De Mao Zedong a Deng Xiaoping: China en revolución

¿Cómo podríamos definir al proceso revolucionario que se ha desarrollando en China y qué significa "socialismo con características chinas"? Pero no solo debemos preguntarnos qué es China y qué significa para nuestro proceso revolucionario sino inquirirnos el significado de nuestras relaciones ¿globales? con la actual potencia mundial sin miedos ni pensamientos estructurales y alienados hacia el Imperio estadounidense.

El proceso de occidentalización forzada de China tendría sus inicios cuando en los comienzos del proceso del imperialismo se le impusiera el Tratado de Nanking al imperio manchú por la curiosa causa de la decisión del emperador manchú de ordenar la incineración de "bultos de opio indio" de propiedad británica que se encontraban en depósitos situados en la provincia de Cantón. Definitivamente, cualquier país y su gobierno deberían permanentemente considerar el significado del concepto de la economía titulado como "acumulación".

Curiosamente, aquel tratado desarrollaría dos escenarios: el primero, un movimiento en contra de lo que, posteriormente, se denominarían como los "Tratados Desiguales" y, al tiempo, un movimiento en contra del gobierno extranjero manchú y a favor de un gobierno presidido por políticos chinos cual se gestaría cuando se alcanzara el triunfo y la fundación de la primera República de China (1911). Es de destacar que para esa fecha, cierta intelectualidad china estaría en conocimiento del "pensamiento marxista", de la "Revolución de 1905" en Rusia, del proceso político que se encontraba en desarrollo en Europa y las realidades en los EEUU de América. Pero, conceptualmente, la intelectualidad provinciana china iría desarrollando sus propias propuestas de gobierno provincial como, por ejemplo, aquellas de Mao Zedong para su tierra natal de la provincia de Hunan. (Philip Short. "Mao". Edit. Crítica, Barcelona, 2007, pp. 1047).

Las primeras decisiones en el proceso revolucionario chino, es de prudencia exponerlo, fueron impuestas sobre las bases de los intereses occidental-europeos por la Rusia bolchevique a través de la Internacional Comunista en considerando una serie de variables de intereses estrictamente relacionados con el proceso de perfectibilidad en el cual estaba incurso el sistema capitalista mundial en un momento cuando era de obligación redefinir tanto el propio sistema capitalista como el concepto en praxis del imperialismo (años de la pre-guerra y post-guerra mundial del 18). Aquellos escenarios llevarían a Mao Zedong a definir el aún mal comprendido concepto político-ideológico de "semi-colonia", un concepto más adaptado a las realidades de las presencias de los gobiernos capitalistas en China y sus impactos en la praxis de los "Tratados Desiguales".

Es evidente que el triunfo de la "Revolución Bolchevique" como su significación gubernamental ideológica de ser un gobierno de obreros y campesinos sobre la base filosófica del marxismo no solo impactó, real y profundamente, lo conceptual contenido en praxis de la permanencia del sistema capitalista como modelo socio-económico y político-ideológico occidental como, también y directamente, se objetivaría en China por diferentes razones político-ideológicas siendo aquel país asiático el "Centro de Producción" fundamental de bienes y servicios en tanto y cuanto los escenarios europeos se encontraren en escenarios pre-bélicos, bélicos y post-bélicos con economías con altas inflaciones y gobiernos débiles.

Para la Rusia Bolchevique era fundamental para su propia supervivencia tener y consolidar su presencia en las realidades chinas, en la economía china por su real significación para las testas coronadas europeas, era importante por el carácter y su significado real de los contenidos en los "Tratados desiguales" y sus impactos objetivos en lo transversal de la sociología china tanto en las migraciones de los componentes sociales desde el sector rural a las ciudades como en las realidades de las situaciones del sector obrero en las fábricas de propiedad occidental.

Aquel escenario podría ser de utilidad imperativa en los objetivos más pragmáticos de Joseph Stalin que en los mismos objetivos pero teórico-prácticos propuestos por León Trotsky conjuntamente con la real dependencia de la cúpula de la Internacional Comunista a los intereses de Moscú en detrimento de un proceso revolucionario-nacionalista en curso en China.

Pero las debilidades conceptuales y políticas incidirían en aquellos primeros momentos revolucionarios de dependencia hacia Moscú no solo en la construcción del modelo de partido político como la imposición de la novel teoría en praxis denominada como "Frente Unido Nacional", siendo ambas realidades necesarias pero, nos consideramos, algo alejadas a las objetivas realidades socio-económicas e históricas de China independientemente que, a posteriores momentos, el propio modelo de partido se consolidara y la concepción de gobierno y su economía se copiara del modelo bolchevique.

Pero sería Mao Zedong quien iría objetivando el carácter chino de la Revolución china cuando decidiera ir imponiendo su propia visión de revolución. En nuestro criterio aquel proceso comenzaría cuando decidió negarse a continuar sus clases sobre las realidades del campesinado chino en la Academia militar de Whampoa. El segundo importante paso fue el llamado a la "Rebelión de la Cosecha de Otoño" continuando con la "Larga Marcha" y la consolidación de la base en la provincia de Shanxi con apoyo de la población de Shaanxi. Podríamos considerar que durante esta etapa revolucionaria (1924-1935), Mao Zedong se desarrollaría como líder revolucionario más político que militar. La expansión japonesa sobre Asia Oriental demostraría la visión revolucionaria y pragmática de Mao Zedong de saber adaptarse a las reales circunstancias objetivas posponiendo, parcialmente, el propio proceso revolucionario chino alcanzando un interesante acuerdo con la burguesía nacionalista y el partido de centro-derecha, Guomindang, en función de confrontar y combatir la invasión japonesa. La derrota del Japón y la objetivación del proceso revolucionario llevarían a los escenarios político-militares en China hacia la "Guerra Civil" y el consiguiente triunfo de la Revolución socialista china (octubre, 1949).

Lo inmediato anterior nos permite exponer la personalidad revolucionaria de Mao Zedong como líder revolucionario al tiempo de precisar la importancia militar del fundador del Ejército Popular de Liberación adscrito al Partido Comunista Chino, mariscal Zhu De. Ello es de importancia vital para la demostración parcial y subjetiva de un Mao Zedong más histórico-revolucionario-permanente, quizás por aquel pensamiento de la "unidad de los opuestos", cuando consideramos sus cualidades como Jefe de Estado, Jefe de Gobierno; más respetado como líder fundamental del proceso revolucionario que como conductor objetivo de "lo militar revolucionario" independientemente de sus capacidades de análisis de las situaciones nacionales e internacionales.

El gobierno revolucionario que se instaló a partir del 1º de Octubre (1949), se constituiría como un gobierno asimétrico a la realidad objetiva nacional e histórica de China conjuntamente con el carácter atípico de lo real-conceptual de la Revolución China cuando adaptaría el "modelo soviético" de economía para su propio desarrollo de la "estructura económica" sobre las bases reales de la economía heredada capitalista "semi-colonial" y el desarrollo de una super-estructura impuesta desde Moscú para la justificación obligante de aquella "estructura económica" del lógico proceso correspondiente a lo conceptual conocido como "socialismo real". Lo inmediato es expresado grosso modo pero no implica ni obsta en su negación según el propio desarrollo histórico conocido en China.

Es evidente que las contradicciones se expresaron entre dos formas de pensar la revolución y dos modelos de desarrollo estructural de la economía; uno alienado a Moscú mientras que el otro más cercano a las realidades objetivas de China y su Historia.

Es de todos conocidos esos movimientos que se irían gestando durante los primeros 20 años de revolución siendo, probablemente, el más significativo por la propia aceleración hacia un proceso revolucionario con "características chinas", aquel denominado como la "Revolución Cultural" cuando toda la estructura del Estado chino, prácticamente, tendía hacia su "permanente caos" con serias y fuertes incidencias sobre la producción agrícola, la educación estructurada, la Política, el quiebre de todas las industrias y el permanente deterioro del parque industrial. Es decir, se conjugaron las contradicciones entre el "modelo del socialismo real", la praxis de la "revolución permanente" y lo histórico-social chino. Estas contradicciones serían controladas y reestructuradas por la "cúpula militar china" gracias a las decisiones de los más altos responsables del proceso revolucionario que llevaría al Partido Comunista Chino al triunfo sobre las derechas adscritas a Washington, fundamentalmente.

Es de reconocer que el artífice de tal desarrollo histórico en pro de los necesarios "cambios profundos" y la reconversión real del Estado chino hacia la modernidad tanto nacional como internacional en considerando la objetividad y real significado de aquella denominación calificada por Mao Zedong hacia los EEUU de América al considerar al Imperio como "tigre de papel", sería Deng Xiaoping.

Es de obligación precisar algunos interesantes detalles sobre Deng Xiaoping. Éste sería "comisario político" de uno de los más importantes ejércitos durante el proceso revolucionario-militar; creemos recordar que tendrían sus labores como "comisario político" importancia con el proceso de rescate de la provincia de Shandong durante la "Guerra Civil".

Una vez triunfara la Revolución China, sería designado como Secretario General de la Oficina Central del Gobierno chino, es decir, sería el responsable de llevar el "día-a-día" del gobierno revolucionario; era un cuadro muy cercano tanto al líder obrero y Presidente de China como de quien sería a lo largo del proceso revolucionario el "fiel de la balanza" de la Revolución china y Canciller de China, Zhuo Enlai. Sería Deng Xiaoping seriamente perseguido durante la "Revolución Cultural", acusado de contra-revolucionario siendo, posteriormente, protegido por el mariscal Ye Jieying y desde Cantón iniciaría el proceso de rescate de la Revolución China derrotando a la esposa de Mao Zedong y a la "Banda de los Cuatro".

Es demostrable que al imponer la política de "reforma y apertura", política aprobada tanto por el Partido Comunista Chino como por toda la estructura militar del Ejército Popular de Liberación, se impondría el necesario y obligante "cambio profundo" del modelo sustentado en el "socialismo real soviético" aún en vigencia a pesar de los avatares históricos conocidos, hacia un modelo de economía mixta necesariamente dirigida al desarrollo socio-económico de la compleja estructura social-histórica contemporánea de China.

En ese marco en referencia, Deng Xiaoping comprendió el real significado y la importancia del modelo de los "zaibatzu-keiretsu" que se había impuesto en Japón a partir de la "Restauración Meiji", modelo copiado por la República de China en Taiwan a partir de la década de los años 50 sustentandose en la correspondiente acumulación en la producción y productividad de la agricultura tal como lo hiciera el Japón, y China durante los primeros 20 años de su gobierno revolucionario.

Es probable y aceptado entre los sinólogos que la compañía china, CITIC, sería el modelo de empresa semi-privada similar al referido modelo japonés que se le asignaría las responsabilidades de desarrollar ese nuevo modelo de "reforma y apertura" china con "características chinas" desde y en apoyo del empresariado privado. Es de referencia que un muy importante y tradicional empresario venezolano es socio de dicha compañía china desde la década de los años 90.

Es evidente que la nueva política de "reforma y apertura" contiene internamente sus propias contradicciones de desarrollo que llevaría a China a dos realidades: lo sucedido en la plaza de Tian Anmen y la obligante y necesaria aplicación a la economía china del "hard-landing" impuesto por el Primer Ministro, Zhu Rongqi, lo cual le permitiría a China el "verdadero salto adelante" en su proceso revolucionario con "características chinas".

Es también cierto que el actual Presidente chino, Xi JInping, ha impulsado nacionalmente la política anti-corrupción dando el ejemplo revolucionario de apoyar las políticas de combate a la corrupción tanto en los altos sectores del estamento militar como del propio partido comunista chino en el marco de las realidades objetivas de la geopolítica mundial que significa y está siendo expuesta por José Vicente Rangel Vale a través de su programa "José Vicente hoy" (Televen) cuando realiza un permanente llamado al diálogo y su real significado en las actuales circunstancias nacionales.

Es evidente, como conclusión, que hay una objetiva diferencia entre realizar la revolución y la realidad imperativa de gobernar en revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 904 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /internacionales/a222916.htmlC0http://NON-VEca = .