Seguimos adelante con nuestro programa de alimentación escolar (PAE)

Desde que llego la Revolución Bolivariana son muchos los programas sociales nacidos y mejorados en este camino socialista de inclusión al pueblo desamparado por décadas.

Sabemos que hemos tenido fallas, cambios drásticos, iniciativas que no tuvieron ni pie, ni cabeza por el abandono al compromiso político de muchos “quinta columnas” que no les importaba lo que pasaba.

Podemos nombrar muchos que se quedaron en el camino, como los cinco motores que se fundieron por incomprensión de muchos, como decía mi abuela “muchas manos en el caldo lo ponen morado”.

Sin embargo se a tratado de recuperar parte de esa gran iniciativa, como moral y luces es necesario redimensionar la formación política y social del nuevo ciudadano socialista.

Pero podemos hablar de otros como por ejemplo el programa de alimentación escolar (PAE) que en tiempos de Rafael Caldera, en su segundo periodo tuvo ese “destello de luz” positivo para nuestros niños y niñas de las escuelas publicas.

Debemos resaltar que se redimensiono este hermoso programa con valores y principios, para la formación pedagógica alimentaria, que no es solo la cantidad ni la calidad de los alientos que es un factor importante, pero también esta la educación del hábito, y el mejoramiento del buen comer.

Gracias a las nuevas políticas de estado se cambiaron las modalidades de plato servido (elaborado por cooperativas de alimentos o proveedores) como la colaboración de madres de los mismos estudiantes en la preparación de los alimentos, quienes reciben un incentivo mensual.

Pero ahora como estamos construyendo un nuevo modelo de producción o empresas sociales se crea el sistema de COMA PROAS (madres constituidas en cooperativas dentro del plantel) quienes además de elaborar los alimentos, también se benefician con esta modalidad como empresa de producción socialista.

Son casi noventa mil madres actualmente, quienes día a día, le dan la satisfacción y la alegría a muchos estudiantes de bajos recursos, en cuanto a la elaboración de su desayuno, almuerzo y merienda, en nuestro sistema de escuelas y liceos Bolivarianos, así como a la educación especial he inicial.

Este es uno de los programas bandera del Ministerio del Poder Popular para la Educación, donde nuestro actual ministro Doctor Héctor Navarro, y el director nacional Rubén Mindiola, siguen haciendo grandes esfuerzos para que sigamos beneficiando a nuestros hijos he hijas.

También hay un gran número de docentes, colaboradores, organizaciones sociales como los consejos comunales, que son parte de este hermoso programa.

Sabemos que debemos mejorar en muchas cosas, en cuanto a la dotación de materiales, como la puntualidad de los pagos, aun así el programa no se paraliza.

Hay muchos que han querido manipular y desmejorar todo este gran esfuerzo.

Les hacemos un llamado a las autoridades regionales a apoyar las políticas de estado, direccionadas por nuestro ministro, y la coordinación nacional del PAE.

Y también invitamos a aquellos que desconocen la filosofía y la esencia de nuestro programa de alimentación escolar, buscar información en las Zonas educativas del país con nuestros coordinadores regionales y municipales.

Es necesario resaltar que el Instituto Nacional de Nutrición, junto a nuestros docentes nutricionistas, elaboran cada porción, cada gramaje de alimentos.

Este solo es un ejemplo de la voluntad de seguir mejorando aquellos programas, misiones que la Revolución Bolivariana sigue fortaleciendo cada día.

Un reconocimiento a todas esas madres que desde muy temprano están con amor y compromiso dándole alegría y bienestar social, a través de sus alimentos.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2734 veces.

Comparte en las redes sociales