Si es contra Evo y Bolivia es contra América y sus pueblos

Lo sucedido en el aire, sobre cielos europeos, con el avión del presidente boliviano Evo Morales, -el indio aimará que liberó a Bolivia del dominio de la vetusta, entreguista y pro imperialista oligarquía bolivinana- cuyo paso por los espacios aéreos de Francia, Portugal, España e Italia fue negado, siguiendo los gobiernos de esos países, naturalmente, las indicaciones y órdenes del imperio yanqui, del fascista presidente Obama que actúa como dueño del mundo y jefe de gobiernos lacayos y sumisos, capaces de cumplir una orden de evidente factura colonial que incluso los afecta a futuro.

Más allá que Evo pudiese llevar en su avión presidencial -que representa y es una porción del territorio boliviano, como lo es una embajada o un consulado en cualquier parte del mundo- al perseguido ex funcionario norteamericano Edward Snowden, que tiene de cabeza al gobierno y al Estado norteamericano, lo sucedido pone de relieve varios hechos, todos de indiscutible gravedad y preocupación.

En primer término ¿qué es lo que teme el gobierno norteamericano que su perseguido favorito revele de los documentos secretos que ya no haya hecho? Obviamente es algo extremadamente grave que con seguridad va a afectar el nivel, primero, de relaciones con sus aliados de Europa y otras latitudes; segundo, afectará las relaciones con otros socios menores que igualmente fueron espiados; tercero, bien pudiera ser que lo espiado revele todo lo referente a los sistemas militares estratégicos, de inteligencia, información confidencial de carácter económico, industrial, científica, tecnológica; revele particularidades de áreas que son extremadamente sensibles para cualquier nación.

En segundo término, el gobierno norteamericano evidenció su carácter prepotente y rapaz, imperialista, neocolonial, al ordenarle primeramente al gobierno del presidente “socialista” Ollande de no permitir el paso del avión presidencial de Evo Morales por cielo galo cuando ya ese paso estaba previamente acordado con el gobierno francés.

¿Cómo fueron las órdenes que un funcionario de la CIA o del organismo de inteligencia al que pertenecía el exespía le dio al gobierno francés, el tono de la misma, los embustes y mentiras, las amenazas y hasta chantajes para que ese gobierno francés -que se suponía soberano- corriera presuroso a cumplir con con una orden extra territorial de un gobierno extranjero y pusiera en peligro la vida del presidente Evo Morales, presidente el Estado Plurinacional de Bolivia y de toda la delegación que iba en el avión, más los tripulantes?

En tercer término tenemos que lo ocurrido puso en evidencia la sumisión de varios de esos gobiernos a los dictados del gobierno yanqui. Pues no fue solo el gobierno francés quien negó el paso por el espacio aéreo del avión presidencial boliviana, se produjo una seguidilla de vetos o negativas donde se sumaron los gobiernos de Portugal, España y Francia. La situación llegó a extremos tales que el embajador español en Viena propuso -¿quién se lo ordenó, Rajoy o la estación de la CIA en Austria, de la cual él seguramente es miembro activo?- requisar el avión/territorio boliviano para “verificar” que Snowden estaba en su interior.

¿Por qué ese funcionario se lanza por ese barranco, y arrastra a todo el gobierno de su país, cuando sabe que Bolivia tiene con España buenas relaciones diplomáticas, que en territorio español viven unos cuantos ciudadanos bolivianos, y que el exabrupto que planteó es una verdadera bomba en la relaciones internacionales?

Evidentemente que el episodio o affaire de negarle el paso al avión presidencial de Evo por el espacio aéreo de Francia -¿por qué se metieron los gobiernos italiano, español y portugués si el plan de vuelo no contemplaba esos países?- destapó la caja de Pandoroy se han salido todos los demonios. Esa torpe, colonialista y desacertada orden del gobierno norteamericano a sus lacayos europeos en horas cambió el cuadro político/diplomático del mundo, se pudiera decir. Tan es así que precipitó la reunión extraordinaria de la Unasur en Bolivia y concitó el más enérgico repudio de los gobiernos suramericanos a lo ocurrido contra Bolivia y su presidente en Europa y un apoyo irrestricto al presidente Evo Morales.

Lo ocurrido en Europa pone una vez más de manifiesto la política del gran garrote de los imperios contra los países de América Latina y el Caribe, de África, de Asia. Que esas políticas imperiales se limpian el culo con la Convención de Viena, que rompen convenios y tratados internacionales como les da la gana, como hizo el genocida Buschcontra Irak que inventó la mentira de las armas químicas, desoyó a la ONU, y masacró y destruyó a la milenaria civilización. Lo hacen ahora en Siria, lo hicieron en Libia que quedó super fracturada, asesinado su líder el coronel Gaddafi y saqueada su riqueza por la oligarquía francesa, italiana, norteamericana.

Al interior del continente latinoamericano y caribeño la solidaridad con Evo y con Bolivia cerró el cuadro, que es lo mismo que poner las barbas en remojo de dignidad, porque las posición de Bolivia, de Ecuador, de Venezuela, entre otros países, con relación a la solidaridad con el joven norteamericano Edgar Snowden, fue la más contundente y elocuente, porque el aparato transnacional/imperial mediático generó la matriz de opinión que el problema era el espía y no las gravísimas denuncias que hizo que perjudican a la humanidad entera y pusieron al desnudo la rapacidad de los gobernantes de los Estdos Unidos del Norte.


¿Cómo van a ser, de aquí en lo adelante, las relaciones políticas y económicas con las naciones europeas que tienen un doble discurso, que son extremadamente hipócritas, que cuando se lo ordenan sus amos norteamericanos, agreden a presidentes y naciones como lo acaban de hacer con el presidente electo, legal de Bolivia, Evo Morales?

Por supuesto debe imperar la dignidad, el decoro, la defensa intransigente de la soberanía, la no sumisión ni la debilidad. Ante la arrogancia y soberbia imperial, la valentía de los revolucionarios.

Esta nota ha sido leída aproximadamente 767 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a169382.htmlCUS