Fustigó a los obispos que viven como príncipes

"Comienzo a sentir 'saudade'": El Papa Francisco se despidió de Brasil

"Marcho con el alma llena de recuerdos felices"

"Marcho con el alma llena de recuerdos felices"

Río de Janeiro, julio 28 - El papa Francisco se despidió el domingo de Brasil, donde impulsó con vehemencia una Iglesia simple que vaya a las periferias y defienda a los más pobres, y ofició una gigantesca misa al borde del mar para tres millones de personas. El Papa llevó, tal como cuando llegó, su maletin personal en mano.

"Marcho con el alma llena de recuerdos felices (...) En este momento comienzo a sentir un inicio de 'saudade' (nostalgia) de Brasil, este pueblo tan grande y de gran corazón", dijo el pontífice argentino antes de partir.

El primer papa latinoamericano aprovechó sus siete días en Brasil, el país con más católicos del mundo, para pedir a jóvenes de 170 países que "saquen la Iglesia a la calle", "armen lío" en las diócesis, exijan cambios y salgan "sin miedo a evangelizar".

También aprovechó para pedir a obispos latinoamericanos que "amen la pobreza" y no se comporten como "príncipes", que pierdan el temor a involucrarse en temas sociales y que reconquisten a los fieles que se fueron hacia iglesias evangélicas o abandonaron toda religión.

Vayan a "favelas, cantegriles, villas miseria", y hablen claro para que la gente les entienda, pidió el pontífice, que rechazó homilías "lejanas, abstractas".

América Latina, la región con más católicos del mundo -más de 40%- sufre una sangría de fieles desde hace tres décadas, mientras crecen las iglesias neopentecostales y la cantidad de personas sin religión.

El papa argentino, que busca revitalizar a los católicos en momentos en que el Vaticano atraviesa una crisis, sacudido por escándalos de pedofilia y corrupción, criticó asimismo la ideologización de la Iglesia y destacó la importancia del trabajo en pastorales y comunidades eclesiales de base.

Durante su viaje, Francisco resucitó varios pilares de la Teología de la Liberación (TL), "como la compasión, la opción por los pobres, las periferias, la ciudadanía participativa", dijo a la AFP Fernando Altemeyer, téologo de la Universidad Católica de Sao Paulo (PUC-SP).

La TL nació en esta región hace más de cuatro décadas, y fue acusada de marxista por el papa polaco Juan Pablo II por defender la opción preferencial de la Iglesia por los más pobres.

Cada día, Francisco se paseó por el centro de Rio o por la costanera de la playa de Copacabana en papamóvil descubierto, saludando a cientos de miles de personas que lo aclamaban en delirio, besando niños, estrechando manos, agitando banderas argentinas que le lanzaban y hasta tomando los mates ofrecidos por algunos peregrinos.

La misa de clausura de la JMJ este domingo fresco y soleado colmó la playa de Copacabana, donde no cabía un alfiler. Según el Vaticano, reunió a tres millones de personas, un récord histórico de afluencia en esta playa.

Cientos de miles de jóvenes peregrinos pasaron la noche en la arena en una gigantesca vigilia para aguardar la misa, como ordena la tradición de la JMJ.

Antes de la celebración, miles de jóvenes protagonizaron un masivo "flash mob", con música y coreografías, al que se unieron miles de sacerdotes, obispos y cardenales.

Las presidentas de Brasil y Argentina, Dilma Rousseff y Cristina Kirchner, así como el presidente de Bolivia, Evo Morales, asistieron a la misa, durante la cual decenas de personas se bañaron en el mar.

Francisco anunció que la próxima JMJ será realizada en Cracovia (Polonia) en 2016, tierra natal de Juan Pablo II (1920-2005), que será proclamado santo por el papa este año.

El papa se dirigió varias veces a los jóvenes, a quienes pidió "meterse en la vida" y no mirarla pasar desde el balcón, ofrecer "una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas" y no dejarse ganar por la apatía.

"Los jóvenes en las calles quieren ser protagonistas del cambio. Por favor no dejen que otros sean protagonistas del cambio", pidió tras recientes protestas callejeras que sacudieron Brasil en demanda de mejores servicios públicos, y contra la corrupción y el millonario gasto público en el Mundial de fútbol 2014.

A los gobernantes, en tanto, recordó que "diálogo, diálogo, diálogo" es la mejor opción "entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta", y les recordó que deben trabajar por el bien común y ser responsables.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2781 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n233567.htmlCUS