La doble moral opositora

La oposición venezolana, desde las viejas cúpulas oligarcas, hasta muchos de sus partidarios se ha caracterizado por su increíble doble moral en el discurso y en la acción, hundiéndose en un mar de contradicciones, que muchas veces ni ellos mismos son capaces de entender.

Esta oposición no la compone solamente un grupo elitesco con ansias de poder, ni un grupo disociado absurdamente antichavista, con la obsesión permanente de querer tener siempre la razón ¡No! también existen personas que por una u otra razón no simpatizan con el Pdte Chávez ni con la Revolución, lo cual es totalmente entendible en un sistema democrático ¿Acaso es malo pensar diferente? Pues no, siempre y cuando amemos la Patria y luchemos en pro de su desarrollo en todos sus ámbitos. Los revolucionarios somos personas tolerantes que entendemos esta situación.

Desde nuestra perspectiva revolucionaria, quienes apoyamos al Pdte Chávez estamos claros de la importancia histórica que representa el liderazgo del Comandante y la Revolución Bolivariana, y siempre estamos dispuestos a tolerar a aquellos opositores que no pertenecen a ninguna élite burguesa, sino que simplemente han sido engañados por la gran maquinaria comunicacional de la oligarquía. En cambio los opositores, adalides de la "paz y la reconciliación", maestros de la "unión entre los venezolanos" no pierden una oportunidad para insultar deliberadamente a quienes piensan de manera contraria a sus abstractas y vacías ideas. Se han convertido en personas sin escrúpulos, cuya tolerancia se pierde en la contradicción de sus palabras.

Indescriptibles han sido las ofensas de los opositores hacia el pueblo chavista que representa la mayoría irrefutable de este país. Desde hordas, marginales, brutos, analfabetas, chusma, hasta pata en el suelo y parásitos han sido algunos de los adjetivos que han usado este grupo de venezolanos que al mismo tiempo nos hablan de "reconciliación". Y no solamente eso, apenas observan un animador de la televisión, un deportista, o un músico apoyando al Pdte Chávez o involucrándose en actos del gobierno y empiezan las incesantes descalificaciones como: Asalariado del rrrrégimen, vendido, jala mecate (de la manera grosera), y hasta sinvergüenza. Muestra de ello lo pudimos apreciar con Pastor Maldonado, nuestro piloto de Fórmula 1, orgullo venezolano, a quién calificaron de "chofer comunista" por simpatizar con el Presidente; también con Rubén Limardo nuestro medallista de Oro, gloria de nuestro deporte, a quién muchos tuvieron la bajeza de llegar a decir que daba pena ajena. El mismo caso ocurre con artistas como Hany Kauam, los Cadillacs, Omar Enrique y el Potro Álvarez, quienes cantaron algunas canciones a favor de la Revolución en la campaña electoral pasada, acusándolos de vendidos. Muchas han sido las víctimas de esta oposición desesperada, que no le ha temblado el pulso para insultar a personajes públicos de nuestro país, desde Gustavo Dudamel, Florentino Primera, hasta Juan Manuel La Guardia. El último caso lo pudimos presenciar con el animador venezolano Winston Vallenilla y la Miss Mundo Ivian Sarcos quienes hicieron acto de presencia en la marcha en defensa de la constitución bolivariana y solidaridad con el Comandante Chávez. Apenas notaron su presencia en dicho acto, y empezaron los insultos por las redes sociales de quienes pregonan la famosa "unidad". Así son ellos, nos insultan ferozmente y luego nos hablan de "tolerancia, respeto y reconciliación" quejándose de la "desunión de los venezolanos" que ellos mismos crean.

Nos llaman ignorantes, pero ¿Quiénes desconocen la realidad histórica de este país e ignoran la trascendencia del proceso político actual enmarcado bajo el contexto del socialismo del siglo XXI? ¿Quiénes son los que no estudian nuestra historia porque les aburre hablar del pasado? Nos llaman mediocres, pero ¿Quiénes son los que sin algún argumento coherente pueden demostrar con veracidad los beneficios de un sistema político y votan por un candidato pobre intelectualmente en unas elecciones? Nos llaman vendidos, pero ¿Quiénes son los que se prestan para el juego sucio del imperio norteamericano a cambio de unos buenos billetes?, Nos llaman irrespetuosos e intolerantes, pero ¿Quiénes son los primeros que salen deliberadamente a ofender a todo aquel que no coincida con sus vagos pensamientos en materia política? Nos llaman manipuladores, pero ¿Quiénes son los que realmente intentan manipular al pueblo a través de sus medios de comunicación con argumentos rebuscados, ignorando los grandes de la Revolución?

Esa es la doble moral de la oposición venezolana nos ofenden como quieren, nos colocan cualquier tipo de adjetivos y luego de una manera descarada nos hablan de respeto, pidiendo además una tolerancia que ellos no son capaz de aplicar, y una unidad que ellos mismos se encargaron de sepultar.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1454 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a157345.htmlCUS