñan a ser responsables y ver las cosas de forma diferente; son el toque perfecto para la existencia terrenal.

Traviesos, tímidos, tiernos, no importa cuáles actitudes tengan, son lo más hermoso que pueden crear el hombre y la mujer. Es mágico verlos crecer, mostrarles lo bello de la vida sin importar lo difícil que a veces pueda ser alcanzar las metas del futuro.

Los niños y niñas, son los constructores y transformadores de la Patria Nueva, del nuevo mundo. Sabiendo la gran importancia que tienen para las naciones del mundo estos pequeños personajes, la generación de relevo, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) decretó el 20 de noviembre de 1959, la celebración del “Día Internacional del Niño” para lograr la unidad universal entre ellos.

Este decreto también implica la atención y asistencia, la garantía de sus derechos por parte del Estado, por lo que el Día del Niño no sólo es un día para celebrar, sino que también constituye una jornada simbólica que nos recuerda que cada día debe ser suyo y que la celebración es protegerlos.

Sin embargo, situaciones que obedecen a procesos desasistencia y falta de oportuna formación por parte de padres, madres, representantes y/o responsables, pueden sobrevenir en situación de vulnerabilidad, decayendo en una pérdida de valores que afectan en su desarrollo como seres individuales y sociales.

En este sentido, el Ministerio del Poder Popular para la Participación y Protección Social (MPS), que se erige como el ente rector de las políticas orientadas a la participación, la prevención y la protección, junto con la comunidad organizada a través de los Consejos Comunales, el Instituto Autónomo Consejo Nacional de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes (Idena) y la recién lanzada Misión Niños y Niñas del Barrio, fortalecen el cuidado de los más pequeños en situación de riesgo.

Pues si bien, gracias a las políticas de inclusión del Gobierno Bolivariano, se ha logrado que desde 1998 el número de niños en situación de calle haya disminuido de 9 mil a 700 para este año, aún se trata de una población que debe atenderse.

Es en este contexto en el que la Misión Niños y Niñas del Barrio, lanzada oficialmente el pasado 20 de julio, mantiene como objetivo principal brindar protección absoluta a este segmento de la población en los casos en que se encuentre en situación de vulnerabilidad y riesgo social.

UNA MISIÓN EN DOS FASES


La Misión Niños y Niñas del Barrio es concebida como una herramienta para la protección de todos los niños, niñas y adolescentes venezolanos que por una u otra razón han visto vulnerados sus derechos, los que los ha llevado a situaciones de riesgo social y humano.

La puesta en marcha de Misión Niños y Niñas del Barrio será en 2 etapas, basadas en normas y protocolos de protección integral para los menores de edad en situación de vulnerabilidad y la promoción y establecimiento de espacios para el desarrollo pleno de los atendidos por la Misión.

Con la activación de esta nueva Misión, se efectuará además el “reimpulso de las entidades de atención provenientes del Instituto Nacional del Menor (Inam) y la dignificación de niños y niñas institucionalizados, así como la erradicación del fenómeno de niños, niñas y adolescentes en situación de calle y el relanzamiento del programa nacional para la protección de los adolescentes trabajadores”.

FASE 1: ATENCIÓN Y PROTECCIÓN PARA TODOS

Esta primera fase contempla objetivos claros y precisos y el primero de ellos es atender a niños, niñas y adolescentes fuera de su núcleo familiar; mientras se garantiza su derecho a crecer y desarrollarse en un entorno seguro, bien sea en su propia familia o en una sustituta, bajo las modalidades de “abrigo, colocación familiar y adopción”.

En este contexto, hasta ahora, se prevé atender a una población de 516 niños en 42 entidades a nivel nacional. Igualmente, en esta etapa el Ministerio del Poder Popular para la Participación y Protección Social (MPS) estima atender cerca de 900 niños en situación de abandono, calle y con lamentables adicciones a sustancias psicotrópicas.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en Venezuela existen entre 700 y 900 niños en situación de calle, por tal razón, las acciones del Ministerio estarán enfocadas en acoger y proteger a los niños, niñas y adolescentes para iniciar rápidamente la reinserción a su familia de origen o a una familia sustituta, y en los casos en los que sea necesario, permanecerán institucionalizados un tiempo para recibir tratamientos de desintoxicación y su posterior rehabilitación.

Los menores de edad que son víctimas de explotación laboral también son objeto de atención de Misión Niños y Niñas del Barrio. En este sentido, “la legislación venezolana prohíbe el trabajo a menores de 14 años, sin embargo, la edad promedio de inserción laboral está ubicada entre los 8 y 10 años en los sectores C y D de la población”, por lo que el MPS hará cumplir la ley, para subsanar los conflictos derivados de la explotación laboral ilegal.

En el último objetivo propuesto por la Misión, 3 mil 600 niños, niñas y adolescentes en riesgo social, en todo el territorio nacional, recibirán atención integral en 40 Centros Comunales de Protección Integral, por semestres.

Desde estas instituciones se buscará la colocación de los menores vulnerados en un entorno familiar seguro y estable. Todos estos pequeños seres que permanecen en situación de exclusión, susceptibles de ser víctimas de abuso sexual, prostitución infantil, explotación laboral, actividades económicas ilícitas, drogadicción, entre otras situaciones ilegales, estarán en un sistema de prevención y vigilancia que velará por el cumplimiento incondicional de sus derechos.

FASE 2: LA PARTICIPACIÓN COMO GARANTÍA DE PROTECCIÓN

Esta segunda etapa promueve la atención de todos los menores de edad -entre 6 y 17 años- que habitan en los sectores pobres y populares del país, abriendo espacios para la participación de ellos en actividades educativas, deportivas, culturales y de recreación. Es durante el transcurso de esta etapa que otras misiones socialistas como Cultura Corazón Adentro y Barrio Adentro Deporte, se incorporan al trabajo adelantado por el MPS a través del Viceministerio de Protección Integral y Misión Niños y Niñas del Barrio.


Meta principal de esta etapa: la organización y participación social de los niños de la patria en dos grupos, “pregoneros” (para niños de 6 a 11 años) y “propulsores” (para adolescentes de 12 a 17 años), bajo cuyas figuras garantizarán su derecho a la participación como ciudadanos y ciudadanas del país, quienes cumplirán con sus deberes y gozarán de sus derechos. Esta visión permitirá la puesta en práctica de una nueva visión solidaria y comprometida con la identidad nacional.

El reordenamiento de estos niños, niñas y adolescentes en grupos generará una nueva estructura nacional, estadal y municipal, en cuyos espacios se desarrollarán actividades integrales de crecimiento personal y colectivo, a través de la activación de tareas culturales, recreativas, deportivas, ecológicas y educativas.

Para lograr esto se contará con la implementación constante de asambleas comunitarias, desde donde se impulsarán proyectos apoyados por los consejos comunales. La solidaridad y el trabajo en equipo establecidos desde estos espacios permitirá la materialización y solidificación de procesos de crecimiento, no sólo espiritual, sino comunitario y nacional, en los que el concepto de hombre nuevo se haga realidad.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 13742 veces.