¡Desde Argentina, abrazo Bolivariano, afectuoso y solidario!

Apenas tres noticias vinculadas a Venezuela y su heroico proceso liberador y revolucionario, encarado por su pueblo y liderado por su Comandante Hugo Chávez, han ocupado un mínimo espacio mediático, de los diarios y la televisión del sur del continente, en los últimos tres o cuatro meses... (desde donde ahora mismo escribo, la Argentina), y en una atmósfera informativa, absolutamente impregnada de las voces de los supuestos “medios” o empresas de noticias, las cuales hace rato ya han sucumbido a la voracidad de los intereses del imperio... (con sus mensajes en cadenas alarmantes, intoxicativas e interesadas, supuestamente “informativas”...) mientras las subyacentes voces contrarias apenas han sido relegados al silenciado espacio de “alternativas”... mínimas, desoídas, como si no existieran... tal su apagada o casi nula inserción o propagación...

En septiembre, los diarios, mencionaban las elecciones presidenciales, con el consiguiente infalible vaticinio del triunfo de los opositores... Luego y conocidos los resultados, casi escondidas, vergonzozamente en mínimos espacios, anoticiaban el triunfo arrollador del candidato del pueblo y la Revolución en Venezuela... lo hacían la televisión local y la internacional, hasta de mala gana.., y por supuesto, dedicando muchísimo más tiempo y espacio a la pariodia excusativa del “candidato opositor” acompañando compungidamente su derrota... en supuestos y conspirativo manejos de recuento de votos...

Por días, semanas, meses... no se lee, o no se escucha, o no se vé en los medios, hablar de Venezuela, ni de su gobierno, ni de su pueblo, de sus logros, sus avances, de sus luchas... Pero tampoco es lo único que se desconoce o silencia... Tampoco se oye hablar de lo que pasa o sucede en Nicaragua, en Paraguay, en Ecuador, en Brasil, en Bolivia...

Cada tanto, y como al pasar, alguna noticia del Mercosur... pero apenas como para darle una oportunidad de meterle garra a algunos acuerdos de negocios que le resultan económicamente favorables a los intereses de las burguesías locales... es decir, desde vendernos cacharros importados de los yankies, los europeos o los asiáticos, hasta meternos sus corporaciones de expolotación de recursos naturales, alta y salvajemente contaminantes...

En Argentina, y lo mismo pasa en todos los países de la región, (y no nos engañemos, no seamos exitistas, triunfalistas...) no existe ni se vé ni se escuchan Telesur... ni Radio del Sur... ni nada, que escape al corset informativo impuesto por la agenda del imperio y sus brazos de pulpo...

Éso en lo cotidiano, en lo más próximo hasta geográficamente... Ni hablar o pensar en saber de lo que puede estar pasando en Palestina, en Siria, en Afganistán... o la movida presentada como económica que puede estar sucediendo en Grecia o España... directamente, no existe nada de éso...

Basta un par de psicópatas que secuestran a una pobre mujer desesperada, un crimen de un honorable profesional jóven, o el último gol de Mesi, para tomar más espacio en las columnas de los diarios o minutos en la televisión, y nos distraiga de cualquier otra noticia, o información que nos identifique y nos haga sentir actores y parte de el mínimo proceso de cambio... Digamos, "de cualquier otra cosa" que suceda y sea más edificante... aquí o en cualquier parte...

Sea ésto entendido, (lo de “cualquier otra cosa”...) como el mínimo atisbo de posible enfrentamiento con, o cualquier intento de rebelión u organización a lo impuesto, en la inmensa comunidad sudamericana... sobre todo a la que intentan imponer, con su moderno ejército de avanzada, “la comunidad informativa”... sus “medios” y todo su ejército de sirvientes carroñeros... comentaristas, columnistas, pronosticadores, analistas... seguidos claro, de la tan temible como perniciosas modas culturales en todos los ambientes...

Avanzando sobre el campo abonado, llano y yerto, de la alienación inmersa de los pobladores, tal cual viene sucediendo hace décadas de supuesta “democracia”... donde los invasores, volvieron a maquillar a sus buitres lacayos representantes locales, no ya con sus uniformes y metralletas de militares de ocupación, o trajes de honorables burgueses, profesionales del lambusio a los poderosos, o modernamente como “economistas” y sus métodos pseudo democráticos, disimulando el ser lo que son, es decir representantes de los más arrastrados intereses oligarquicos agrícolas, ganaderos, mineros, o de cualquier cosa que involucre la entrega de los recursos naturales de cualquier lugar y de todos... de los que previamente habían sabido dar antes sanguinaria posesión...

Y todo ésto apenas, por la pequeña limosna que les llegaba o se derramaba de la feróz rapiña... (conductas adquiridas del buén hacer y dominar de los invasores que desde 1492 poco han cambiado...). Servilismo total, otrora a cuenta de un rey lejano, (por entonces, España, Portugal, Inglaterra) o modernamente, a un maiamero premio nóbel de “la paz” o a cualquiera que sea que represente a los intereses con los que les place agacharse servilmente, al dominador de turno...

Es raro y hasta difíl escribir de ésto, y hasta compartir el pensamiento, o el sentimiento, con una comunidad valiente y luchadora, de amigos y camaradas de lo cotidiano, tal como me vino sucediendo en la última década que compartí la vida en Venezuela, y sigo y seguiré compartiendo desde aqui, la misma tierra nuestra americana... la nuestra, la de siempre, la de Bolívar, San Martín, Sucre, Artigas...

Ya lo dijo el inmenso poeta español Antonio Machado, “de lejos dicen, que se vé más claro...” y por momentos asumo, casi dolorosamente tal visión, tal opinión... porque me cuesta horrores no estar ahorita mismo al lado de mi familia adoptiva, de mi pueblo adoptivo, de mi lugar de afecto y de encuentro de la vida, tal cual siempre lo supe existente, soñado... mis entrañables camaradas de Petare, de Barquisimeto, de Palmarito, de Venezuela toda... allí donde todavía haya alguien que que piense, que no todo se compra o se vende... y que las cosas pueden ser mejores y ser distintas... y debemos trabajar en ello... Enseriarnos, como nos pide el Comandante Presidente...

Informativamente, y con respecto a Venezuela, la cosa ha venido cambiando los últimos días... pero solamente, para dar un permanente tono alarmista al referirse a la salud del Presidente Comandante... Venezuela ha venido a estar presente en todos los noticieros, de radio o televisión... acompañada por supuesto, casi enfáticamente de la palabra “cancer”, y fiel al estilo informativo local, arropada de comentaristas opinadores pseudo científicos, politicólogos, profetas del desastre...

De todo lo demás, de las obras, las realizaciones, los avances, los logros, las esperanzas, ni una palabra, ni una línea... Pareciera que aquí (como seguramente sucederá en tantos países del mundo) , y no es casualidad, Venezuela es como información única y modernamente asociada a la palabra “cáncer”... y poco más...

Comandante Presidente, sabemos y confiamos que estará en lo que concierne a su salud física, en manos de responsabilísimos expertos merecidos y dignos en éso que Ud. siempre nos alienta y transmite, de ser mejores y al máximo, estudiosos, responsables, solidarios. En lo espiritual y afectivo, arropado en lo mejor de sus ganas y sus fuerzas. Y desde el afuera, que es el aquí mimo, de todos y en todas partes, con lo que nuestros sentimientos y creencia atávicas o espirituales, han mantenido... una profunda atmósfera de amor y de fuerza, casi cósmica, que nutrirán y fortalecerán lo mejor de su salud física, que seguramente Ud. percibirá y acompañaran su restablecimiento...

La velita encendida por una señora amiga en Petare, rezando el rosario por su salud, es la misma que ahora mismito está prendida aquí, casi tan lejos, en Buenos Aires, Argentina, con la honda esperanza y fuerza por tantos camaradas de tareas y de luchas, compartiendo ante la adversidad con que tantas veces la vida a los pueblos nos ha sido planteada... y con siempre la tozuda certeza, de salir victoriosos en nuestros nobles anhelos de felicidad de todos y compartida, vital y solidaria, si bién los circunstanciales y momentos, las zancadillas que la vida misma nos presenta...

Pero de todo éso, Ud. querido Comandante, como parte de todo querido y sufrido pueblo, sabemos bastante... y será que en ésta oportunidad también habrá que enfrentar a la naturaleza que intenta oponerse... y ya sabemos de sobra que a Ud. y a nosotros, entereza, voluntad y coraje no nos faltan... y puede contar con ello...

Descanse... (pedirle ésto a un guerrero, es casi imposible...), pero sentimos que lo mejor que puede hacer es por lo menos, físicamente, es quedarse un poco más quieto... delegando presencia y obligaciones en sus numerosos y leales allegados del gabinete y del gobierno... y dándole al cuerpo tiempo y oportunidad de reponerse... y contando siempre con el afecto y apoyo incondicional de su pueblo, y el encendido apoyo de todos los pueblos de nuestra américa...

Como me recuerda un querido camarada generacional, cuando en la encendida euforia de los tiempos actuales, charlamos de cuánto hay por hacer todavía, si podremos hacerlo, si nos darán las fuerzas, las energías, si lo veremos realizado, me dice: -Ya no estamos para ráfagas camarada... ahora vayamos tiro a tiro...

Abrazo solidario y revolucionario, para Ud. y todos los compatriotas tan queridos todos...

Carlos de la Vega, desde Buenos Aires, Argentina.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1438 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a156062.htmlCUS