Pocos avances en EEUU sobre control de armas de fuego

Obama

Obama

Credito: Archivo

10 de enero de 2013.- El debate sobre las medidas que debe tomar el Congreso y la administración del presidente Barack Obama respecto al control de las armas de fuego continuó hoy, aunque existen señales de pocos avances en el tema.

El Ejecutivo puede adoptar algunas acciones sin consultar al Capitolio, como el mejoramiento de las bases de datos federales para los chequeos de antecedentes a los compradores de armas, y un mayor intercambio de información entre los estados sobre los criminales y enfermos mentales, recuerdan los especialistas.

En diciembre pasado, tras la masacre de Newtown, Connecticut, donde resultaron muertos 20 niños y siete adultos, Obama creó un grupo de trabajo que encabeza el vicepresidente Joseph Biden para proponer medidas concretas a finales del presente mes destinadas a reducir la violencia armada,

La reunión de este jueves de Biden con representantes de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), defensora de los productores de armamentos, es otro esfuerzo de la Casa Blanca para dar una imagen de acción en el tema.

Según el Vicepresidente, Obama explora con el Fiscal General, Eric Holder, y el resto del gabinete la posibilidad de aprobar órdenes ejecutivas para ayudar a prevenir las acciones violentas con armas de fuego en Estados Unidos, aunque todavía no se ha decidido lo que se va a hacer.

Pero Biden también considera que se necesita una acción decisiva en el Congreso, aunque resulta difícil que el liderazgo republicano en la Cámara de Representantes permita la votación de un paquete de medidas introducidas por la Casa Blanca.

La excongresista y víctima de un tiroteo en 2011, Gabrielle Giffords, se unió esta semana al debate, al anunciar la creación de una organización dirigida a apoyar a quienes luchan por la regulación de la tenencia y uso de las armas de fuego.

Giffords desea recaudar unos 20 millones de dólares para conformar una especie de comité de acción política que pretende convertirse en la antítesis de la NRA.

La exlegisladora dijo que invertirá ese dinero en cabildear a favor de una política más realista en torno a las armas de fuego, con vista a las elecciones de medio término de noviembre de 2014.

Pero persisten señales de pesimismo sobre la posibilidad de que se adopten medidas efectivas para detener la espiral de violencia en el país norteño.

Los republicanos han apoyado algunos proyectos de control de las armas en el pasado, como la ley que prohibió los fusiles de asalto en 1994, pero el denomin ado partido rojo que existe en la actualidad es mucho más conservador y está más dominado por legisladores del sur del país y de sectores rurales, señala este jueves el diario The New York Times.

Una buena parte de los integrantes del partido, particularmente los que representan estados del noreste del país, muestran impaciencia por la imagen de su agrupación política ante el electorado, debido a las opiniones de los sectores ultraderechistas de esa entidad.

Además, a nivel de base los ciudadanos republicanos, como tendencia, son favorables a una nueva política contra la violencia armada.

Una encuesta reciente de la televisora CNN mostró que 97 por ciento de ellos apoyan los chequeos de antecedentes de todos los compradores de armas, y 60 por ciento están a favor de la prohibición de las armas semiautomáticas de asalto.

Para muchos observadores y medios de prensa, la campaña gubernamental en torno al control de armas no muestra resultados tangibles hasta la fecha, y es apenas una operación de relaciones públicas destinada a calmar los ánimos de la población.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n221206.htmlCUS