El inmutable Ernesto Villegas

Que sea hermano de Vladimir, vehemente crítico del proceso revolucionario que se adelanta en el país después de haberlo compartido fervientemente, no ha sido para el ministro de información piedra en el zapato alguna, para desenvolverse en vanguardia de la revolución. Esas paradojas suelen ocurrir en política y también los casos de los hermanos Escarrá, no produjeron en Carlos sobre todo, estigma negativo alguno, por las líneas opositoras que trillaba Hernán. Pero el hoy ministro, hilo ultigénito del viejo revolucionario Cruz Villegas, se supo siempre desenvolver con amplitud informativa sin mayores rasgos de fundamentalismos ni dramáticas poses de altivez.

En los momentos de mayor rigidez entre gobierno y oposición, el ahora ministro de OCI, pulsaba los extremos de la tensión y bajaba su resistencia con sensacionales entrevistas a connotados personajes de derecha. Esas aperturas de las cuales sólo al ilustre periodista Jesús Romero Anselmi, se le vieron procurar, las expuso con avidez inusitada el nuevo ministro de la información a quien Chávez le presenta sus renovadas confianzas. Al parecer Chávez de él, eso fue lo que mejor le pareció, dado el último discurso aperturativo y autocritico del presidente. Pero será difícil la gerencia informativa de Villegas de no contar con el apoyo ulterior de sus colegas.

Porque ni siquiera una maquinaria partidista y gubernamental pudo convencer por lo menos a la mitad de esos mas  seis millones de opositores que votaron el domingo 7-O. Y ese convencimiento que pudo haber estado sustentado en una realidad objetiva de millones de viviendas en todas partes del país, diez mil o mas centros de atención  médica, comida barata por todos lados, madres atendidas en todas las edades, pensiones a granel, metros y metrocables de viaje, ferrocarriles, autopistas, centros educacionales y de cultura popular, canainitas, etc., jamás se logró. Entonces, no se hizo en suficiencia ese trabajo.

Ahora le toca al hijo del viejo Cruz Villegas orientar esa actividad. Engalanado de un altruismo que bien ha sabido utilizar, el hermano del Vladimir, seguramente más próximo al éxito estará. Sobre todo porque no tiene el nuevo ministro ni en la izquierda ni en la derecha, ningún canino que pueda ladrarle en la cueva con esos aullidos que a su vez, puedan tildarle de intemperante.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2834 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /medios/a153284.htmlCUS