Medios de Comunicación Privados

Los medios de comunicación privados en Venezuela, especialmente televisión, han desplazado a los partidos políticos tradicionales en la conducción de la oposición al Gobierno.

Esta aberración en el equilibrio de poderes se debió fundamentalmente al bajo nivel de prestigio y aceptación en que cayeron los líderes políticos de gobiernos anteriores por la inejecución de políticas sociales previas a la ascensión al poder del Presidente Hugo Chávez .

El Gobierno del Presidente Chávez por su parte, al inicio de su mandato, contribuyó significativamente a la minimización de las actuaciones públicas de los partidos políticos de oposición, demostrando los errores que en la conducción del País, habían cometido a lo largo de 40 años, los representantes del bipartidismo AD-COPEI. Para ese entonces, el Presidente Chávez atacó a los líderes tradicionales, lo que condujo a que éstos adoptaran una fórmula de hibernación política, en la espera del desgaste natural que todo Gobierno experimenta en el ejercicio de su mandato.

Ante ese vacío de poder de los partidos políticos tradicionales, surgen los medios de comunicación privados como alternativa y punta de lanza de las fuerzas de oposición en la conformación de la plataforma como poder compensador a la fuerza del Gobierno Nacional.

Se podría establecer como una premisa que, para que todo sistema en general pueda funcionar, deben coexistir fuerzas opuestas que se compensen entre si y logren un perfecto equilibrio. En la medida que alguna de ellas destaca sobre su opuesta, se producen en forma natural degeneraciones en su uso, que terminan pervirtiéndola.

Todo Gobierno debe propender la creación de poderes compensadores a fuerzas existentes o que se crearen dentro de la dinámica de los diversos factores que interactúan en el ámbito de la Nación. En la manera que se dificulte la creación inmediata de dichas fuerzas compensadoras, se podría recurrir a la formulación de medidas regulatorias, que permitan reducir significativamente el impacto de alguna fuerza dominante.

En el caso particular venezolano, donde la fuerza de los medios de comunicación privados, ha excedido con creces al poder informativo de los canales oficialistas, es imperativa como solución compensadora la creación en el mediano plazo de estaciones de televisión públicas de ámbito nacional, así como de una red de televisoras comunitarias por cable, que se agrupen posteriormente en múltiples federaciones y éstas en una o varias confederaciones.

En lo inmediato, se propondría como medida regulatoria la emisión de una disposición administrativa emanada de CONATEL, mediante la cual se prohíbe el oligopolio de la propiedad de los medios de comunicación privados y se conminaría a que estos se inscriban ante la Bolsa de Valores de Caracas. La tenencia de acciones estaría limitada al 0.001 % del Capital Social suscrito, lo cual quiere decir que habría un mínimo de 100.000 accionistas dentro de la empresa. Los accionistas entre si, no podrán estar relacionados dentro del cuarto grado de consanguinidad, segundo de afinidad o primero en lo civil. Regulaciones expresas sobre empresas filiales o subsidiarias deben ser incorporadas. Asimismo, los mismos grados de filiación se considerarán en la relación, de los Accionistas tanto con productores de programas, así como los respectivos moderadores. Esta disposición conllevaría a una pluralidad en la tenencia de la propiedad de los medios de comunicación privados, de tal forma que tanto afectos al Gobierno, opositores o cualesquiera ciudadanos sin distingo político puedan ser poseedores de acciones y que exista independencia y responsabilidad individual en el contenido y la conducción de los espacios de programación.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 7970 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a34977.htmlCUS