Polvorín islámico

El poder militar que enfrentarían Israel y EEUU si decidiesen invadir Irán

Si el eje Washington-Tel Aviv decidiera invadir militarmente a Irán posiblemente el infierno de Irak o la ratonera del Líbano lucirían como paseos turísticos comparados con lo que les depararía a sus tropas el gigante islámico de Medio Oriente.

Irán cuenta con un territorio cuatro veces mayor, y tiene un equivalente a tres veces la población de Irak.
Al mismo tiempo, el terreno de Irán es mucho más montañoso que el de Irak, y conforma el teatro ideal para la guerra de guerrillas, en la cual están entrenados alrededor de 500.000 mujaidines voluntarios preparados para ser movilizados en cualquier momento.

Para comparar, basta citar el ejemplo de Líbano, donde 30.000 soldados israelíes, con tanques, baterías de artillería, helicópteros artillados, cobertura aérea con misiles, bombas "inteligentes" y fuego naval, no pudieron doblegar a los 5.000 combatientes de Hezbolá entrenados por Irán y Siria.

En términos convencionales, las Fuerzas Armadas iraníes son las más numerosas y poderosas del Medio Oriente: cuentan con 1.000.000 de efectivos distribuidos entre el Ejército de Tierra, la Fuerza Aérea, la Marina y el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI).

La doctrina y la estrategia de Defensa militar iraní, prevé la movilización, en caso de necesidad, de un “Ejército islámico” de 20 millones de personas sobre un total de 71 millones de habitantes (según censo de 2005).

Tanto hombres como mujeres, de 12 a 60 años, reciben preparación militar en las filas de las milicias populares, y en caso de guerra podrán ser incorporados a las fuerzas armadas regulares.

Las Fuerzas Armadas cuentan con 44 divisiones de combate (32 de infantería, 3 mecanizadas, 7 blindadas, 2 aerotransportadas), y con 24 brigadas (17 de infantería, 2 blindadas, 5 de paracaidistas).
Poseen 7 brigadas de misiles, 10 “grupos” de artillería, 18 “grupos” antiaéreos, 2 brigadas de protección contra las armas de destrucción masiva, 4 brigadas de aviación del Ejército, 25 escuadrones de aviación de combate, 14 escuadrones de aviación de apoyo, 6 brigadas de buques de guerra y 2 brigadas de infantería de Marina.

El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, considerado como el "ejército ideológico" del régimen, representa “un ejército dentro del ejército” ya que cuenta, además de sus fuerzas terrestres, con Fuerza Aérea y Marina propias, además de la policía y del resto de las fuerzas de seguridad bajo su control.
Además, los Guardianes de la Revolución cuentan con el "Kode", un cuerpo de elite de 15.000 hombres cuya misión es organizar operaciones especiales en la retaguardia enemiga.

La Guardia Revolucionaria tiene bajo su mando a las milicias voluntarias (mujaidines), que cuentan con unidades de combate y un sistema de movilización permanente en todas las localidades.

Además de su excelente preparación militar, los soldados y mujaidines iraníes están mentalizados en una sólida formación "religiosa-doctrinaria" imbuida en los valores y preceptos del Islam, que los torna inmunes a operaciones de guerra psicológica convencionales (como ya se demostró con Hezbolá en Líbano).
La industria iraní ya produce aviones y helicópteros de combate, el caza-bombardero “Azarahsh” se fabrica sobre la base de coordenadas técnicas del F-5E estadounidense, y el caza pesado “Sakeh” tiene característica parecidas a las del F-14.

El complejo militar industrial iraní fabrica también el helicóptero “Shabaviz”, clónico de un modelo estadounidense. Además Irán es un gran comprador de caza-bombarderos rusos MIG-29 y de otros aparatos de combate de última generación.

Irán ya cuenta operativamente con los misiles Shahab-3, que pueden portar ojivas nucleares. Una versión actualizada del misil puede llegar a Israel y a regiones del Medio donde se encuentren fuerzas norteamericanas o israelíes, incluido Irak.

El Sheab 3 es un misil balístico de una sola fase, construido en base al modelo del misil soviético Scud-B (el mismo que el antiguo régimen de Saddam Hussein arrojara sobre Tel- Aviv durante la primera Guerra del Golfo, en 1991) y su alcance estimado es de 1.300 km. -suficiente para alcanzar objetivos en Israel- y puede transportar una carga explosiva de aproximadamente 700 kg.

La amenaza de este misil, que ya se encuentra operacional, consiste en que puede transportar ojivas químicas o biológicas, que lo convierte en el más serio peligro para Israel.

Según fuentes de inteligencia estadounidense e israelí, Irán ya abría comenzado una producción serial de este misil y estaría en condiciones de producir hasta 20 prototipos por año.

Este es un escenario, apenas resumido, de lo que encontrarían Israel y EEUU si intentaran desembarcar en Irán.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 40125 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US N /internacionales/a24975.htmlCUS