Mucha presión para la solitaria estrella...

Referéndum no vinculante en Puerto Rico: Sólo el 5,2% de los boricuas votó por la Independencia

Presiones de todo tipo sobre la solitaria estrella borincana

Presiones de todo tipo sobre la solitaria estrella borincana

San Juan, noviembre 7 - Por cuarta vez en su historia, Puerto Rico (Estado Libre Asociado de Estados Unidos desde 1952) decidía ayer en un referéndum no vinculante su soberanía.

Los boricuas no sólo eligieron ayer a su gobernador, su máximo representante, sino que también respondían a dos preguntas. La primera: "¿Está de acuerdo con mantener la condición política territorial actual?"

A los descontentos, se les preguntaba entonces qué estatus se quería tener. Incorporarse como un estado más de Norteamérica, seguir igual o la independencia.

A la primera pregunta del plebiscito -“¿Está usted de acuerdo con mantener la condición territorial actual?”--, 53,62% de los electores de poco más de 1,2 millones de sufragios válidos respondieron “No”. Y a la segunda pregunta --“Conteste cuál de las siguientes opciones no territoriales usted prefiere: Estadidad, Independencia, Estado Libre Asociado Soberano”-- el 62,32% de los puertorriqueños votaron a favor de la estatidad. Dicho de otro modo: a favor de que Puerto Rico deje de ser un Estado Libre Asociado, dependiente de Estados Unidos, y se convierta en el Estado número 51 de la Unión. En tanto, 32,71% eligió la opción de que la isla fuese un Estado Libre Asociado Soberano, y el 5,2%, estuvo de acuerdo con que Puerto Rico fuese una nación completamente independiente.

La de ayer era la consulta que se hacía a la población, desde que Puerto Rico se convirtió en Estado Libre Asociado en 1952, acerca del tema del estatus político. Nunca antes, en los plebiscitos de 1967, 1993 y 1998, se impuso la incorporación a Estados Unidos como opción. El resultado, sin embargo, no implica mayores consecuencias jurídicas.

La última palabra acerca del cambio de estatus de Puerto Rico la tendrá el Congreso de Washington, que deberá ponderar las consecuencias económicas que acarrearía la incorporación de la isla. Las cifras de desempleo y pobreza no ayudan a que se tome en cuenta la opinión de los electores: el paro en la isla se calcula en 13,6% y el ingreso per cápita anual es de 15.203 dólares anuales, que representa menos de la mitad del ingreso en el Estado más pobre de la unión.

Puerto Rico pertenece a Estados Unidos desde 1898, cuando fue arrebatado militarmente (y posteriormente adquirido) a España. Los puertorriqueños son ciudadanos norteamericanos desde 1917, pese a lo cual no tienen derecho a voto en Estados Unidos, a menos que residan en este país.

No obstante, los puertorriqueños sí se encuentran bajo la jurisdicción de los jueces federales norteamericanos e incluso, cuando todavía había servicio militar obligatorio, fueron reclutados a la fuerza por el Ejército estadounidense para participar en guerras aprobadas por un Congreso a cuyos miembros no habían podido votar.

La isla recibió el estatus de Estado Libre Asociado de Estados Unidos en 1952. En las tres votaciones celebradas desde entonces sobre el estatus (1967, 1993 y 1998), los habitantes de Puerto Rico habian rechazado tanto la pertenencia total a Estados Unidos como la independencia.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 6696 veces.