Winston, estás obligado a cambiar Tves

¡Cordial saludo, camaradas! Me había desconectado de este escenario virtual, en cuanto a escribir me refiero, ya que ocasionalmente leo a algunos camaradas. Pero se han cambiado los derroteros.

Tratando, solo tratando como siempre, de contribuir con las acciones "revolucionarias" donde, por cierto, sabemos está implicado el grave defecto de que ninguno de los ministros y las ministras de comunicación, a todos a quienes les envié propuestas para un plan nacional de comunicación, sin nombrar a los de otros sectores, no las han tomado en cuenta, ni han dedicado un personal que tome en cuenta las opiniones con visión integral que todos los aporreadores de antes y los distribuya en los otros ministerios para analizar y mejorar y, de esa manera, que no sea necesario llegar a ser ministro para que se pongan en práctica algunas medidas. Asunto sumamente lejano difícil por no estar en el primer o segundo círculo.

La mayoría de los que han sido investidos, y sus viceministros y directores, tampoco ponen en práctica alguna importante porque, aun su formación profesional, y salvo buenas excepciones, no muestran suficiente capacidad creativa y es por ello que, en muchas áreas, hemos seguido solo con la segunda parte de la interesante frase del sabio Samuel: "erramos". O sea, aun los innegables éxitos logrados hemos dado muchos traspiés, que hubiesen sido menores tan solo con haber cumplido con la definición constitucional referida a la "participación y el protagonismo"… de todos.

Por supuesto, que dentro de esos ministros estuvo nuestro apreciado Ernesto, pero que si no leía Aporrea y donde solo lo leíamos cuando le mencionan de una dura crítica a Vladimir, y ahora menos desde que está estigmatizada por los gobernantes por contar con colaboradores de una súper e inflamable extrema izquierda, no le llegaremos con nuestras propuestas y críticas positivas. Y esperemos que, en vez de molestarse por este fragmento, disponga de un equipo para analizar las reflexiones y las propuestas aporreadoras sensatas.

Ahora… a la televisión, sin que seamos faranduleros. Cuando criticamos a Winston por llevar sus esquemas de farándula a ese importante medio, es porque los críticos revolucionarios, que somos todos, concebimos a los medios de comunicación del Estado como verdaderos medios alternativos. Alternativos a las tradiciones extremadamente comerciales y por ende costosas si no se cuenta con la participación propagandística. Alternativos con programaciones interesantes y las no alienantes. Alternativos a la mediocridad. Y que en ningún caso quiero significar que los espectáculos de Tves sean mediocres. Hay muy buenos, pero quise decir muy de la Tv comercial.

Al valiente Winston Vallenilla, y su familia, quien arriesgó hasta su persona ante los monstruosos embates escuálidos durante la era del terror (un poco controlados ahora en cuanto a los ataques individuales y el terror es mediático y guarimbero) me permito sugerirle que le dé un vuelco total a su programación.

Me atrevo a proponer que se convierta en "El Canal de la Generación de Oro". Esto implica dedicar todos los esfuerzos para reseñar y destacar todas las actividades que realizan desde los niños y niñas, pasando por los adolescentes, hasta llegar a los jóvenes de un poco más de treinta años. Donde se puede, o se debe incluir lo relativo a la participación de los que tienen alguna deficiencia física o mental, sin diferencia de edades que, de paso, en el caso de los deportistas nos superan con creces a nosotros los mortales sin problemas.

Seleccionando los horarios en función de las edades y de sus tiempos con posibilidad de ser televidentes, apreciaríamos en el alma ver las diferentes competiciones escolares infantiles y juveniles. Gozarían los padres, familiares y amigos y servirían de estímulo para su práctica. Así como las de las barriadas y de las comunidades de las Misiones Gran Vivienda Venezuela y Barrio Nuevo, Barrio Tricolor.

Desarrollar por TV una "educación complementaria" que sirva para refrescar o aclarar las informaciones de las aulas.

Nos encantaría que hubiese muchos programas de entrevistas donde conozcamos a cada una o uno de los músicos del Sistema de Orquestas. Sus instrumentos.

En ese renglón, es espectacular el programa de concurso de niñas y niños cantores "recios" del llano, que transmiten semanalmente, con Mesutti.

Apreciaríamos, mucho más los padres y familiares, conocer a los estudiantes de arte en todas las variantes. Igual con los deportistas. Y entrevistas con todas y todos ellos, en lo posible.

Ni que decir de los jugadores de ajedrez y estimular esa práctica del juego ciencia. Y de la elaboración de juguetes. Toma de conciencia en el ahorro del agua y del mantenimiento en general. En el manejo de los desechos sólidos, etc.

Nos emocionaríamos viendo elaborar, y jugar, recordando nuestras infancias, con los juguetes tradicionales en sus temporadas, trompos, papagayos, metras (pichas orientales), perinolas, yoyos, etc.

Retomar más programas de concursos de conocimiento. Son instructivos y distraídos.

También la elaboración, y enseñanza en su consumo, de la extraordinaria dulcería criolla, que incluyo en una propuesta que he destacado por años en Aporrea y directo con dirigentes, sin suerte, la que llamé Misión Araña en memoria del arañero mayor. Es con la finalidad de rescatar las tradiciones de cada región e ir desintoxicando a las y los menores, y más grandecitos, de tanto colorante malo y costoso. También formaríamos una mano de obra popular extensa en todos los rincones para abastecer y vender en los institutos educacionales de su sector.

Afrontar desde Tves, con valentía y certeza pedagógica, el problema de la drogadicción. De los embarazos de niñas y adolescentes. Y con ello ayudarlos y ayudar a sus padres.

Bueno, camarada Winston, ese es un mundo extraordinario donde hay montones de variantes, que no nombro, que conformarían un valioso instrumento de crecimiento en valores positivos y de esa manera contribuir en la formación de una calificación humana sencilla: buenas ciudadanas y buenos ciudadanos. Pasando por fortalecer la convivencia y la tolerancia grupal para formar parejas y, por ende, familias estables.

Por cierto, no tienes que despedir a nadie del valioso (y femeninamente hermoso) equipo que con cariño y pasión se desempeña para agradar a tu numeroso público, sino que serían presentadores y organizadores de muchos de esos nuevos programas.

Espero no haber ofendido porque, estimo, que en verdad contribuirá a seguir formando y apoyando a "La Generación de Orooo"

Y así, junto a tantas cosas buenas que realiza el gobierno, ¡VENCEREMOS!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 918 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /medios-alternativos-y-comunitarios/a235412.htmlC0http://NON-VE CAC = .