TVES en blanco y negro

Quisimos indagar sobre la historia de TVES, una televisora surgida al calor de esta Revolución. Nace el lunes 28 de mayo de 2007, a las 00:20 Hora Local, el Himno Nacional interpretado por la Orquesta Sinfónica Infantil bajo la majestuosa dirección de Gustavo Dudamel impactó positivamente en la aparición del nuevo canal televisivo a toda nuestra población. Dejaba la pantalla RCTV, canal propiedad de Marcel Granier, connotado golpista e indudable beneficiario de la cuarta república, quien había convertido su medio de comunicación a imagen y semejanza de las ideas neoliberales que él propagaba, convirtiéndose en un enemigo a ultranza de la Revolución Bolivariana y, por ende, de su líder fundamental, el Presidente Hugo Chávez Frías.
TVES inicia sus transmisiones bajo el liderazgo de Lil Rodríguez, una camarada comprometida con el proceso de cambios que vive el país, no las tuvo todas fácil. La ofensiva, contra ese nuevo medio de comunicación, nacido al calor de las luchas revolucionarias contra la derecha fascista imperialista, conllevó al Estado venezolano, en una decisión soberana a través de CONATEL, al no renovarle la concesión a un medio privado de comunicación que había pervertido sus fines, convirtiéndose en un partido político mediático de oposición. Por ello, el reto de conquistar un público educado en contenidos “chatarras”, de bajo contenido cultural, cargado de mucha violencia y sexo, politizado hacia la derecha, revertir esa ideología transmitida durante decenas de años, se convertiría para la nueva directiva de TVES en un reto casi inalcanzable.
La salida al aire de TVES, se hizo sobre una alfombra de movilizaciones populares, unas a favor y otras en contra, en un ambiente de Revolución, como lo expresó entonces el Comandante Infinito, nuestro Hugo Chávez: "mañana (domingo) como sabemos a la medianoche es una cosa tan normal que no debería llegar al nivel que llegó, pero la oligarquía desesperada defendiendo sus intereses hizo de esto una batalla mundial" (…) "sencillamente yo, asumo la responsabilidad, porque soy el jefe del Gobierno, haciendo una evaluación del comportamiento de esa televisora privada, y de la actitud y el atropello permanente contra la moral pública, nacional. Esa televisora se convirtió en una amenaza para el país, para los niños, para las niñas, entonces decidí porque me corresponde a mí, no renovar la concesión, eso se hizo una batalla mundial". (…) "llevaron eso al Congreso europeo, al Congreso en Estados Unidos, el congreso europeo que se ocupe de sus cosas en Europa, el congreso estadounidense que se ocupe de sus cosas en Estados Unidos, somos un país libre, Venezuela es libre, y no depende de ningún poder mundial de ninguna parte, somos un país libre". (Telesur, 27-05-2007). Y fue así, bajo ese efervescente ambiente de Revolución que nació la Televisora Venezolana Social TVES, dirigida desde entonces, por la Fundación Televisora Venezolana Social, como un medio de comunicación del Estado venezolano.
Sin duda, una historia que bien merece resaltarse, la de esta televisora que está ligada a la batalla de todo un pueblo por liberarse de viejas costumbres, viejas ideologías y sobre todo, una historia que nos conecta con esa voluntad firme y decidida de un hombre, el Presidente Chávez, en su afán de construir Soberanía Nacional, Democracia Verdadera, Independencia y Unidad Popular, en fin, darnos Patria. Hermosa historia tiene TVES, digna de ser contada a los cuatro vientos y más allá.
Indagando sobre esa historia, nos fuimos a la página web de TVES, y para nuestro asombro allí en www.tves.gob.ve, esa historia no se cuenta, se oculta. Encontrarse con Hugo Chávez, la Revolución Bolivariana, el pueblo heroico venezolano, en la página web de TVES es materia más que imposible. A diferencia de Vive Tv, Venezolana de Televisión (VTV) e incluso Telesur, quien no deja oculto su objetivo de construir “un multimedio de comunicación latinoamericano de vocación social orientado a liderar y promover los procesos de unión de los pueblos del SUR”, rematando su propósito: “Somos un espacio y una voz para la construcción de un nuevo orden comunicacional”, valga decir, quien lea las páginas web de Vive TV, VTV o Telesur, no les quedará la menor duda sobre qué tipo de medio de comunicación están visitando y, a qué intereses defienden, sin duda, los de los pueblos. Cosa que no ocurre en la web de TVES, que esconde hasta la parte más hermosa de su cuerpo constitutivo, su historia, su génesis. ¡Y vaya historia tiene que contarnos TVES!
En la búsqueda de algunas respuestas a esta situación, nos dirigimos a buscarlas entre quienes hacen posible que, día a día, podamos ver esa señal abierta en nuestros televisores, las y los trabajadores de TVES o como diría nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez Frías: ¡Con los trabajadores de mi Patria, Chávez está restea'o! (Discurso del 31-08-2012, Polideportivo José María Vargas). Y en ese encuentro, la mujer trabajadora, como siempre, es vanguardia en indicarnos qué está ocurriendo en TVES, con precisión quirúrgica va departamento por departamento, señalándonos toda la gama de problemas y preguntas sin respuestas que se formulan los trabajadores y trabajadoras, veamos:
1. Nos hablan de la “Campaña Admirable”, un documental que nos relataría a las y los televidentes lo que fue ese momento de nuestra historia Patria, informan sobre las etapas o momentos que pasó la realización de ese documental, de seis capítulos de 24 minutos cada uno. Se preguntan trabajadores y trabajadoras de TVES, al calor de la lucha contra la corrupción emprendida y liderada por el Presidente Maduro: “si normalmente, TVES paga entre 20 mil y 30 mil Bs el capítulo, en la misma categoría, para programas elaborados por PNI (Productores Nacionales Independientes), ¿por qué TVES firmó un contrato con una persona natural (PNI no registrada) de nombre Mabel Silva, quien fuera Directora de Contenidos entre 2009 y 2011 del canal, con un valor de Bs 89 mil por capítulo?, aunado al hecho que, se realiza bajo la figura de co-producción, en donde el canal debe invertir más dinero y talento humano para las grabaciones, alquilando equipos de televisión, vehículos privados, cuando trabajamos en una planta televisiva que cuenta con los recursos materiales que hubiesen permitido grabar, sin necesidad de hacer ese tipo de gastos”. Esa producción, según señalan, “terminó costando al canal, alrededor de Bs.1.000.000,00”. Preguntas, que bien merecen una explicación de los directivos y directivas del canal, ya no, hacia las y los trabajadores del canal, sino hacia nuestro Pueblo, quien es, en definitiva, el propietario de dicho medio televisivo.
2. “¿Por qué TVES, paga la publicidad de la Cooperativa Lactarte?, una empresa que presta servicios para el Programa de Amamantamiento, pero que, curiosamente, entre una de sus socias está la esposa del presidente del canal”. “¿Por qué TVES, aparte de cancelar una cuota anual por ese contrato, también cubre los costos publicitarios y el patrocinio de los eventos que realiza esa organización?”. Buenas preguntas estas, que se formulan trabajadores y trabajadoras.
Nos cuentan de situaciones, en algunos departamentos del canal, que bien merecen nuestra atención:
-Dirección de Adquisiciones: Señalan que el proceso de selección de los PNI no es transparente, presumen “pago de comisiones” para que algunos programas puedan ser transmitidos. Obvio que, es difícil de comprobar esa presunción, al menos que, algún PNI procediera a realizar la denuncia, claro está, pagando la consecuencia de que su programa no pueda ser transmitido, al menos por TVES. También nos comentan que, en esta Dirección, ocurren situaciones nada santas, como lo es la compra de material audiovisual “pirata”, películas y conciertos que salen al aire, sin contar con los permisos de sus autores, los llamados derechos de autor. Práctica que acarrea problemas legales a la Fundación, demandas en reclamo de sus derechos por parte de los autores. En esta Dirección, nos señalan, se practica mucho el Nepotismo.
-Dirección de Operaciones Técnicas: Faltan equipos para el mejor desempeño de la actividad laboral, señalando la falta de equipos de medición y calibración para VTR, cámaras, consolas de audio, entre otros. Reclaman la urgencia de actualizar equipos para la transmisión de eventos en vivo. Nos señalan “si bien se compraron algunos equipos, los mismos lejos de ser una inversión, se han convertido en un gasto para la Fundación”, refiriéndose a una extraña compra de equipos usados, “al momento de la entrega, se verificaron dos cámaras dañadas, y muchos ya son obsoletos y no compatibles con la tecnología que se maneja en la actualidad para hacer televisión”. Entre sus carencias, nos señalan que “no cuentan con unidad móvil para televisión en vivo, lo que los lleva a depender de otros canales y de servicios de empresas privadas que alquilan el equipo a elevados precios. No se explican el hecho de que “teniendo el canal una Fly-away, tengan que alquilarla a terceros y aún más sorprendente es el hecho de que nuestro equipo se le alquila a DIRECT TV”. Además de la inseguridad laboral en que desarrollan sus actividades, se quejan de salarios no acordes al trabajo y nivel de responsabilidad que tienen.
-Auditoría Interna: Como bien sabemos, es la encargada de orientar el uso correcto de los bienes y recursos públicos, valga decir, propiedad de todas y todos los venezolanos. Nos informan que, el anterior auditor renunció el año pasado, el trabajo realizado en esa gestión pasó por debajo de la mesa por el desinterés del Presidente del canal hacia las averiguaciones efectuadas por esa oficina. Como podemos apreciar, una cosa dice William Castillo en lo político, en su inefable apego a la lucha contra la corrupción emprendida por nuestro Presidente Maduro, otra cosa hace en casa. El “falsete” pareciera ser la nota más alta que se escucha en TVES. En mayo de este año, designó como Auditora Interna encargada a la ciudadana Silva, quien fuera Vicepresidenta Ejecutiva de VTV durante la breve gestión de W. Castillo al frente del Canal 8, esa ciudadana fue Administradora de TVES entre los años 2009 y 2011, como nota curiosa, nos acotan, es hermana de la productora citada en el caso de la Campaña Admirable, lo que les lleva a preguntarse “¿cuán imparcial pudiera ser su actuación en velar por el buen uso de los bienes públicos bajo responsabilidad de los directivos de TVES?”
-Dirección de Programación: Aquí las quejas se orientan más hacia la obsolescencia de las herramientas de trabajo. El hacinamiento, espacio físico inadecuado, falta de material de oficina, falta de más personal. Personal en calidad de contratados, más bien tercerizados.
-Dirección de Gestión Productiva: Aquí la constante que nos manifiestan, es la falta de material de apoyo, local inadecuado para realizar sus labores, nos cuentan que, con motivo de las lluvias, los pasillos se llenan de agua y se coloca en riesgo no solo la vida de las y los trabajadores, sino también la de los costosos equipos con que ellas y ellos trabajan.
-Dirección de Seguridad, Transporte y Servicios Generales: Allí, nos reportan avanzado estado de deterioro de la flota de vehículos y motos de la Fundación, recientemente aseguradas debido a la presión ejercida por el personal. Es, en esta dirección, donde se concentra toda la carga de desprecio burocrático hacia el trabajador/trabajadora. Personal no clasificado, mal remunerado, sin herramientas adecuadas para realizar sus labores, solo contando con sus abnegados deseos de trabajar, construir Patria. En la coordinación de Seguridad, hubo problemas con la aplicación de los horarios y han sido amenazados por el presidente de la Fundación, según señalan, de “ser sustituidos en algunas áreas del canal por circuitos cerrados de televisión”, ya que, según apreciación de ese grupo de trabajadores y trabajadoras: “él considera a este personal inútil y lo califica de ser una carga para la Fundación”.
-Dirección de RRHH: Nos comentan de despidos injustificados en el canal, se irrespeta la Inamovilidad Laboral, mediante la figura del “arreglo amistoso”, de aceptar el despido para acceder a la carta de recomendación y, por esa vía evitar la raya de ser colocado en la lista gris de los medios de comunicación públicos, algo muy, pero muy similar a lo que hacían RCTV y Venevisión que cartelizaban el empleo y, quien era despedido de uno u otro canal, no obtendría puesto alguno si no tenía el visto bueno del canal que lo despedía. Las y los trabajadores de TVES, al igual que el conjunto de trabajadores y trabajadoras que prestan sus servicios en los medios públicos, con la excepción de VTV, no tienen sindicato que los represente, mucho menos, Delegados y Delegadas de Prevención que les permitan defender su integridad física en un medio de trabajo en que abundan los riesgos. Esta situación, coloca en total indefensión a las y los trabajadores de nuestros medios públicos de comunicación de tv, radio, impresos y digitales incluso. La Libertad Sindical, así como el Derecho Constitucional a formar sindicato y negociar su Contratación Colectiva, no tienen cabida en esa trinchera, como de hecho, no la tienen en la casi totalidad de los medios propiedad de las y los venezolanos.
-Dirección de Producción y Coproducción: Nos informan que abunda mucho el personal tercerizado, bajo la figura de los Honorarios Profesionales o HP, como les llaman coloquialmente. Extrañamente, no hay dinero para aumentar los sueldos, pero si para contratar personal en estas condiciones. Utilizan los espacios del canal, las luces, el sonido, los camarógrafos y hasta personal técnico del canal, directores, guionistas y demás, para luego, pasar factura por fuera cobrando todos esos servicios que, ya el canal los está dando para las grabaciones. Hasta el esposo de la directora del área, según nos reportan, trabaja en TVES, bajo esa figura de tercerizado, los HP.
Por si faltara algo en el diagnóstico que nos presentaran trabajadores y trabajadoras de la Fundación TVES, indagamos sobre la conformación de la Directiva del canal, esa que, según el Acta Constitutiva Estatutaria de la Fundación Televisora Venezolana Social (TEVES), Gaceta Oficial 354.393, de fecha 14-05-2007, y que lleva el sello insigne fundador del camarada Willian Lara (QEPD) quien, para ese entonces, se desempeñaba como Ministro de Poder Popular para la Comunicación y la Información. Pues bien, disponen esos Estatutos que: “la Fundación estará dirigida por un Consejo Directivo y será administrada por un Presidente Ejecutivo” (Estatutos, Capítulo III, Cláusula Séptima). Pasando a definir la integración de ese Consejo: “integrado por siete (7) miembros principales y sus respectivos suplentes de los organismos y organizaciones siguientes: 1. La máxima autoridad del órgano rector en materia de comunicación e información, o la persona que éste delegue, quien será su presidente. 2. Un representante designado por la máxima autoridad del órgano rector en materia de Telecomunicaciones del Ejecutivo Nacional. 3. Un representante designado por la máxima autoridad del órgano rector en materia de Educación del Ejecutivo Nacional. 4. Un representante designado por la máxima autoridad en materia de Educación Superior del Ejecutivo Nacional. 5. Un represente de las Organizaciones de usuarias y usuarios inscritos ante la Comisión Nacional de Telecomunicaciones. 6. Un representante de los Productores Nacionales Independientes inscritos ante el órgano rector en materia de Comunicación e Información del Ejecutivo Nacional…” (Estatutos, Sección 1, Cláusula Octava).
Amplios poderes tiene el Consejo Directivo, definidos estatutariamente como “la primera instancia de control y decisión de la Fundación” (Estatutos, Cláusula Décima Primera). Teniendo entre sus Atribuciones “Conocer y aprobar el Plan Operativo Anual y el proyecto de presupuesto de la Fundación. Las Normas Internas en materia de personal. Dictar el Reglamento Interno de funcionamiento de la Fundación. Autorizar al Presidente de la Fundación para celebrar contratos y realización de gastos que excedan las tres mil unidades tributarias (3.000 UT). Corresponde al Consejo Directivo conocer de la Memoria y Cuenta Anual de la Fundación”. Inclusive, compete al Consejo, autorizar el establecimiento de oficinas y dependencias en el territorio nacional o fuera de éste. Dadas, las estratégicas atribuciones que tiene el Consejo Directivo, los Estatutos le obligan a sesionar con carácter permanente, siendo dirigido por el Presidente del mismo, obteniéndose el quórum para sus sesiones, con la mitad más uno de sus miembros (Estatutos, Cláusula Décima Segunda). Como establecen los Estatutos, la Fundación tendrá un Presidente “quien ejercerá la representación legal, judicial y extrajudicial de la Fundación” (Estatutos, Cláusula Décima Tercera). Cuyas Atribuciones, bien pudiéramos resumirlas en la contenida en el Numeral 8 de la Cláusula Décima Cuarta de los Estatutos: “Cumplir y hacer cumplir las decisiones emanadas del Consejo Directivo”.
La Unidad de Auditoría Interna también es objeto de regulación en los Estatutos de la Fundación, a ella le asignan, los Estatutos, responsabilidades supremas: “velar por la sana y adecuada ejecución del presupuesto de gastos de la Fundación” (Estatutos, Cláusula Décima Octava, Numeral 1). La designación del Auditor, es materia de los Estatutos: “quien será designado mediante Concurso Público de conformidad con lo previsto en la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y del Sistema Nacional de Control Fiscal” (Estatutos, Cláusula Décima Séptima). A partir de esto, cabe la pregunta, ¿por qué no se ha convocado el Concurso Público para designar ese funcionario, de conformidad con lo prescrito en nuestras leyes? Peor aún, ¿Por qué se encarga a una compatriota que, bien pudiera tener la mejor de las intenciones, solo que, el ejercicio de ese cargo está regulado por nuestra legislación y, entre algunos de los requisitos exigidos para ejercer esa función tenemos el de poseer título universitario en Derecho, Economía, Administración, Contaduría Pública o Ciencias Fiscales? Aunado al título, nuestra legislación exige para el ejercicio de dicho cargo, poseer no menos de tres años de experiencia en Control Fiscal, entre otros tantos requisitos de Ley. El cumplir o no, con esa exigencia, habla mucho del compromiso que se tiene con la lucha contra la corrupción, del compromiso con el llamado militante a que nos ha convocado el Presidente Maduro. En fin de cuentas, se habla es, con hechos concretos.
No todo es color de rosas en la Fundación Televisora Venezolana Social, su lado gris quisimos presentarlo para que, quienes nos manifestamos usuarios y usuarias de esa televisora, de la cual además, somos propietarios y propietarias todas las venezolanas y venezolanos por igual, tomemos conciencia de la problemática que allí existe y atendamos el llamado que nos hacen: “Los trabajadores de TVES, nos sentimos desprotegidos y desamparados ante tantas injusticias e indolencias por parte de esta Junta Directiva, se han violentado todos nuestros derechos, nos han sometido a condiciones hostiles e inhumanas de trabajo, sin considerar que todos somos necesarios para que funcione nuestro canal. Cuando el Presidente Chávez creó TVES fue para brindarle una televisión distinta al pueblo venezolano, de calidad y con valores, pero las prácticas internas son contrarias a los deseos de nuestro Comandante Eterno, además de que la contribución a la mejora de la pantalla da mucho que desear, haciendo válida la expresión de que somos Televisora Pública sin Público. El personal de la Fundación desea contar con los recursos necesarios para su mejora, participar en la discusión y ejecución de su presupuesto, ser miembro fundamental del contenido de nuestra pantalla. No es posible que se pierda todo el esfuerzo en manos de unos irresponsables que olvidaron para que estén al frente de los cargos que ocupan. El sentido de pertenencia de los trabajadores, pasa por el respeto y la dignificación de los mismos”. Han dicho.
Llamado que, por demás, hacemos extensivo al Consejo Directivo, sí es que realmente existe; ya, que, las decisiones en TVES, llevan marcado el sello unilateral de la Presidencia y, por ende, el sello ineludible de la nulidad, por ser decisiones no sujetas a Ley, por no ser acordes –presumiblemente- a lo que disponen los Estatutos Constitutivos de la Fundación TVES, en el sentido que, deben ser avaladas y aprobadas por el Consejo Directivo. Mucha Revisión, mucha Rectificación y mucho Reimpulso, es lo que reclama nuestra Televisora Social, Presidente Maduro y, sobre todo, al calor de sus trabajadores y trabajadoras, quienes reclaman con urgencia se les reivindique salarialmente, pues, desde 2012 fecha en que le incrementaron sus salarios en Bs 500,00, No han recibido compensación salarial alguna y, bien lo merecen este importante sector de nuestra clase trabajadora…

Caracas, 11-09-2013


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3647 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /medios/a173488.htmlCUS