¿En qué quedamos, hay o no libertad de expresión?

Los medios de comunicación, que son un número enorme, impresos y audiovisuales, aunados a políticos opositores, se han pasado todo el tiempo diciendo que aquí no hay libertad de expresión, mientras hablan todo lo que les venga en gana. Es decir cayéndonos a embustes y de paso creyéndoselos.

. Tomaron el asunto de la no renovación de la concesión a RCTV, que ellos llaman cierre, como la gota que derramó el vaso en materia de atropellos a la libertad de expresión. Y estudiantes salieron a la calle, acompañados por un montón de gente ajena a ese sector, a expresarse libremente por varios días, porque en Venezuela no se respeta el derecho a expresarse, mientras autoridades universitarias diseñaban el nuevo cronograma, para cuando los muchachos volviesen a las aulas.

Varios estudiantes hicieron una jugada que creyeron ingeniosa. Pidieron ser recibidos para plantear sus denuncias en el TSJ y, al mismo tiempo, un derecho de palabra en la Asamblea Nacional. Hasta propusieron que en este último caso, se diera amplia cobertura informativa. Sabían bien, porque sus asesores tuvieron, que nunca había sucedido en la historia nacional, que a estudiantes en rebeldía se les diesen esas libertades. Y se equivocaron. El plan de fortalecer la tesis de la falta de libertades con la negativa a aceptar sus peticiones, al suelo se les vino.

Periodistas, apretujados con dueños de diarios impresos y estaciones de radio y televisión, acompañados por las mismas personas que van a todas las marchas, incluyendo las de los estudiantes, recorrieron calles de Caracas, algunos portando la bandera al revés, sin interferencia alguna, con el mensaje que aquí no se puede hablar. Y algunos hasta portaban bozales, mientras la mayoría gritó cuanto le vino en gana. Y al final de esta marcha, como pasó con las otras, todo el mundo se fue para su casa u otro lugar a festejar con toda libertad.

Un periodista, que no merece ser mencionado, rechaza el reconocimiento o premio que lleva el nombre ilustre de Aníbal Nazoa, pero pide hablar por radio y televisión, en un acto oficial de un país donde según él, no hay libertad, agrede y miente hasta el cansancio y sale del recinto hasta escoltado; de allí se traslada a un canal televisivo que le espera para continuar el espectáculo.

El manido argumento no tiene sustentación alguna, porque quienes con libertad acusan al gobierno de restringir el derecho de expresarse, ellos mismos se desmienten. Su conducta obsesiva es la mejor y más contundente prueba contra sus sin razones. Porque los organismos y personalidades respetables, a quienes acuden, no les creen, nunca les han creído. Basta que alguien se pase veinticuatro horas en el país para que compruebe que, si algo abunda entre nosotros, es libertad de expresión.

Por estas cosas, han venido cambiando su discurso. Hay que ponerles atención porque con otra cosa vienen. En la reunión celebrada en el estadio universitario, los estudiantes entrevistados, curiosamente coincidieron en admitir que en Venezuela si hay libertad de expresión, pero que está amenazada.

Ayer mismo, en el programa de Croes, el dueño del diario El Nacional, admite que no se sienten coaccionados. Y reconoce que CADIVI no les pone inconveniente alguno para suministrarles los dólares que requieren para operar, renovar y hasta hacer crecer su empresa. Pero dice que si hay amenazas contra el ejercicio periodístico.

Lo que ha sucedido es que la oposición como un todo, es en demasía torpe y por eso levanta consignas insostenibles que le conducen al fracaso. Pero siempre habrá alguien a quien se le prendan las luces o pare la guachafita. Pues uno sabe que llevando golpes también se aprende. Y porque es así, al fin se dieron cuenta que con esa cantaleta no iban a ninguna parte. Por cierto, esto nos induce a preguntarnos ¿es verdad qué entre las protestas estudiantiles y los políticos opositores, no hay ningún vínculo?

Pero necesitan justificar sus luchas, el objetivo es Chávez; por eso, se proponen mantener viva de alguna forma la idea que por libertades luchan y por eso el nuevo discurso es que éstas “amenazadas están”.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a37625.htmlCUS