El plan revolucionario de lectura en el sistema educativo nacional

La escuela que tenemos.-

Gracias a la Misión Robinson y a todos los compatriotas que salieron de la oscuridad al aprender a leer y a escribir, tenemos el nuevo Plan Revolucionario de Lectura. Gracias a la Declaración de la UNESCO que nos ratifica como pueblo y tierra libre de analfabetismo en 2005, tenemos el Plan Revolucionario de Lectura. Gracias a que tenemos un comandante presidente lector y escritor, tenemos el Plan Revolucionario de Lectura. Pero también es pertinente aceptar que gracias a la escuela que aún tenemos es que ameritamos un Plan con las características que el comandante presidente ha tenido a bien concebir para intentar convertir a la nación de Miranda, Rodríguez y Bolívar, en un pueblo de lectores.

La escuela que tenemos no es la que aprobó el pueblo venezolano el 15 de diciembre de 1999 a través de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; puede ser que parezca en algunos aspectos, pero falta mucho camino por recorrer y al parecer, estamos en la empinada. Podríamos seguir diciendo que nos encontramos construyendo las bases de la escuela que soñamos. Debió, éste año académico, ser el año de la consolidación del Sistema Educativo Nacional - aceptando que posiblemente estamos en esa transición - no obstante, los esfuerzos no alcanzan. Sabemos que en la escuela que tenemos, algunos maestros y maestras están construyendo significativos aportes para un diseño curricular que se debe parecer a la escuela que queremos, contextualizando su práctica pedagógica con el intercambio de saberes, por ejemplo, en el camino a dibujar la escuela comunitaria y popular. Pero también sobran los rastrojos de la escuela para el culto al desarraigo y la dominación, en la que los valores foráneos predominan en los contenidos y proyectos socializados en nuestras aulas, basta solo con asistir a la celebración de una "semana aniversario" de cualquier liceo para darnos cuenta que los símbolos patrios, nuestros héroes libertadores y patrimonio sociocultural sigue siendo una máscara para montar una tarima que promueve el reguetón, las competiciones - con medallas y todo - y el materialismo.

Es la escuela del capital donde lo "comunitario" peligrosamente está pasando a ser solo un cliché. Sin dejar de mencionar las ya desactualizadas prácticas "catedráticas" de colegas docentes quienes continúan dictando desde sus estrados y escritorios desvencijados, orientando planas y convirtiendo el espacio pedagógico en un promotor del pensamiento único y del aprendizaje memorístico.

Por eso es que al comandante presidente se le ocurre la brillante idea de continuar con el proceso de alfabetización nacional, ésta vez atacando con los libros, la lectura de la realidad, la palabra y el pensamiento crítico - corazón del Plan Revolucionario de Lectura -, para empezar a deslastrar de nuestras conciencias el analfabetismo funcional, por ejemplo, ya que seguimos desconociendo nuestro origen, porque seguimos entronizando elementos culturales que nos dominan desde la colonia y porque el endoracismo es una constante que muchas veces promueve el mismo maestro de modo inconsciente.

Es más importante - o para hablar en términos de la escuela: significativo - que un estudiante aprenda de memoria el contenido completo de un periódico escolar, lo "exponga significativamente" ante un auditorio y sacando "A", a que simplemente participe en su construcción redactando una notica, boceteando la caricatura, tomando la foto de la primera página, diagramando o sencillamente siendo el pregonero de su periódico impreso en la comunidad.

La escuela que queremos.-

Es la escuela que no solo está plasmada en la Carta Magna, sino que ha redefinido su misión en el Proyecto Nacional "Simón Bolívar", Primer Plan Socialista de la Nación PPSN - Desarrollo Económico y Social de la Nación 2007-2013, en el que se acentúa la orientación de convertir los espacios escolares, en espacios para la enseñanza y la práctica democrática, a través de tres objetivos claramente decisivos: 1. Impulsar e incentivar la formación docente; 2. Promover la participación escolar en actividades de la comunidad; 3. Incentivar el comportamiento y los valores democráticos. ¿Acaso no suenan familiares esos tres preceptos ya a 10 años de camino en la Revolución Bolivariana?

Debemos Recapitular:
La formación docente es un eje para el desarrollo, y no estamos hablando solamente de la formación para el maestro, sino de los conocimientos que la escuela como centro generador de procesos debe garantizar para toda su comunidad educativa, para su entorno inmediato, local y comunal. La escuela debe promover entre sus docentes, estudiantes y comunidades el debate permanente, los espacios para la reflexión, el intercambio de saberes y la construcción cooperativa, para que en colectivo el pueblo haga lectura consciente de sus obligaciones y se empodere de sus espacios naturales en igualdad de oportunidades y condiciones.

La formación permanente, en la escuela que queremos, es la columna vertebral de la acción pedagógica, para aprender haciendo y enseñar produciendo. Es la formación permanente precisamente eso, aprender todos los días algo; nunca está de más un sencillo acontecimiento para enriquecer nuestras vidas como maestros, ese es el corazón del saber, compartir los conocimientos con alegría. Es el pensamiento profundo de Freire, Prieto Figueroa y Rivero Oramas. Es pertinente dejar claro que el Plan Revolucionario de Lectura forma parte de esta primera estrategia en la construcción de la escuela que necesitamos, formando maestros, maestras, estudiantes y comunidades promotoras de lectura, lectores de la realidad, escritores y editores de su propia historia. Pero para ejecutar el Plan Revolucionario de Lectura desde la escuela debemos asumir con dignidad nuestro papel, sin olvidarnos de lo que dejamos de hacer durante tantos años a favor de la promoción de la lectura consciente a causa del modelo educativo para la dominación impuesto desde otras latitudes, mediante los cuales más bien se nos sugestionaba a no leer porque era algo aburrido, como dijera la famosa y bella actriz venezolana. No era necesario esperar la llegada y conseja del comandante presidente en nuestras escuelas y liceos para aprender nuevamente a leer, debimos empezar hace 10 años. ¿Dónde estábamos?

El Sistema Educativo Nacional y el Plan Revolucionario de Lectura.-

El comandante presidente - porque hay que estar metiéndolo en todo para que la gente tome las cosas en serio - dijo el 25 de Abril en el marco de la inauguración de la Galería de Arte Nacional, que para la primera fase del Plan serían encomendados cuatro ministerios, a saber, Ministerio del Poder Popular para las Comunas, Cultura, Educación y Educación Superior. Cada cartera asume su responsabilidad desde el ámbito de acción indicado; así, en una actividad convocada por los cuatro ministerios en la Casa de Bello de Caracas el pasado 03 de junio de 2009 y con la presencia de los cuatro ministros, fueron instaladas las MESAS TÉCNICAS ESTADALES DEL PLAN REVOLUCIONARIO DE LECTURA, bajo la coordinación de la Oficina Nacional del plan. En la misma actividad, a cada estado fue asignado un espacio para articular acciones y dar nacimiento a las MESAS ESTADALES, las cuales hoy son las responsables ante la Oficina Nacional, de la Planificación, Sistematización, Evaluación y Formación en el Plan Revolucionario de Lectura. Es decir, que toda actividad sugerida por los cuatro ministerios en cada región (Inces, Gabinete de Cultura, Zonas Educativas y Misión Sucre), debe ser informada, por escrito, a dicha MESA TÉCNICA, para que la misma sea aprobada siempre y cuando se encuentre entre los parámetros exigidos por la Oficina Nacional. No vaya a ser que una decisión unilateral de algún ente afecte la armonía y carácter sistémico y orgánico del plan, justo como sucedió con los planes de lectura anteriores.

Como hemos podido apreciar en este primer mes de ejecución del plan, los Ministerios del Poder Popular para las Comunas y Cultura fueron los encargados de desplegar la primera fase, formando, capacitando e informando a promotores del plan y distribuyendo algunos textos y bibliotecas en consejos comunales, colectivos comunitarios y espacios públicos como plazas y parques. Al mismo tiempo se han encargado de impulsar la creación de las Escuadras de Lectura para comenzar a activar los objetivos iniciales del plan. Podemos apreciar también el despliegue comunicacional para apoyar el plan en medios de alcance nacional, especialmente en la televisión con piezas llamativas e innovadoras que invitan a las comunidades a “prepararse” e integrarse al Plan Revolucionario de Lectura.

Es preciso indicar que en la segunda fase entrarán en acción los ministerios de educación, para desplegar el plan en escuelas, centros médicos y centros penitenciarios, sin embargo ya existen líneas definidas por parte de ambos ministerios para empezar a formar sus promotores, como paso previo a su despliegue en instituciones educativas. Los cuatro ministerios, a través de las MESAS TÉCNICAS ESTADALES pueden articular otras instituciones públicas que estén dispuestas a adelantar objetivos especiales, sobre todo aquellos institutos dependientes de los mismos ministerios – para empezar -, tal es el caso de Fundacomunal, Escuela de Formación Popular, otros (Comunas), IPAS, Instituto Nacional de la Juventud, Moral y Luces (Educación) o las Plataformas Culturales Regionales, las editoriales, el sistema de imprentas y otros (Cultura).



Participación del Ministerio del Poder Popular para la Educación en el PRL.-

El pasado 02 de junio de 2.009, el Ministerio del Poder Popular para la Educación MPPE convocó a la Red de Coordinadores de Recursos para el Aprendizaje de los 24 estados del país a la “Jornada Nacional de Presentación del Plan Revolucionario de Lectura”, con la finalidad de socializar la metodología necesaria para la aplicación del plan en el sistema educativo nacional, contando con la presencia de la Viceministra de Apoyo Académico, prof. Jennifer Gil, la Comisionada Editorial del PRL por parte del MPPE, prof. Yolanda de Prince y el Director General de Recursos para el Aprendizaje, prof. Avilio González. Se procedió a construir una base de datos nacional que permita al MPPE contar con una red efectiva para promocionar y ejecutar el PRL en todo el sistema educativo, considerando que ya el área de Recursos para el Aprendizaje viene desarrollando su plan operativo nacional a través de la Red Nacional de Producción Audiovisual RNPA, distribuida en seis ejes, participando Táchira en el Eje Occidental junto a los estados Lara, Zulia, Trujillo, Mérida y Falcón. Dicha red es la encargada de adelantar en todas las instituciones educativas del país los objetivos pedagógicos del MPPE a través de las estrategias didácticas integradas en el Componente Pedagógico del Libro y la Lectura (Bibliotecas Escolares y de Aula, Promoción de la Lectura y Plan Revolucionario de Lectura) y del Componente Comunicacional Pedagógico (Producción Audiovisual Escolar, Producción Radiofónica Escolar, Fotografía, Diseño Gráfico y Periodismo Escolar en todas sus modalidades, Impreso, Mural, Radio periódico, Tele periódico y Digital (en introducción para el año escolar 2.009-10). Ambos componentes significan el corazón de Recursos para el Aprendizaje en la nueva estructura operativa del área.

No está demás destacar que parte de la propuesta curricular nacional de brindar la organicidad pertinente al área de los Recursos para el Aprendizaje - conocida como RPA a nivel nacional y CRA en los estados –, sistematizando y articulando las mencionadas estrategias comunicacionales y de lectura en dos componentes pedagógicos, tuvo en Táchira un aporte fundamental, no solo en la nomenclatura sino en la visión de elevar a componente pedagógico la actividad bibliotecaria, la cual se encuentra aún de muy bajo perfil y que debe revitalizarse a partir del impulso de una revolución en las mismas bibliotecas, promovida por la entrada en vigencia del Plan Revolucionario de Lectura.

Del mismo modo, nos debe enorgullecer el hecho de que el Componente Comunicacional Pedagógico, sugerido por Táchira ante la Red Nacional de Producción Audiovisual haya sido incluido entre las distintas estrategias válidas para ejecutar el PRL en escuelas, adoptadas además por la MESA TÉCNICA TÁCHIRA para su aplicación. Y es por la misión que tiene la Dirección Nacional de Recursos para el Aprendizaje en el MPPE de desarrollar las bibliotecas escolares y de aula en todo el sistema educativo que el ciudadano ministro del MPPE, Héctor Navarro, decide dar la socialización del PRL en todo el país a Recursos para el Aprendizaje, lógicamente con la participación de todas las divisiones, coordinaciones, planes y proyectos en las Zonas Educativas.



Plan de Acción del MPPE en el Plan Revolucionario de Lectura.-

El Plan de Acción en el marco del Plan Revolucionario de Lectura en el Sistema Educativo Nacional está comprendido por los siguientes objetivos estratégicos:

Etapa de Preparación.
Organización de la Estructura.
Ejecución del PRL:
LEYENDO LIBROS – LEYENDO LA REALIDAD – CONSTRUYENDO SABERES.

1.- Etapa de Preparación.- Compuesta por cuatro fases resumidas en a). Reuniones de trabajo para planificar actividades de presentación del Plan y actividades de formación; b). Participación en la mesa editorial para articular acciones con los MPPES, MPPC, MPC, MPPE; c). Difusión y posicionamiento del Plan por diferentes medios: Periódico escolar, carteleras, prensa, radio, televisión, impresos, etc., para motivar hacia la lectura y d). Presentación del PRL.

2.- Organización de la Estructura.- Fase comprendida específicamente en el objetivo fundamental de Formación de promotores voluntarios y conformación de las escuadras de lectura.

Para adelantar las fases de aplicación del Plan Revolucionario de Lectura es necesario aclarar dos conceptos centrales para socialización del mismo:

Promotores Voluntarios: Personas identificadas con el proceso revolucionario que participan, se involucran y comprometen incondicionalmente en el desarrollo del PNLR, cumpliendo funciones de promotores e integrantes de las escuadras de lectura.

Escuadras de Lectura: Grupo integrado de 10 a 12 personas voluntarias, que en el ámbito educativo, se reúnen con frecuencia acordada, para realizar la lectura colectiva de temas de interés social.


Organización de la Estructura del Plan Revolucionario de Lectura en el Sistema Educativo Nacional:

PROMOTORES DE NIVEL I:
Coordinadores Nacionales de Recursos para el Aprendizaje.


PROMOTORES DE NIVEL II:
Docentes del área y Bibliotecarios.


PROMOTORES DE NIVEL III:
Personal Docente y Directivo.


PROMOTORES DE NIVEL IV:

Estudiantes, Padres, Madres y Representantes, Administrativo y Obrero, así como especialistas dentro del sistema educativo como Psicólogos, Trabajadores Sociales, Orientadores, Terapistas de Lenguaje, Psicopedagogos y Defensores.


PROMOTORES DE NIVEL V:

Niños, niñas y jóvenes que están fuera del Sistema Educativo, Trabajadores de la comunidad local y Otras familias de la comunidad Educativa y local.

Ejecución del Plan Revolucionario de Lectura.- Fase que inicia una vez haya sido formado el ejército de promotores del plan y creado las primeras Escuadras de Lectura en instancias como: Zonas Educativas (Divisiones, Coordinaciones, Programas, Planes y Proyectos, Personal Administrativo y Obrero), Municipios o Distritos Escolares, Coordinaciones Municipales, Docentes en todos los subsistemas, Especialistas y Estudiantes de Liceos y Escuelas Técnicas Robinsonianas, así como en las familias y comunidades educativas.

El Sistema Educativo Nacional será integrado en la segunda fase del inicio del Plan Revolucionario de Lectura, por lo pronto ya sus promotores se encuentran siendo formados por la única instancia autorizada para tal fin, la MESA TÉCNICA DE CADA ESTADO.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 9958 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /misiones/a79867.htmlCUS