Obama no condenó ni reconoció que hubo un golpe de estado en Honduras

[NOTA: 2:16PM….Hace segundos, CNN en Español acaba de transmitir una sesión del congreso en Honduras en donde presentaron la supuesta carta de renuncia del Presidente Zelaya…PERO CNN ACABA DE COMUNICARSE CON ZELAYA QUIEN CONFIRMA QUE NUNCA HA RENUNCIADO NI FIRMO NI ESCRIBIO LA CARTA QUE ACABA DE PRESENTAR EN EL CONGRESO DE HONDURAS!


NOTA: 3:30PM...Congreso de Honduras ilegalmente destituyó al Presidente Manual Zelaya y impusieron al presidente del Congreso como el jefe de estado de facto...ahora que dirán desde Washington?]

Caracas – Parece un deja vu. Un golpe de estado contra un presidente legítimamente electo en América Latina. El presidente constitucional secuestrado por las fuerzas militares golpistas. Los medios oficiales cerrados por las fuerzas golpistas. Las señales de los medios internacionales cortadas para que el pueblo no vea la noticia. Los embajadores de países amigos amenazados, golpeados, sus sedes diplomáticas violadas. La llamada “sociedad civil” diciendo que no hubo golpe, que es una simple “transición a la democracia”. El gobierno de Washington declarándose “preocupado” pero dispuesto a “trabajar con las fuerzas de democracia”.

Si, parece a Venezuela en abril de 2002, pero es Honduras, hoy. Un golpe de estado contra el Presidente Manuel Zelaya de Honduras acaba de occurir en la madrugada del domingo, 28 de junio. Soldados disparando entraron a la residencia presidencial durante las tempranas horas de esta mañana, golpeando a Zelaya y su esposa, y llevándolo preso. Lo trasladaron a una base militar cercana a Tegucigalpa y lo montaron en un avion, sin decirlo a donde se iba. Llegó a Costa Rica horas después y logró comunicarse con Telesur.

La coordinadora de una organización de la oposición en Honduras, Martha Diaz del Grupo Paz y Democracia, que recibe financiamiento del gobierno estadounidense a través de la USAID, declaró via CNN en Español que la “sociedad civil” consideraba que no hubo un golpe de estado en Honduras hoy, sino “una transición a la democracia”. Diaz dijo que la “sociedad civil” no apoyaba al Presidente Zelaya y estaba en contra de su esfuerzo de realizar una encuesta popular sobre una futura asamblea constituyente, que iba a tomar lugar durante el día de hoy.

El golpe fue ejecutado luego de días de tensión en Honduras, resultando de una iniciativa popular de realizar un referéndum consultivo – no obligatorio – sobre la posibilidad de votar sobre la conformación de una asamblea constituyente durante las próximas elecciones en noviembre. La iniciativa, propuesta por el Presidente Zelaya, junto a movimientos sociales y partidos políticos aliados, fue declarada ilegal por la corte suprema de Honduras, luego de una solicitud de revisar su constitucionalidad por parte del Congreso de Honduras, conformado por una mayoría anti-Zelayista.

El miércoles pasado, el Presidente Zelaya destituyó al jefe del estado mayor conjunto, el General Romeo Vásquez, cuando este desobedeció una orden de su Comandante en Jefe de distribuir el material electoral por todo el país. El General Romeo Vásquez, un graduado de la Escuela de las Américas en EEUU, el famoso instituto conocido por entrenar y formar la mayoría de los dictadores y represores en América Latina, había desobedecido los órdenes del Presidente Zelaya, amparándose en la decisión de la corte suprema. Sin embargo, el General estaba obligado a cumplir los órdenes de su Comandante en Jefe, quien es el presidente del país.

El día siguente, la corte suprema declaró ilegal a la destitución del General Romeo Vásquez, volviéndolo a su mandato. El ministro de defensa de Honduras, Angel Edmundo Orellana, renunció en medio de la tormenta.

El viernes 26 de junio, el Presidente Zelaya, junto a miles de miembros de sindicatos y movimientos sociales, salieron a la calle a respaldar el mandato del jefe de estado y la realización de la consulta popular del domingo. Llegaron hasta la base militar donde tenían resguardado el material electoral, recuperándolo e inciando su distribución por el país en preparación de la encuesta histórica. La actual constitución de Honduras, que fue escrita en el año 1982 durante la guerra sucia liderada por el gobierno de Ronald Reagan, limita a la participación popular en los asuntos políticos. La consulta propuesta para este domingo hubiese sido el primero proceso participativo en la historia del país centroamericano, dando una indicacción de que Honduras estaba en camino a construir una democracia más participativa.

Pero todo eso fue frenado violentamente el domingo en la mañana, con el secuestro del Presidente Zelaya y la represión en las calles de Honduras. Los medios de comunicación privada pasaban comiquitos y telenovelas en lugar de noticias. Las señales de CNN en Español y Telesur fueron cortados en horas de la mañana para evitar que la noticia verdadera sobre el golpe de estado llegara al oido del pueblo. Los embajadores de Venezuela y Cuba en Honduras fueron secuestrados, golpeados y dejados en zonas remotas en las afueras de Tegucigalpa. La cancillera, Patricia Rodas, ha sido secuestrado de su residencia a golpes y llevado presa por los militares golpistas.

La Organización de Estados Americanos (OEA) convocó una reunión de emergencia esta mañana, unánimamente condenando el golpe de estado en Honduras. El Secretario General de la OEA, Jose Miguel Insulza, anunció su inmediato traslado a Honduras para investigar la situación. Los países del ALBA han emitido una declaración firmamente condenando al golpe de estado y respaldando su apoyo al presidente constitucional, Manuel Zelaya. El Grupo de Rio se esta convocando para preparar una declaración condenando el golpe, según su presidente, el jefe de estado de Costa Rica, Oscar Arías. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien también es la acutal presidente de UNASUR, también anunció su condena al golpe y la preparación de una declaración de la comunidad suramericana reforzando ese sentimiento. Hasta la Unión Europea ha condenado el golpe contra Zelaya. Y las Naciones Unidas, en declaraciones de su Secretario General Miguel D' Escoto hace pocos minutos, condenó de manera clara y categórica, el golpe de Estado militar que se ha llevado a cabo este domingo en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya.

Pero el único gobierno regional que no ha condenado la situación en Honduras como un golpe de estado ha sido Estados Unidos, quien solamente, hasta ahora, ha expresado su “preocupación”. El Presidente Obama ha dicho que está “preocupado” por la situación en Honduras y espera que “respetan” a las “normas democráticas”. Poco después, el Asesor para asuntos de América Latina ante la Casa Blanca, Dan Restrepo, fue entrevistado por CNN en Español y reiteró la “preocupación” del Presidente Obama ante la situación en Honduras. No condenó al golpe de estado, ni siquiera aceptó que un golpe de estado había ocurrido. Restrepo indicó que Washington estaba en cercana comunicación con “fuerzas democráticas” en Honduras y que apoyan a la democracia en el país. Cuando fue preguntado por un reportero de CNN sobre la posibilidad de que Washington reconociera otro presidente que Zelaya en Honduras, Retrespo evitió la respuesta. Aunque si dijo que Estados Unidos reconoce a Manuel Zelaya como el presidente elegido en Honduras (algo además obvio porque han llevado una relación diplomática con su gobierno hasta ahora) no llamó para su restitución inmediata e indicó que Washington estaría dispuesto a trabajar con el “orden democrático” en el país. Sin una condenación clara, como han hecho todos los demás países en la región, y hasta también la Comunidad Europea y las Naciones Unidas, el gobierno de Obama parece estar apoyando el golpe de estado en Honduras.

El Presidente Zelaya, hablando en vivo en una rueda de prensa desde Costa Rica, junto al presidente de esa nación, Oscar Arias, ha confirmado que no ha recibido llamado ni mensaje del Presidente Obama, a pesar de que él mismo se lo ha solicitado publicamente. Explicó que recibió una llamada del subsecretario de estado Thomas Shannon, quien expresó que Washington no estaba involucrado en el golpe.

La Secretaria de Estado Hillary Clinton, emitió una declaración hace pocos minutos condenando la “acción tomada en contra del Presidente Manual Zelaya de Honduras” y llamando a “todas las partes en Honduras a respetar el orden constitucional y el estado de derecho”. Llama también para que se resuelvan “las disputas políticas de manera pacífica y a través del diálogo.” Sin embargo, no califica lo que ha sucedido en Honduras como un golpe de estado y tampoco llaman para la restitución del Presidente Zelaya.

evagolinger@hotmail.com

Esta nota ha sido leída aproximadamente 4100 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Eva Golinger


Visite el perfil de Eva Golinger para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eva Golinger

Eva Golinger

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

US N ab = '0' /internacionales/a81004.htmlC0http://NON-VEca = .