Hay articulos que nunca debieron haber sido escritos y publicados en Aporrea

(Pero, para desgracia nuestra, lo denunciado continua sin resolver y más bien se ha agravado)

Juan Veroes

En Mérida Intentan patotear al comunicador alternativo Juan Veroes

Por: Ricardo Roy | Lunes, 04/03/2013 01:10 AM | Versión para imprimir

Los que vivimos en el estado Mérida no hemos perdido la capacidad de asombro. Especialmente los que desde hace unos cuantos años venimos ejerciendo el más puro y genuino derecho a desmontar esos personajillos que, disfrazados de envoltorios revolucionarios, creyeron haber alcanzado aquellas famosas patentes de corso en plenos gobiernos del Florencio Porras y el Marco Díaz Orellana cuando sus "cuadros y fichas" hicieron de las suyas sin que alguien les impusiera algún reparo.

Se recuerda con vergüenza y pena ajena, la asumimos, y hoy día tenemos una lucha tenaz para transformar la historia política merideña.

La herencia de esos nefastos gobiernos regionales aún pulula entre algunos pasillos y oficinas donde la mano transformadora en cualquier momento debe llegar; mejor dicho, estamos seguros que más temprano que tarde llegará.

Mérida ha transitado por un camino donde la pobre política se atragantó de tanta mierda que terminó feneciendo de asfixiada cuando el pasado 16 de diciembre logramos llevar al poder al camarada Alexis Ramírez quien trae, justamente, la mano transformadora.

Hubo de esperar más de 20 años. Tiempo en el cual la derecha pintada de blanco y verde se mimetizó con tonalidades rojizas que terminó degenerándose en un rosado escandaloso que algunos se atreven a defender diciendo que son parte de la revolución, que los vean bien, que los observen bien y que les reconozcan lo que han hecho por "nosotros"; algunos, incluso, se autocalifican "comecandelas", "tirapiedras", "patrulleros" y otras pendejadas, como si aquí no nos conocemos todos.

Verbos encendidos como los de Sant Roz, Giandoménico Puliti, Sinforiano Guerrero* y Juan Veroes han sido determinantes en la conquista transformadora que se inició el pasado 16 de diciembre.

Han sido tan contundentes y constantes en la firmeza de sus críticas, denuncias y propuestas, que la frivolidad, arrogancia y prepotencia de aquellos y aquellas que terminaron tatuándose las patentes de corso, no podían esperar menos; es decir, que alguien saliera adelante para lanzar a los cuatro vientos las advertencias de cómo nuestro estado se enrumbaba hacia un destino que nos escindía de aquel por ahora del 4F y que por eso debía venir la oportunidad transformadora.

Sant Roz, cantidades de veces amenazado. Giandoménico Puliti, vilmente asesinado (y ahora inspirando el Movimiento "Giandoménico Vive¨ que dentro de poco empezará a ocupar un espacio importante), Sinforiano Guerrero* y Juan Veroes son los nuevos objetivos a quienes han colocado en la mira. Lo insólito se hizo cotidiano en estas tierras merideñas.

Fíjense ustedes en lo siguiente: el maestro Juan Veroes, ha manifestado en sus recientes artículos, más denuncias que en los 73 años que tiene encima y que le ha permitido vivir de todo. En su larga trayectoria ha conocido riesgos mayores desde que se descubrió inmerso en el periodismo alternativo cuyas creaciones son recogidas en diversos espacios y escenarios.

El maestro y amigo Veroes, parece haber inspirado aquel personaje de "el metido": un curioso tipo que en todas partes aparecía preguntando, fotografiando, filmando, indagando, tomando notas, conversando, compilando historias y dándolas a conocer como aporte al debate ideológico del cual es un ferviente promotor.
El se ha ganado el respeto de un numeroso grupo de seguidores con quienes debate todos los días. Adversarios y compañeros políticos disfrutan de su sapiencia, claridad y visión que encontró abono en estas tierras llenas de montañas.

Esa inquebrantable condición lo ha llevado a ser varias veces honrado con las Órdenes al Mérito de la: "Expulsión de la Revolución" y a la Barra al Mérito: "Coñaza si no Callas la Jeta", en sus diversas clases.

Una de esas Órdenes al Mérito le fue concedida por el propio Marcos "marquito" Díaz en pleno acto público porque el "negro Veroes ya lo tenía hasta la coronilla con sus complejos de periodista aficionado", y el color rojizo que afloraba en sus mejillas no tenía nada que ver con el de la revolución sino con la impotencia de no poder hacer nada contra el maestro Veroes, finalmente "el marquito" cae abatido el 16-D y le pasa el testigo a uno de sus pupilos predilectos que dejó en PDVAL.

Inti Sarcos, flamante gerente que viene siendo despojado de su envoltorio de revolucionario, heredero del "marquito" como le encanta llamar a su mentor y padrino, decidió pedir ayuda a su panas "más duros", "más arrechos", "tirametras y tirapanfletos", "patrulleros", y otras supuestas virtudes y, junto a su "delfín idolatrador" llamado Pagés, decidieron conferirle otra "Orden al Mérito de la Expulsión y a la Coñaza" al maestro Veroes.

Los fantasmitas babean y chillan porque el "pobre viejo" Juan Veroes ha metido el dedo en la llaga de la nefasta gestión gerencial merideña de nuestra empresa PDVAL cuya responsabilidad en los últimos 3 años, ha recaído, justamente, en quienes los trabajadores y trabajadoras reconocen como "la insólita tríada gerencial"; estos son: Pedro Castro, Camilo Bastos e Inti Sarcos.
El "pobre viejo y negro Veroes", como le llaman los fantasmitas, intentando disfrutar de la Misión Alimentaria como cualquier mortal, se vio inmerso, cual metido, en una serie de fallas e irregularidades que decidió publicar: "Combos Revolucionarios" que obligan al soberano a llevar el azúcar si lleva las cajas de Corn Flakes y leche Parmalat como las que consumen "las mises" con el "mensaje revolucionario" de: "Señora, gracias a esta revolución usted puede comprar azúcar a este precio, pero debe ayudar también a las transnacionales porque así lo decidió Caracas"
Todo esto, estimados lectores, en plena Plaza Bolívar y a 30 metros de la Gobernación.


El maestro Veroes también ha publicado sobre el cierre de más de 90 PDVALITOS en igual número de comunidades que han dejado de recibir la soberanía alimentaria porque "…fue tan grande la deuda (entre 2.000 y 7.000 Bsf.) que hubo que cerrarlos…", es decir, penalizarlos, es decir, que se jodan esas más de 90 comunidades a las que nunca atendieron ni acompañaron y que además las hacían venir desde lugares tan lejanos porque la flota de vehículos y camiones son para otra vaina menos para llegar a "…esos lugares…".

De un promedio de más de 1.000 toneladas de alimentos distribuidos mensualmente en el segundo trimestre del 2009, en el año 2012 si acaso se llegan a unas 450.

Contradicciones insólitas justamente para lo que fue creada la Misión Alimentaria y que afectan deliberadamente, repito, DELIBERADAMENTE, el esfuerzo no sólo del gobierno nacional sino también regional y, qué casualidad, en plena gestión del camarada Alexis Ramírez a quien el flamante gerente le negó todo apoyo institucional porque apostó para imponer al "centauro que era más conocido que el muchacho de Santa Cruz de Mora", como siempre dijo.

Ante la incapacidad de explicar las denuncias del maestro Veroes, el nefasto gerente de PDVAL salió chillando, y agarrado de manitos se buscó apoyo con un tal Pagés para arremeter contra el maestro Veroes.

Respondieron justamente como lo que son: parte de esas manitas blancas que insultan y agreden a nuestros abuelos y abuelas justamente como en las colas a las que son sometidos, o como el caso de los cobardes que golpearon y vejaron recientemente al señor mayor frente a la embajada de Cuba, o como sus propios padrinos, de quienes heredaron también el odio por el trabajo de investigación y contraloría social y por el periodismo alternativo.

Dónde se habrán metido estos "duros", "arrechos", "comecandelas", "tirametras y panfleticos" cuando sus panas "manitas, culitos y futuros cuellitos blancos" salen a "incendiar a Venezuela".

Estos fantasmitas disfrazados en envoltorios revolucionarios, se cagan de guapo cuando ven unos carajitos como ellos portando las mismas franelitas pegaditas de Luis Vuiton o Benetton, portando en sus manitas costosísimos celulares al cual son adictos, conduciendo costosos vehículos y fotografiándose en las piscinas, pero de manera insólita, mostrando sus patentes de corso, ahora intentan patotear al maestro Juan Veroes.

¡Qué arrechos y comecandelas son!

Analista Político Revolucionario
ricardoroymb1@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2879 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Veroes

Juan Veroes

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /medios/a222874.htmlC0US