Gobierno de Colombia e indígenas del Cauca alcanzan acuerdo

Santos y los indígenas caucanos

Santos y los indígenas caucanos

Bogotá, agosto 16 - El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y las comunidades indígenas del departamento del Cauca (suroeste) acordaron este miércoles instalar cuatro mesas integrales para evaluar las diferentes solicitudes de estas etnias y llegar a un consenso general que permita restablecer la paz en esta región.

Las mesas comenzarán a organizarse este jueves y estarán integradas por delegados del Gobierno, ministros y representantes indígenas de una región que en las últimas semanas se ha visto sacudida por enfrentamientos entre nativos, grupos insurgentes y fuerzas militares.

El jefe de Estado acudió al llamado de los pobladores y se reunió con ellos en el resguardo La María, ubicado en el municipio de Piendamó. Pidió que las mesas conformadas le entreguen resultados concretos en dos meses.

Estas mesas integrales abordarán cuatro temas: construcción de paz, autonomía territorial, Gobierno y autonomía indígena, y desarrollo de derechos económicos, culturales y sociales de los pueblos aborígenes.

Los 20 mil indígenas aprovecharon para entregarle un documento en el que solicitan el retiro de la fuerza pública del cerro Berlín, al que consideran sagrado.

Igualmente, pidieron revocar la personería jurídica de la Organización de los Pueblos Indígenas del Cauca (OPIC) -por estar en desacuerdo con las protestas- y cancelar los títulos mineros otorgados a multinacionales en estos territorios.

El Presidente recibió este pliego de peticiones y aseguró que cada una de las solicitudes será evaluada y atendida oportunamente.

"Éste es un Gobierno, un Presidente, que cree en el diálogo, que cree en la concertación", afirmó Santos y agradeció la bienvenida que le dieron las comunidades indígenas.

Perdón incluido

Por su parte, el Mandatario nacional manifestó que su Gobierno no considera a los aborígenes del Cauca como guerrilleros, motivo por el cual pidió perdón por los daños ocasionados.

"Pedirles perdón y al mismo tiempo pedirles que trabajemos juntos para que eso deje de suceder y no suceda nunca más", expresó, aunque agregó que no retirará a la fuerza pública del Cauca ni de ningún otro lugar del país.

Asimismo, sostuvo que "moriría feliz" si su gestión logra la reconciliación en el país, a pesar que actualmente “no están dadas las condiciones para avanzar en un proceso de esa índole”.

"Hasta que yo no vea esa verdadera voluntad de paz, la Constitución me obliga a defender la seguridad de los colombianos usando la fuerza militar y policial", puntualizó.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1878 veces.


Comparte en las redes sociales



Notas relacionadas

VE N