Empresas privadas de comunicación aprietan el paso

Como quien sopla para atizar el fuego, así están los medios de comunicación privados en Venezuela, despeinados, demacrados, desorbitados los ojos, con hollín en las caras y mirando desesperadamente hacia ambos lados y hacia atrás mientras soplan con fuerza y sin éxitos unas virutas de madera.

A estos sectores cada vez les place sentir y ver el chisporrotear de la lucha de clases…pero siempre que este a su favor.

Las salas de redacción y las juntas directivas de estos medios de la oligarquía se devanan los sesos por sacar de las astillas de sus miserias humanas grandes incendios sociales contra el gobierno del recién electo presidente Chávez.

Los medios privados, la Mesa de la Unidad Opositora, los partidos políticos oligarcas apostaron todo hasta las esperanzas y no han asimilado la contundente derrota electoral del 7 de octubre de 2012, quedaron aturdidos y sin capacidad de raciocinio, ni de respuesta, están a la desbandada y con muy serias contradicciones internas pero siempre con la soberbia y la prepotencia comprensible esto último por su condición de clase oligarca y pro imperialista.

A “Chico chic” de Leopoldo López lo acusan sin elegancia alguna a la vez que le señalan la línea materna porque demostró que no supo organizar a los y las testigas recibiendo sonoras reprimendas del resto de las organizaciones opositoras como si eso fuera el problema de fondo.

Capriles Radonsky se quedó sin discurso que aún vistiéndolo de progresista no narcotizó, ni cautivo si no a reducidos sectores de adeptos, el resto de votantes fueron motivados fundamentalmente por su animadversión a Chávez alentados por los medios pero sin ningún sustento fundamentado para justificar que las propuestas del candidato de la patria eran improcedentes. Exacerbaron pues la parte emocional de la población.

Julio Borges se hace el paisa porque acostumbrado a su papel televisivo - en su oportunidad- de ser juez la embiste contra Juan José Caldera quien a tan mala hora y en la recta final electoral cayó en tan mala suerte, pero ninguno se mete con el papaíto de Capriles quien también tiene su audio-gato enmochilado.

Quien no se guardó nada entre pecho y espalda fue Ramos Allup quien enrostró por los medios de comunicación días después de la derrota electoral que: - “zapatero a sus zapatos, los empresarios a producir, los medios de comunicación a informar y los políticos a dirigir la política”, pues los medios ya no muestran interés alguno en “noticiar” al “dirigente” adeco por tan infortunadas y ofensivas declaraciones atentatorias al interés de los medios de comunicación privados por suplantar de una vez por toda a los partidos políticos de la oposición de la escena política. De seguro que lo obligarán a Ramos Allup a pedir perdón o le abrirán el camino al ostracismo político e incidirán para ubicar en la dirección de Acción Democrática a sectores aún más recalcitrante y genuflexos que Ramos Allup. Ya verán.

Pero a pesar de heroicos esfuerzos de los medios de comunicación privados por insuflar el ánimo de sus disociados y disociadas y mantenerlo en la cima del entusiasmo, muchos y muchas de ellas se percatan que fueron utilizados, manipulados y conducidos como borregos al igual que el 11 de abril de 2002 y en el Paro Petrolero por una realidad político social inexistente en Venezuela con aquello repetido como loros: -vamos a un caos social por culpa de este régimen!.

Basta detenerse frente a un kiosco de venta de periódicos, de revistas de la oligarquía y veamos como están allí abollados, nos percatarnos de cuánta risa provocan los y las caricaturistas de los medios quienes con un borde mellado en sus dibujos dibujan su inocencia, su incultura, su insensibilidad y la línea editorial del medio para el cual trabajan y -por supuesto- donde le pagan, veamos el desfase temporal de estos “artistas”, que se ubicaban en un pasado en la vanguardia creadora y creativa, pero lamentablemente estos asalariados de la oligarquía a la vez reflejan por supuesto la escasa intelectualidad de orilla y de seguro el expediente profesional estará lleno de polillas, de ácaros, resentimientos sociales; porque nos muestra como referencia a la Europa mientras que esta se cae a pedazos.

Los medios privados de comunicación seguirán soplando y soplando: vienen las elecciones del 16 de diciembre y las hallacas con Chávez y en el 2013 arrancará el Plan Nacional Socialista con el ejercicio de una nueva reelección presidencial, nuevos gobernadores, ratificados otros y otras y los y las alcaldesas estrenaran cargos y otros se mantendrán, todo esta epopeya institucional será referencia para América Latina porque no se evaluó solamente a un hombre, se evaluó una obra de gobierno y a un pueblo enfervorizado por entrar como ya lo está haciendo.

Ahora corresponde pasar la página de la oligarquía, dejarla atrás sin descuidarnos y abrir puerta franca para un nuevo episodio histórico en Venezuela donde el acto creador y creativo sea concretar en lo social-institucional el socialismo bolivariano donde haya equilibrio entre el ser y el tener, aunque privilegiar el ser porque como aseverara el Dr. Ernesto Ché Guevara: -“Déjeme decirle a riesgo de parecerle ridículo que las y los verdaderos revolucionarios van guiados por grandes sentimientos de amor”.

[email protected]

[email protected]

Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1268 veces.

Gaspar Velasquez Morillo

Perfil de Gaspar Velásquez Morillo. Venezolano. Lic. en Periodismo egresado de la Universidad de la Habana Cuba. Master en Periodismo por la UNESCO. Candidato a Doctor en Ciencias para el Desarrollo Estratégico. Línea de Investigación: Gestión Pública Bolivariana. Especialista en Políticas Públicas. Especialista en Ciencia Política. Profesor Universitario en Pre y Postgrado. Facilitador de Procesos Socio-Políticos y Educativo. Asesor Político Comunicacional. Consultor de la Asamblea Nacional 2001 2005 en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y Ley de la Defensoría. 1er Secretario del Consejo Legislativo del estado Trujillo en la República Bolivariana de Venezuela, año 2000.

 [email protected]      @gasparvelasquez

Visite el perfil de Gaspar Velásquez Morillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.

Comparte en las redes sociales