¿Los Chavistas críticos al Paredón?

La crítica y autocrítica es uno de los 10 fundamentos principales del revolucionario, que a través del cual se pretende corregir los errores, los entuertos conductuales, los comportamientos no revolucionarios no cónsonos con la filosofía socialista. Este fundamento tiene su momento y sitio de aplicación, es decir de llevarlo a cabo, no en cualquier momento ni en cualquier lugar. Su lugar y momento natural, es en la reunión política ordinaria de la célula, que puede ser de 2 a 9 personas preferiblemente, modalidad llevada a cabo por el partido comunista soviético y mejor llevado aún en el comunismo chino bajo el liderazgo de Mao Tse Tong, y por supuesto en varios movimientos revolucionarios armados.

En estas reuniones es donde se discute la parte política, económica, social, el desempeño partidista, de sus miembros, críticas, autocríticas, sanciones, propuestas de mejoras y acuerdos. Es allí donde y cuando se aplicaba la crítica y autocrítica, porque en esa reunión es donde se llevaba a cabo la democracia verdadera, cada quien podía expresar sus ideas, cualesquiera que fueren. Una vez terminada la reunión solo se ejecutaban los acuerdos, no había oportunidad de discutir los acuerdos en la calle, una vez tomado, lo acordado por la mayoría en dicha reunión.

Cuando, fue entonces, que todo eso se vino abajo en la URSS y en la mayoría de los movimientos revolucionarios, cuando sencillamente, dejaron de darse las reuniones políticas ordinarias…espacio natural de las críticas y autocríticas, ahí por el descontento, salía lógicamente a relucir las críticas contra el abandono de las ideas socialistas a vox populi.

En el caso de Venezuela si bien es cierto, que el discurso tanto de nuestro comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías y nuestro presidente Nicolás Maduro, siempre fue a favor de la crítica y autocrítica, con la coletilla, hay que lavarse los trapos sucios en la casa, que fue repetida a diestra y siniestra por los líderes impuestos a nivel nacional, pero sin explicar cómo, cuándo y dónde, más de estos fueron y dijeron, es en la casa del PSUV, y la gente se abocó a llevar sus quejas es decir sus críticas al partido, aprovechar las reuniones o las asambleas que se daban en la casa del partido, para ventilar las críticas al mal desempeño de la gestión de gobierno o del partido respectivo, las críticas eran tantas, muchas se repetían y otras eran nuevas, que los líderes impuestos, no aguantaban y comenzaban a decir que el personaje de dichas críticas era un escuálido infiltrado hasta le impedían su entrada, lo perseguían, esto era el modus operandi y sigue siendo, el de esos líderes impuestos sobre los verdaderos líderes de las bases.

Hoy por hoy, que sigue todo igual, después de la derrota del 6D, los "camaradas", líderes impuestos responsables de la derrota a nivel nacional, siguen en sus mismos puestos tanto en el partido respectivo a su estado, como en las diferentes instituciones, se ha agudizado el espacio natural de la crítica y autocrítica, que no nos queda más que seguir en este espacio llamado APORREA, casi el único espacio, que nos queda a los verdaderos revolucionarios, para seguir expresando el inmenso malestar que sentimos los revolucionarios, como también expresar nuestra inmensa preocupación de poder perder el país y nuestra revolución, por la manera como se están llevando las cosas y por no hacer caso a las olas de críticas internas y externas, motivado a ello solicitamos junto a muchas voces el golpe de timón ya.

La falta de espacio para la crítica y autocrítica es nuestro dilema, que se le añade a ello, la falta de oído para oír, escuchar y la falta de ojos para ver el gran malestar que hay en los chavistas revolucionarios críticos de lo mal que va la revolución y en especial el desempeño, comportamiento de oligarcas vestidos de rojos. La dirigencia actual está tan ciega que no tiene los recursos naturales del ser humano para ver que hubo errores internos y siguen estando, que fueron causantes decisivos de la derrota, no pudo estar más equivocada en su vida nuestra canciller Delsy Rodríguez, cuando dijo dirigiéndose a los críticos chavistas, que no busquemos las causas de la derrota a lo interno sino en la MUD.

Presidente Nicolás Maduro, que se dirá de nosotros, lamentablemente estamos entre la espada y la pared, la espada la representa la derecha que viene indudablemente por nosotros y nuestras conquistas y la pared la representa el gobierno revolucionario nacional, regional y municipal, que no quieren oír ni ver a los descontentos, abrir el partido al pueblo, no solo eso, que seamos escuchados y veamos resultados, no de falacia, las segundas 3 R pasaron como las primeras, así fue el gran sacudón que no tumbó ningún un fruto podrido y ¿ahora qué? Presidente, que vamos hacer?

No es que la revolución no ha hecho nada, si ha hecho y mucho, como la construcción de viviendas y eso se ve a leguas, pero es el acceso a ellas, que pasa a través de vacunas interminables, los mismo con la llamada Venezuela productiva, entonces son los ricos oligarcas que también tienen acceso a ello porque son los que pueden pagar dichas vacunas. Otras observaciones las plasmé en la Carta Abierta a Nicolás Maduro publicada en este mismo podio ejemplar, así fue mi artículo publicado en el año 2010 "La Amenaza interna es de mayor peligrosidad que la amenaza externa" también el artículo "El Fantasma del efecto Soviético en Venezuela" y junto a mi muchos, que han escrito lo que sienten y ven, camarada presidente, que nos queda, sino ser eco de la gente descontenta y aún comprometida con la revolución y a nosotros los voceros de las críticas constructivas en vez de darnos un galardón por ser guardianes de la revolución, seguramente iremos al paredón por la derecha porque somos los más radicales, o por los que están en el gobierno disfrazados de chavistas, porque no los dejamos manejar el destino del país y sus recursos como les da la gana, en paz.

Nosotros los críticos chavistas estamos claros, sobre cual es nuestro papel en la historia, es levantar una palabra ante los hechos errados de los humanos en lo entendido de quienes nos conducen no son Dioses, son humanos iguales a nosotros que se equivocan, donde el peor de los desmanes es creerse que son ineludibles y libres de pecados, si por criticar las desviaciones conductuales de las personas que se camuflan con la revolución, habría de ir al paredón pues bienvenido sea.

Por último, digo que la esperanza es lo último que se pierde, no la he perdido, pero los pronósticos indican que no habrá rectificación desde lo interno, mientras eso está ocurriendo, la derecha no tardará en lanzar su zarpazo una vez que esté en posición de fuerza y ataque, ¿qué vamos hacer chavistas antes unos oídos sordos y unas garras asesinas?, seguir con nuestras críticas o el paredón..!

Dr.

Médico Especialista en Medicina General Integral

Miembro Nacional del Legado de Chávez mi Patria Querida

elcientifico2000@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0'' /medios/a220424.htmlC0US