Los 86 Años de Fidel y su Justa Dimensión Histórica

En el año de 1985, si mal no recuerdo, fue publicada una entrevista del fenecido escritor mexicano Juan Rulfo, autor de las renombradas obras “Pedro Páramo” y el “Llano en Llamas” y a quien se le considera el creador en la narrativa latinoamericana de lo que se ha llamado el realismo mágico, quien ante una pregunta del o de la periodista sobre cómo valoraba la Revolución Cubana y su líder histórico Fidel Castro, este respondió diciendo: América Latina se vino a conocer en el mundo después de la revolución cubana.

Y el gran Juan Bosch, como lo define Hugo Chávez, presidente de la República Bolivariana de Venezuela dijo que en nuestra América Latina ha habido tres hombres grandes: Simón Bolívar, Toussaint Louverture y Fidel Castro.

¿Quién es este hombre extraordinario, que ha sido capaz de desafiar el poderío militar de la potencia más grande del mundo­, resistiendo sin doblegarse y sin renunciar a ninguna de sus ideas y principios? Fidel Castro, amado por muchos y odiado por otros, la sola mención de su nombre en cualquier escenario divide la audiencia entre quienes le admiran y respetan y los que le adversan sin ver en el ninguna cualidad positiva.

Cuba, una isla del Caribe a noventa millas de las costas de los EEUU, con doce millones de habitantes, víctima de un bloqueo económico, político, cultural, deportivo y médico, para sobrevivir ha tenido que desarrollar una política en el orden internacional de gran potencia. Sus servicios de inteligencia y seguridad del estado están considerados como uno de los mejores del mundo. Sus atletas compiten en los escenarios mundiales con un nivel de preparación envidiable para cualquier país de cualquier continente. Miles de médicos, enfermeras, bioanalistas y entrenadores deportivos, entre otros, están dispersos por el mundo, sobre todo en los países pobres, de Asia, África y América Latina.

A pesar del bloqueo criminal, impuesto por los EEUU Cuba logró en los primeros tres años de la revolución erradicar el analfabetismo. La educación y los servicios de salud son completamente gratuitos sin importar la carrera que el estudiante escoja, ni el tratamiento médico o cirugía que el paciente amerite.

Científicos cubanos han hecho grandes aportes a la humanidad al descubrir y crear vacunas como la de la meningitis y otras que salvan vidas en Cuba y otras partes del mundo. Solo en Haití cientos de profesionales de la salud sirven desinteresadamente en este país antes, durante y después del terremoto y la epidemia del cólera. Hay regiones en el África subsahariano afectadas por el sistema de inmuno deficiencia adquirida (SIDA) que no han desaparecido de la faz de la tierra gracias a la asistencia del personal médico cubano.

Fidel, amante de los deportes como el beisbol, baloncesto, tenis de mesa, alpinismo, pesca submarina y uno de los grandes estrategas militares del siglo pasado, que fue capaz de derrotar un ejército de más de sesenta mil hombres, con un centenar de guerrilleros mal armado. En la guerra de liberación de Angola dirigió desde Cuba las operaciones militares junto a las guerrillas del Movimiento Popular de liberación de Angola (MPLA) de Agostino Neto, derrotando las fuerzas militares del gobierno racista de Sudáfrica que atacaba por el sur y a las tropas del Congo de Mobutu que invadían el joven estado por el norte, consolidando la independencia angolana y acelerando en más de diez años la caída y desaparición del apartheid y del surgimiento del primer gobierno de mayoría negra en este país, dirigido por Nelson Mandela, quien pasó a ser el primer presidente negro después de pasar más de veinte y cinco años en la cárcel, por su lucha a favor de los derechos civiles de la mayoría negra en esa nación del sur de África.

La derrota de las fuerzas del ejército de África del sur apoyado por los EEUU e Israel, ayudó también a la independencia de Namibia, una ex colonia alemana que África del sur ocupaba ilegalmente.

En un discurso en la Plaza de la Revolución, antes de la desintegración de la Unión Soviética, Fidel pronosticó la desaparición de esa gran nación y de su sistema político, pero aseguró que aunque esto ocurriera, Cuba resistiría y a pesar del recrudecimiento del bloqueo, el heroico pueblo cubano sabia y certeramente dirigido por Fidel y el partido comunista ha resistido y su ejemplo hoy es paradigma para otros pueblos del mundo que luchan por una nueva sociedad, menos desigual, más equitativa y más libre e independiente.

Cientos de atentados han sido develados por los servicios de inteligencia cubanos, cuyo único fin era asesinar a Fidel, desde la Sierra Maestra, con aquel infiltrado en la guerrilla que hasta durmió en su propia barraca, los rifles con miras telescópica, el traje de buzo de regalo con un veneno fortísimo para si se lo ponía muriera al instante, el camarógrafo de la CIA que se hiso pasar por reportero grafico, cuando Fidel visitó Chile en el gobierno de salvador Allende y con una cámara preparada para disparar un proyectil lo tuvo en la mira y no se atrevió a disparar.

La guerra mediática que la gran prensa mantiene contra él lo ha matado y anunciado su muerte centenares de veces, pero aun vive, gracias a Dios y a la buena voluntad de millones y millones de seres humanos de todos los continentes que día tras día oran por su salud y piden al todo poderoso que le dé larga vida.

En la década de los sesenta la OEA, instigada por los EEUU, impusieron sanciones diplomáticas y comerciales a la isla. Todos los países, a excepción de México, rompieron relaciones con la Habana, y Cuba resistió. Hoy todos los países de América tienen relaciones a todos los niveles con Cuba y este país integra junto con Venezuela, Ecuador y Bolivia la organización regional Alianza Bolivariana de las Américas ALBA, que avanza certeramente en el proceso de integración económica y política de esos países.

Una grave enfermedad lo hiso separarse del poder y dejarlo en manos de un grupo de dirigentes de su partido, encabezado por su hermano Raúl. Fue una batalla más de la cual salió airoso y se ha visto más o menos recuperado, aun sigue orientando al mundo a través de sus reflexiones, en lo que él mismo ha definido como la batalla de las ideas, decenas de libros se han escrito sobre su vida, en casi todas las lenguas conocidas.

Fidel, ese hombre universal, nacido en el Caribe, morirá como todos los seres humanos, pero las ideas por las cuales ha luchado sobrevivirán, en todos y cada uno de los hombres y mujeres que creen que un mundo diferente es posible, más justo, más equitativo, donde el hombre y la mujer sean valorados por los aportes que hagan a la sociedad, no por lo que tengan.

Termino estos párrafos sobre un hombre fuera de serie con una de sus frases emblemáticas: “de las fuerzas que dan las ideas es que los pueblos se hacen invencibles”. Que Dios le dé larga vida


El autor es militante revolucionario dominicano.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 984 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a150033.htmlCUS