El Diario Vea: Decano de la Prensa Revolucionaria

Al cumplir 5 años de vida periodística, a temprana edad como comunicador social, alcanzó la cumbre: se convirtió en el Decano de la Prensa Revolucionaria. El leerlo a diario desde que vio lumbre, nos proporcionó esos atributos para calificarlo como tal. Sus variadas lecciones expuestas con maestría pedagógica a través de los temas y escritos con sencillez, ameritan esta atrabiliaria denominación. Servirle a las masas más humildes de la sociedad, orientarlas, contribuir en su formación ideológica, preparlas para la lucha, son virtudes que no pueden soslayarse. Seria una mezquindad no expresarlas. En sus páginas, cuidadosamente seleccionadas, se recogen en síntesis, los aspectos más resaltantes y significativos que ocurren en el desarrollo y vida del proceso revolucionario. Su lectura, su estudio, sin interpretaciones eufemísticas, es en verdad, imprescindible. Igual que otros en su género, su presencia ha sido ejemplarizante, encomiable.

Quizás sea temerario de nuestra parte este gesto. Lo concibo como una consecuencia de militante disciplinado, preocupado por corregir las fallas, las carencias ideológicas – doctrinarias que gravitan pendulantes en la mayoría de las masas del chavismo. Las exhortaciones insistentes de nuestro camarada dirigente Hugo Chávez en señalar como elemento de primer orden perturbador del proceso los vacíos doctrinarios, es correcto. Contribuir en corregirlos sea cual sea el vehículo y la metodología a aplicar es tarea vital de primer orden.

Frente a la campaña mediática de los agentes del golpismo y de la contra revolución, de aquellos panfletarios que utilizan la comunicación para envenenar las conciencias, el Diario Vea ha sabido responder con coraje y gallardía. Sin caer en los ditirambos, en la fatuidad y la prepotencia, esgrimiendo razones, sus posturas y respuestas han sido contundentes.

Para todo aquel que se incorpore y abrase la causa dirigida a transformar la sociedad, ha romper con las injusticias sociales, su lucha se estancaría si no adquiere una firme formación política. La sociedad caduca que queremos destruir, de profundas ataduras que le dan soporte, solamente podemos desplazarlas cuando logremos consolidar una verdadera conciencia en la lucha.

Vaya púes, estas notas de reconocimiento a todos aquellos que cotidianamente laboran para ofrecernos el Magnífico Diario. A Guillermo y Servando, consecuentes camaradas de aquilatadas virtudes revolucionarias, entregados de por vida a luchar al lado de los desamparados y explotados, vaya también estas palabras de homenaje.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3839 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a63063.htmlCUS