Horror en Palestina

Como cualquier ser humano medianamente sensible, vimos horrorizados las imágenes transmitidas por diversos medios internacionales de lo que insólitamente estaba ocurriendo en la Franja de Gaza. No queríamos dar crédito a lo que nos mostraban Telesur y las diferentes web noticiosas, debido a la saña con que se bombardeó ferozmente durante una semana continua a un pueblo indefenso, así como la manera en que se cometieron asesinatos “selectivos” de algunos líderes políticos palestinos, provocando además la muerte a otras personas inocentes lo cual ha sido considerado simplemente como “daños colaterales”.

Asimismo vimos cómo la vocera del criminal gobierno sionista de Israel explicaba en un show mediático la manera en que estaban bombardeando al Pueblo Palestino, dizque para “dar un castigo ejemplarizante” al Movimiento de Resistencia Islámico (Hamas) y al gobierno de Palestina, mientras la señora Hilary Clinton, Secretaria de Estado de USA, justificaba la desmedida masacre de niños, mujeres, jóvenes, ancianos y adultos civiles, desarmados y en absoluto estado de indefensión, pues no debemos olvidar que la Franja de Gaza es un territorio cercado y bloqueado por todas partes, esto es, sin posibilidad de huir o desplazarse hacia otro lugar.

No somos expertos en temas de guerra, del Medio Oriente ni de las luchas por causas político-religiosas que históricamente han caracterizado a algunos pueblos árabes, sin embargo consideramos que es nuestro deber, y el de todas y todos los ciudadanos del mundo, rechazar la violencia desmedida, así como defender a toda costa el derecho a la libre determinación de los pueblos.

Nos parece inmoral, además de innoble, permanecer ajenos al dolor del Pueblo Palestino, mantenernos inmutables ante el asesinato de tantos niños y niñas inocentes. Tamaña barbaridad no nos permitiría ser merecedores de la herencia internacionalista e integracionista de Miranda, Bolívar, Zamora y Argelia Laya quienes, entre otros tantos hombres y mujeres históricamente preocupados por la paz, la alegría de los niños, la atención a las mujeres y personas de la tercera edad, consideramos hoy inspiradores de la Revolución Bolivariana.

Estaríamos igualmente desdiciendo del marco jurídico y social de esa Revolución preocupada por los derechos y la protección de los niños, niñas y adolescentes; estaríamos tirando a la basura nuestra Ley por el derecho de las mujeres a una vida sin violencia; pisotearíamos así nuestra Gran Misión en Amor Mayor, todos ellos como instrumentos inéditos y revolucionarios de la República Bolivariana de Venezuela para garantizar el buen vivir de los diferentes estratos etarios y de género para la población.

Estar ausentes del horror en Palestina significa negar nuestra condición humanista, socialista e internacionalista, la misma que acabamos de reiterar mayoritariamente el pasado 7-O, cuando reelegimos al Presidente Chávez y rechazamos el paquete neoliberal a favor de los intereses de las minorías pudientes que era impulsado desde el mismísimo gobierno al cual sirve la Sra. Clinton, justificadora del cobarde bombardeo sionista-israelí contra Palestina.

Es el mismo gobierno fascista de USA que intentó imponernos un presidente majunche, con un paquetazo esbozado por el Departamento de Estado gringo, que seguramente contaría con el apoyo del Mossad israelí para ser defendido a sangre y fuego a cambio de las riquezas venezolanas, negociadas con el “señorito perdedor” quien pretende ahora como premio de consolación repetir su desgobierno en el Estado Bolivariano de Miranda…

Es igualmente abominable y despreciable, por decir lo menos, el cómplice silencio informativo que las cadenas noticiosas de la SIP han tejido sobre el horror en Palestina. No hemos visto, por ejemplo a la cadena Capriles, Globovisión o Venevisión, ni se diga CNN, darle la cobertura periodística que la criminal agresión israelí amerita, pero cuando se les ocurre referirlo lo hacen de manera solapada y parcializada, generando subrepticiamente la matriz de opinión acerca de que los agredidos de Gaza son los culpables. Algo así como: “ellos se los buscaron…” fue la tendencia que impulsó un señor en Globovisión cuyo nombre de pila parece ser “embajador”, pues aunque tiene años de haber ejercido tal función, aún se sigue endilgando el cargo con el cual sirvió al imperio pero cobrando por nuestra Cancillería, igual que el “Sr. Matacuras”.
Mantenernos desinformados, indiferentes o al margen del horror en Palestina no solamente es inhumano y antiético, sino que también es apátrida, pues estaríamos dándole la espalda al 4° y 5° Objetivos Históricos de la Patria que conforman el “II Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social 2013-2019”, los cuales contemplan respectivamente el impulso de “un mundo multicéntrico y pluripolar”, así como la “salvación de la vida en el planeta”, ambos claramente despreciados cuando se pretende la hegemonía USA-Israel en el Medio Oriente y al destruir la vida de la especie humana usando armas de gran poder.

Finalmente no podríamos ser universitarios ni universitarias sin reflexionar y pronunciarnos sobre el tema, pues cualquier ciencia carece de valor ante el horror en Palestina…

El autor es: Economista Agrícola. Profesor de la UPT “Argelia Laya”

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1031 veces.