Sobre las cadenas de radio y TV, una breve propuesta (Atención Ernesto Villegas)

Es sencillo, a veces ocurren propuestas en conversaciones hogareñas, que pensamos imposible hacerlas trascender. Sin embargo, estos medios nos permiten que lleguen a buena cantidad de personas. Considero útil que sea considerada.

La nueva política comunicacional es pilar fundamental en el nuevo ciclo revolucionario. Los aparatos culturales y la manipulación mediática, apoyada por grandes medios trasnacionales y sus laboratorios psicológicos, han demostrado que pueden mantener disciplinadamente una matriz de opinión en más de 6 millones de personas fundamentados en sentimientos más que en razones.

El "entretenimiento" y su industria ocupan las agendas de una gran franja de la población que pierde la crítica, y ante la sonrisa que busca el canal de TV el usuario sonríe. Ante la rabia que busca el canal de TV, el usuario se molesta, y así  una innumerable cantidad de emociones bien dirigidas a crear RECHAZO sobre la figura del comandante Chávez.

Una gran parte de esas rabietas, son producidas por el tema de las cadenas. La política comunicacional de la revolución, bien ha hecho intentos fuertes para defenderse del aparato cultural trasnacional, pero no es secreto que no ha logrado consolidar una nueva estética, un nuevo sistema cultural, un nuevo humor inteligente y llamativo. Y como medida de llegar a buena parte de la población, se han venido llevando a cabo cadenas de radio y televisión. La preocupación de Chávez por llegar a la población toda, es legítima. Buena parte de los venezolanos, tenemos un lazo afectivo muy positivo con la figura de Chávez, una mayoría indudable. Pero como se trata de conquistar voluntades para construir Patria, debemos sumar agrados de la mayor cantidad posible de esos seis millones de opositores que no son ni burgueses, ni oligarcas. Son sujetos manipulados por una maquinaria cultural.

Entonces la consideración pasa, no tanto por la realización de la cadena, sino por la duración de la misma.

La esencia:

Si el objetivo es informar el desarrollo de políticas a favor del pueblo, lo lógico es que el 90% de la población, aplauda la medida. Y punto. No es lógico que por informar un AVANCE del país, 5 millones de personas maldigan en coro a Chávez.

La forma:

Considero que ha habido errores en la táctica. Si la táctica es informar los arduos trabajos por los beneficios del pueblo, haciendo uso del derecho legal que se le otorga al jefe de Estado para tales fines, usémoslo. Pero es un error que, haciéndolo, generemos descontento en vez de alegría. Lo ideal de las cadenas es que no superen los cinco minutos, acostumbrar al país a que las cadenas ya no van a durar horas, para que así, esos millones de personas, se ahorren sus maldiciones porque saben que es corto (salvo eventos de seguridad, etc). En cinco minutos se puede, sin la frialdad que caracterizaba a los políticos de la cuarta república, informar al país los trabajos que hace el comandante por amor al pueblo. Y luego de los cinco minutos, habiendo dado la información esencial y estratégica, continuar la transmisión por el nuevo Sistema Nacional de Medios Públicos que debe conformarse. Que la cadena sea como una portada de periódico, que informe, quede fijada, describa lo principal y sea mediáticamente llamativa, inteligente. Que en máximo cinco minutos, la misma cadena invite a seguir la transmisión, atrapando la atención de los usuarios y habiendo llegado a todos los venezolanos la información estratégica de los avances revolucionarios. Ahorrándonos sobre todo que nuestro trabajo genere esa rabia que va disciplinadamente a expresarse en cada proceso electoral en contra de la revolución.


[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1127 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a152822.htmlCUS