Periodistas escuálidos y chimbos

Si el primer debate de los premajunches no pasó de ser una parodia, el segundo fue peor. Tanto, que ahora insisten en que nunca dijeron que eso sería un debate.

Del primer show resultaba obvio que no podía esperarse mucho, dados los bobos a los que les prepararon unas preguntas para que todos quedaron contentos.

Tenía que ser así porque no podían dejar las preguntas al libre albedrío de la "intelectualidad" de los estudiantes de la UCAB, sin correr el riesgo de que preguntaran a cualquier premajunche, si estaba en sus planes nombrar a Osmel Souza patrimonio cultural de Venezuela.

Del segundo, sin mayores expectativas por el nivel de los candidatos, se esperaban preguntas de mayor profundidad por tratarse de periodistas de experiencia.

!Que va! Los periodistas resultaron peor que los estudiantes que se prestaron para la primera parodia y al mismo nivel de los entrevistados.
La verdad es que uno no terminará nunca de asombrarse con estos escuálidos, pues hay que quererse poco a si mismo para prestarse a hacer el ridículo que hicieron esos pseudoperiodistas.

Como es posible ,por ejemplo, que a un periodista con alguna experiencia no se le ocurriera preguntarle a Radonski que opinaba del asalto a la embajada de Inglaterra en Iran y las reacciones internacionales que el mismo generó. Esa era una pregunta obligada... Si se tratara de periodistas serios.

A Pablo Pea, si no se quería proyectar la imagen de un acto de circo, había que preguntarle cómo esperaba que los electores le creyeran que en su primer año de gobierno crearía un millón de puestos de trabajo digno, si todos los días del mundo hay protestas al frente de la gobernación del Zulia por el despido injustificado de trabajadores, por la no cancelación de los salarios y las utilidades, exigiendo el pago a los jubilados y por el reconocimiento del aumento del salario mínimo.

Igual podía preguntársele si sus planes para acabar con la delincuencia eran los mismos que habian convertido al Zulia en el estado más peligroso del país y a su policía en una organización hamponil.

Esos periodistas son definitivamente unos pobres diablos. Por el cerebro de ninguno cruzó la idea de preguntarle a la sifrinita sino resultaba demagógico y estúpido proponer que en su gobierno, con el capitalismo popular, todo el mundo seria empresario ?Quiénes serian entonces los trabajadores?

Y qué decir de unos periodistas que tienen la oportunidad de hacer una pregunta a Leopoldo cheque y no indagar sobre la posición de su hipotético gobierno ante funcionarios públicos que emitan cheques millonarios, del presupuesto de la nación, a nombre de organizaciones políticas de la cual son dirigentes.

Por último, creo que usted, amigo lector, debe coincidir conmigo, que se tiene que ser muy chimbo como periodista para no preguntarle a Diego Arria, cómo puede alguien creerle que dirigirá un gobierno honesto, si él formó parte de uno de los gobiernos mas corruptos de la historia venezolana y fue precisamente uno de los funcionarios con más acusaciones de corrupción en el mismo. También podría prengutársele a este viejo adeco por qué nunca se planteo llevar a Carlos Andrés Pérez a un tribunal internacional por el asesinato de mas de 10.000 venezolanos en la masacre del 27 de febrero.

Al loquito Medina, por lo menos en opinión de este aprendiz de escribidor, no valía la pena hacerle alguna pregunta.

Alexis Arellano
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 5604 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /medios/a135161.htmlCUS