Intervención del Embajador Jorge Valero en la ONU "Debate sobre las prioridades del Grupo de los 77 y China"

El embajador venezolano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Jorge Valero

El embajador venezolano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Jorge Valero

Credito: AVN

Nueva York, 18 de Enero de 2013.- Hoy durante el  67° Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ciudad de Nuava York, tuvo lugar un debate de prioridades del grupo de los 77 y China en su agenda de trabajo para el 2013. A continuación la intervención del Embajador Jorge Valero, Representante Plenipotenciario de la República Bolivariana de Venezuela ante el mencionado organismo.

Señor Presidente,

Felicitamos al Excelentísimo Representante Permanente de la República de Fiji, Embajador Peter Thomson, por su designación como Presidente del Grupo de los 77 y China, le auguramos los máximos éxitos en sus gestiones.

Señor Presidente,

El Grupo de los 77 y China ha emprendido grandes luchas para democratizar las relaciones económicas y financieras en el mundo. Continúa predominando, sin embargo, un hegemónico sistema que impone la desigualdad y la exclusión.

La República Bolivariana de Venezuela reitera la importancia de este foro para la defensa de los intereses de los países del Sur.

Señor Presidente,

Hoy observamos como se mundializan la pobreza y la desigualdad. Cada cinco segundos muere de hambre un niño de menos de diez años. Cincuenta y siete mil personas mueren de hambre cada día. Dos mil ochocientos millones de seres humanos viven en la pobreza, con menos de dos dólares diarios. Solo un 1% de la población mundial concentra más del 40% de los activos globales; y el 10% acapara un 85% de esos activos.

Los ideólogos del neoliberalismo justifican la injusticia y la desigualdad. El totalitarismo del mercado impide el ejercicio de los derechos humanos, el derecho al desarrollo, en definitiva, el desarrollo y la justicia social de los pueblos.

En las actuales condiciones históricas, cuando el capitalismo en su fase neoliberal socava los derechos de los pueblos ? en particular de los pueblos del Sur ? el derecho al desarrollo se convierte en una prioridad para el disfrute y ejercicio de los derechos humanos.

La lucha contra la pobreza y la desigualdad debe de estar en el centro de la nueva agenda de desarrollo post-2015. El debate sobre la reforma del sistema financiero y la generación de liquidez, sin condicionalidades, debe de realizarse al más alto nivel de los Jefes de Estado y de Gobierno, en una Conferencia de Seguimiento sobre la Financiación al Desarrollo, en el año 2013.

Señor Presidente,

El cambio climático, la perdida de diversidad biológica y los procesos de desertificación continúan avanzando aceleradamente y representan un grave peligro para la humanidad y el planeta. Los países en desarrollo son los que más sufren los efectos adversos de estos fenómenos. Los desastres naturales se ceban con los más pobres.

En el marco de la globalización neoliberal ha reinado un desequilibrio entre los tres pilares (económico, social y ambiental) del desarrollo sostenible. Ha prevalecido el crecimiento económico ? inequitativo entre países del Norte y del Sur ? con los consiguientes daños a los ecosistemas. Reivindicamos firmemente el pilar social, la erradicación de la pobreza. No se puede seguir comercializando la naturaleza.

En cumplimiento de los mandatos de Rio+20, en materia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la transferencia de recursos financieros y de tecnología deben de estar en el centro de nuestras preocupaciones. Merecen prioritaria atención los países en situaciones especiales, como los Países Menos Adelantados, los Países Sin Litoral y los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo. Cuenten ellos con la solidaridad Bolivariana.

Venezuela ha defendido un acuerdo en torno a un patrón energético integral donde puedan convivir las energías renovables y no renovables. En nuestro país hemos venido implementando serias medidas de protección ambiental y trabajamos en planes para la generación de energías renovables. Hoy día, alrededor del 70% del consumo energético de Venezuela (país petrolero, como se sabe), es de origen hidroeléctrico.

Señor Presidente,

La crisis económica y financiera del capitalismo ha puesto de manifiesto la necesidad de propiciar cambios y transformaciones profundas en el sistema económico mundial, en los patrones de producción y consumo.

El G-77 y China debe bregar para que se implementen todos los mandatos acordados en la Conferencia sobre la Crisis Financiera y su Impacto en el Desarrollo, incluyendo la revisión de los artículos que regulan la relación de la Asamblea General y el ECOSOC con el FMI y el Banco Mundial, y la creación de un Panel de Expertos sobre la Reforma del Sistema Financiero Mundial.

Es necesario reestructurar los agiotistas mecanismos financieros existentes, y crear nuevos mecanismos que garanticen a los pueblos del Sur una justa restructuración de su deuda, bajo calamitosos criterios independientes a los establecidos por las instituciones de Bretton Woods.

Venezuela considera que el Estado debe jugar un papel fundamental en el logro del desarrollo y el bienestar de los pueblos.

Señor Presidente,

Mientras países europeos se hunden en la recesión, en América Latina y el Caribe se observa un significativo crecimiento. El desempleo crece a niveles alarmantes en Europa, mientras decrece en nuestra región. En Europa se desmantela el Estado del Bienestar, en América Latina y el Caribe se avanza hacia la justicia social. En Europa se aplican las recetas neoliberales, en nuestra región se abandonan.

Invertir en la justicia social no debe ser una medida temporal para superar el huracán de la crisis financiera y económica mundial del capitalismo, sino una política permanente de los Estados para construir sociedades con igualdad.

En Venezuela se abate la pobreza y se supera la desigualdad, a través de un incremento sostenido de la inversión y de la protección social, con políticas públicas que utilizan un enfoque multidimensional. A eso responden las políticas de justicia social que adelanta el Gobierno de Hugo Chávez Frías, representadas por los más de treinta Programas o Misiones sociales, que garantizan la inclusión y la justicia social del pueblo venezolano.

Señor Presidente,

Venezuela impugna la pretensión de ciertos países hegemónicos de abordar los grandes temas de la economía mundial, en el marco de un ?multilateralismo selectivo?. Necesario es discutir estos asuntos de manera democrática, con la participación de todos los Estados Miembros de la ONU.

Es necesario avanzar en la refundación de las Naciones Unidas, revitalizar la Asamblea General, democratizar el Consejo de Seguridad y elegir democráticamente al Secretario General.

El G-77 y China debe velar para que las aspiraciones y demandas de los países en desarrollo se reflejen nítidamente en la agenda de la ONU, siendo éste el foro multilateral por excelencia ? de universal composición e indiscutida legitimidad ? para abordar temas sobre la gobernanza económica mundial.

Preocupa a nuestra delegación el reiterado intento de países imperiales de securitizar todos los temas de la agenda económica, social y ambiental de las Naciones Unidas. Estos temas tienen sus respectivos foros. El G-77 y China debe velar por que se respete la institucionalidad y el régimen jurídico consagrado en la Carta de las Naciones Unidas.

Señor Presidente,

Para enfrentar la crisis de la globalización neoliberal es necesario reforzar la Cooperación Sur-Sur, e impedir que las condicionalidades aplicadas por los hegemones imperiales, el gran capital multinacional y los países del Norte, socaven la cooperación solidaria y el comercio justo entre las naciones.

Venezuela impulsa en América Latina y el Caribe la Alianza Mundial para el Desarrollo, mediante la creación de instrumentos de cooperación solidaria como la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), PETROCARIBE, el Banco del ALBA, el Banco del SUR, el Fondo Sur-Sur y el Fondo ALBA, que contribuyen a cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Estas iniciativas son muy diferentes a aquellas privadas que son utilizadas como mecanismos de rapiña.

Señor Presidente,

La globalización neoliberal antepone la especulación financiera al bienestar de la humanidad. Los países del Sur deben protegerse de los efectos de la crisis económica y financiera causada por esa globalización, que esta en pleno desarrollo.

Es necesario construir un nuevo sistema internacional, basado en la justicia social y el humanismo, que favorezca realmente el desarrollo; sistema que este basado en los principios de solidaridad, complementariedad y cooperación. A esos efectos, la cooperación Sur-Sur es una de nuestras fortalezas. Es prioridad la generación de liquidez para los países del Sur y favorecer la aplicación de políticas anti-cíclicas.

Debemos evadir la liberalización extrema que favorece a las economías hegemónicas, pero espolia a los países del Sur. Enfrentemos las manipulaciones financieras en los mercados bursátiles, que provocan la devaluación especulativa de los bonos de los países del Sur y de cualquier país del mundo.

La cooperación solidaria, los beneficios compartidos, el uso de monedas nacionales para el intercambio comercial (en el ALBA estamos utilizando el Sistema Unificado de Compensación Regional ? SUCRE), el impulso de los procesos de integración regional, como integración de pueblos y gobiernos en condiciones de igualdad, son temas a considerar en nuestra agenda.

Muchas gracias.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2804 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n221701.htmlCUS