Entrevista

¿Cómo vive Assange en su celda de la embajada ecuatoriana?

Julian Assange

Julian Assange

Credito: Daily Mail

30 de Septiembre.- El lugar del exilio de Julian Assange -cyber terrorista, o el luchador por la libertad mas grande del mundo-, dependiendo de como se le quiera mirar, es un lugar curiosamente silencioso. Los seguidores que se comprometieron a mantener una vigilia de protección frente a la embajada ecuatoriana, donde se encuentra desde junio, se han ido. Así como también, los 50 funcionarios policiales que vigilaron sus primeras horas en la mansión de ladrillos rojos donde se encuentra la embajada.

Ahora hay un policía en las escaleras exteriores, y uno en el ascensor en el vestíbulo comunal vigilando en caso de que él suba a la azotea y aborde un helicóptero. Otro se encuentra en una escalera exterior con vista a la improvisada cama donde duerme Assange.

100 días después de haber solicitado asilo político aquí, el emocionante circo que rodeaba al editor jefe de WikiLeaks, que intenta evitar su extradición del Reino Unido a Suecia, ya no existe y el lugar está tranquilo. Así lo describe Sarah Oliver, del Daily Mail, que entrevistó a Assange.

Dentro de la pequeña embajada Assange estaba almorzando con el personal.

En persona es más alto (1,86 mts.) y mas atlético de como sale en las fotos, con su pelo gris corto, bien afeitado, con una camisa bordada tradicional ecuatoriana, pantalón blue jean, zapatos deportivos azules y medias blancas. Nada que ver con los reportes de que descuida su persona.

Me hace pasar al modesto recinto, que es su residencia desde que está asilado en la embajada, en el pequeño estudio hay un colchón individual en el piso, una estantería de libros desvencijada, una mesita redonda, dos sillas y una cocinita roja. Pero al menos es una celda que él escogió, con un baño compartido, entonces ¿Cómo vive Assange en esa esquinita de la embajada ecuatoriana?

Es como vivir en una estación espacial, dice, pero no se puede comparar con las dificultades de estar en prisión en confinamiento solitario. Yo tengo el control de este pequeño espacio, que me permite hacer lo mas importante para mí, proteger mi trabajo de los ataques a que está sometido.

"Los primeros dos meses en la embajada fueron bastante positivos. Tuvimos una gran batalla política, tuvimos impulso, estaba el aspecto del entrenamiento para utilizar los equipos de emergencia y la tarea del día a día de construir una vida aquí".

"Ahora la situación se ha estabilizado y la estabilidad es fastidiosa. Existe el peligro a largo plazo con todas las injusticias que al final se convierten en normales".

No parece normal la situación única en la que él se encuentra.

"No tengo permiso para precisarte la seguridad que tengo, ni el significado de los documentos y diagramas que están guindados en la pared", me dice. Pero yo diré que Assange ha trasladado aquí su imperio cibernético, con varios teléfonos móviles y computadoras laptop. El rompe meticulosamente cualquier papel que pueda dejar rastro. "El enemigo es peligroso, es como una guerra de trinchera en un monzón", dice.

"Dormir me resulta difícil, trabajo 17 horas diarias los siete días de la semana, y no me resulta fácil conciliar el sueño con ese constante movimiento policial", en efecto se oye mucho ruido desde la habitación.

"Hay una presencia policial absurdamente opresiva, que me impide manejar la situación de una forma productiva. Tengo una lámpara con luz azul que imita el cielo azul hasta el techo, tengo que tenerla con una alarma, porque si no parezco una gallina de pilas que está despierta toda la noche trabajando".

Raramente tiene el tiempo o el deseo de leer, en su estantería puede verse un diccionario español y un libro sobre Guantánamo. Se distrae viendo películas en una laptop, actualmente ve la serie de ciencia ficción de los años sesenta, La Zona del Crepúsculo (The Twilight Zone). Su selección de películas es grande, contiene Los Idus de Marzo y una de la lucha de un aborigen preso por los derechos civiles.

Mantiene un estricto régimen de ejercicios con un entrenador, se entrena en una trotadora diariamente y hace boxeo y calistenia.

También se preocupa de comer comida fresca que le hacen llegar sus amigos y personal de la embajada. Pude ver que tiene cápsulas de carbón activado que ayudan la digestión y vitamina D para compensar la falta de exposición a la luz solar. También usa rayos UBV para compensar la palidez que la falta de exposición al sol le ocasiona.

Me expuse a los reyos UBV dos días antes de aparecer en el balcón de la embajada hace seis semanas, a la media hora un miembro de mi equipo me dijo, Julián tienes un lado de la cara y el cuello como una remolacha. Yo lucía como una langosta hervida, pero la aparición en el balcón era un gran momento político y me dije, bueno que se le va a hacer. Decidí poner el otro lado de la cara para igualar, los ojos me ardían, no podía ver, se me hicieron ampollas del lado izquierdo. Vino la esposa de un amigo y probó todo tipo de maquillaje que tenía para lograr que yo no pareciera una víctima de Chernobyl, cuenta.

Me animó tener tanto apoyo y también ver ladrillos nuevos. . . Yo estaba como, "Vaya, ladrillos nuevos, qué bien!"

"Echo de menos muchas cosas, ir a las tiendas o salir a comer con los amigos. Echo de menos un horizonte abierto, meter los pies en el mar, pescar, escalar una montaña. . ."

Pero más que nada extraña a su familia. Assange, de 41 años, es hijo y padre amoroso. Hay indicios de que tenía una relación seria antes de que su vida se convirtiera en un drama legal, aunque evita tratar todos los detalles.

Él dice de su situación: "La mayoría de las relaciones humanas normales se hacen obviamente difíciles.

"La gente que quiero y que no puedo ver por razones de seguridad. Me ha causado graves dificultades. Relaciones que eran importantes para mí. Algunos miembros de mi familia, incluyendo mis hijos, han recibido amenazas de muerte.

"Tomé algunos riesgos. Si usted tiene ideas filosóficas o políticas en las que cree, debe pagar el precio y eso está bien. Pero los miembros de la familia, que no tienen por qué pagar ese precio, principalmente mis hijos".

"Ahora bloggeros de derecha en los EE.UU. hacen llamados para a obligarnos a dejar de publicar. Ellos quieren usar a mi hijo como una palanca contra nosotros. Es un problema significativo constante".

Se cree que Assange tiene dos hijos: un niño - el mayor - y una niña. El no revela detalles sobre sus hijos, sus edades o los países donde residen, por razones de seguridad. Teme lo que podrían hacerles tanto individuos como estados tales como Siria, que han sido sometidos al escrutinio de WikiLeaks.

Lo que voy a decir es esto: "Crié a mi hijo mayor como padre soltero por más de 14 años en Australia. Yo era un padre ocupado, pero no ausente. Yo no he visto a ninguno de mis hijos desde antes del arresto domiciliario" y añade contundente:"... Las dificultades logísticas se trasladan al entorno emocional".

Él no cree que su vida esté en peligro, a pesar del estallido ocasional de los oponentes estadounidenses de extrema derecha, a los que el llama "patriotas locos".

"Se trata de una guerra de desgaste: los ataques de personajes, el bloqueo económico [que comenzó en 2010 y desde entonces se calcula que le costó a Wikileaks el 95 por ciento de sus ingresos] y 12 juicios importantes en todo el mundo. EE.UU. quiere demostrar que nadie puede avergonzarlos de la forma que lo hemos hecho y salir indemne. Pero no pueden mandarme a matar en un accidente automovilístico porque esto no serviría de ejemplo.

Preguntado acerca de los servicios de seguridad británicos, Assange dice crípticamente: "Hemos tenido eventos de vigilancia de vez en cuando, incluso después de mi entrada en la embajada, pero hablar de ellos ahora sería contraproducente".

Pero incluso si el no tiene miedo a que los acontecimientos logren apagarlo, los 100 días recluido le han pasado factura. "Mi salud se está deteriorando lentamente", ¿Cómo, física o mentalmente? le pregunto. "Espero que físicamente. Tengo una afección pulmonar que me provoca una tos que me atormenta".

Sin embargo, su estado de ánimo está mucho mejor de lo que estaba durante su arresto domiciliario, cuando pasó 560 días bajo estrictas condiciones de libertad bajo fianza en Norfolk y Sussex antes de entrar en la embajada.

"Mis tiempos de libertad bajo fianza y bajo arresto domiciliario me asediaron en extremo. Esto es menos", dice Assange.

¿Qué pertenencias se trajo para mantener su espíritu? Él mira alrededor hasta que sus ojos se posan sobre un sombrero de fieltro anaranjado de Kazajstán, regalo de un amigo, y una variedad de botellas de licor, en su mayoría sin destapar. "No se ven bien, ¿no?", Dice sonriendo. "Pero al menos nadie puede decir que me he convertido al Islam."

Él no tiene ninguna duda de que va a ir a Ecuador algún día. "Creo que es inevitable, no seré abandonado aquí. Desde Ecuador, mi equipo y yo podríamos viajar de manera segura hacia y desde un número de países amigos como Túnez, Egipto, Rusia, Brasil, India, Venezuela, Chile y Argentina.

"Hay que ver los países del mundo como un tablero de ajedrez con áreas claras y oscuras con arreglos siempre cambiantes, dependiendo de nuestra última publicación. Pero ¿cómo va a llegar a ese primer escalón de Ecuador, dado que William Hague, ha puesto en claro que será arrestado incluso si sale de la embajada esposado a un diplomático? Hasta el momento se le ha concedido asilo por parte del gobierno en Quito pero no status diplomático.

"El Reino Unido tiene la obligación de respetar la inmunidad diplomática y la santidad de los vehículos diplomáticos. La cuestión es si William Hague instruirá a la policía del Reino Unido para que viole la ley".

"Si los EE.UU. retira sus acciones contra nosotros, entonces la situación se vuelve fácil. El período de riesgo para mi extradición a los EE.UU. - a pesar de que podría venir en cualquier momento - es inmediatamente antes o inmediatamente después del juicio de Bradley Manning, ya que la acusación es que yo estaba en una especie de conspiración con él para obtener información de los EE.UU. a juicio del gobierno". "El juicio de Manning está programada para empezar en febrero", señala.

"A menos que el Reino Unido quiere verse envuelto en una solicitud de extradición de EE.UU., es aconsejable que el punto muerto entre el Reino Unido y Ecuador se resuelve entonces".

Assange está convencido de que las denuncias de delitos sexuales cometidos en Suecia serán retiradas. "Podría ser en tres meses, podría ser antes", dice.

Se niega a hablar de las circunstancias concretas que rodean las acusaciones, diciendo: "Quejarse no es propio de un caballero". También teme que cualquier intento de defenderse podría sugerir que cometió un delito.

No discute si se acostó con dos mujeres a pocos días de diferencia mientras dictaba una conferencia en Estocolmo y cuando éstas descubrieron su deslealtad, fueron juntas a la policía.

Assange se niega a decir si él cree que le tendieron una trampa o si fue simplemente mala suerte que sus acciones le dieran a sus oponentes un arma para usarla contra él. "En Suecia estaba en una posición completamente dependiente de otros para mi seguridad, protección y alimentación".

"Sin querer entrar en detalles privados, hay muchas cosas que haría de manera diferente viéndolo en retrospectiva. Los hechos, según consta en los documentos de la policía, hablan claramente de mi inocencia", expresa.

"El problema es que me he quedado atrapado en el Reino Unido por el reclamo de extradición de Suecia durante los últimos dos años, mientras que EE.UU. ha progresado en su investigación sobre WikiLeaks y yo, hasta el punto en que está listo para proceder con la acusación, o casi listo.

"Incluso si el caso sueco es retirado, EE.UU. puede solicitar una orden de extradición al Reino Unido. Si la investigación de EE.UU. termina, yo podría viajar de nuevo".

"Si se procede a un juicio, entonces es un juego de ajedrez en términos de mis movimientos. Me haría bien estar en una jurisdicción que no tenga un tratado con los EE.UU., en cualquier lugar que me permita seguir trabajando".

WikiLeaks y lo que representa es la razón de ser de Assange y él sigue desafiante. "¿Nunca vamos a parar? No, la preservación de la historia es lo que importa -y la historia que más importa es la que sucedió la semana pasada o el año pasado- se trata de un patrimonio común. Su valor y su importancia van más allá de una persona o una institución".

"Esconder esa información y no hacerla del dominio público es lo mismo que destruirla. Es como quemar la biblioteca de Alejandría".

Algunos pueden ver a Assange como un lunático a la caza de conspiraciones, para otros, él revela verdades oscuras sobre el mundo que todos compartimos. ¿Cree que el resto de nosotros sufre de sonambulismo?

"Cuando ves a instituciones de todo el mundo, no la vuelta, sino los documentos de instituciones titánicas como los Estados, las grandes empresas y los bancos, se empieza a vislumbrar el patrón común de la civilización humana moderna y se puede ver cómo el mundo va a la deriva.

"Corremos el riesgo de pasar a una distopía transnacional, de una talla de la que nunca hemos visto, debido a la creciente interconexión de los estados y las economías."

Me despido de la embajada luego de casi cinco horas de haber entrado, afuera están los policías quejándose de que no tienen un baño a donde ir. Para ellos ha sido sólo un día lluvioso más, cuidando a Julian Assange, el hombre marcado como enemigo de Norteamérica.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4318 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

US N /internacionales/n215224.htmlCUS