Alba Alimentos y la reactivación de la agricultura


El Salvador ha entrado en una nueva etapa muy importante para los intereses de los campesinos, en la cual a través de Alba Alimentos se pretende reactivar la agricultura. Pero hay que tratar de explicar primeramente sólo dos cosas. Primero, cómo es que se destruyó el agro a los inicios de la década de 1990 y, segundo, qué es Alba Alimentos. Esta aclaración es pertinente y procedente hacerla, de tal manera que a la gente le quede aún más claro quiénes han sido los que siempre han velado únicamente por sus intereses mezquinos no importando si se pasa por encima de los intereses de las mayorías populares.
Cuando el expresidente Alfredo Cristiani llega al Ejecutivo, el campo del llamado “bloque socialista” se había derrumbado; entonces el momento se prestaba para ofrecer un nuevo modelo en donde prometían que las precarias condiciones de las mayorías populares iban a cambiar. A esto se le conoció como la “teoría del rebalse”, lo cual vendría supuestamente con el tiempo a beneficiar a los desposeídos cuando el vaso rebalsara; es decir, que iba a haber beneficios para todos. En esa coyuntura es donde se implementa el nefasto modelo neoliberal. El expresidente Cristiani aplicó al pie de la letra dicho modelo. Ya entrando a la década de 1990, el expresidente Cristiani, a través del gran inquisidor del agro, el señor Antonio Cabrales, le da muerte a lo que es el agro en nuestro país. Sustituyeron las exportaciones por importaciones de granos básicos, las tierras caen en una situación de ociosidad y el campesino ya no trabaja la tierra. Los hijos de los campesinos escapan del país masivamente hacia el extranjero, principalmente hacia los Estados Unidos.
Luego el expresidente Cristiani comienza a acelerar el cruel neoliberalismo en el país. Inicia esta etapa con la ola de privatizaciones. Lo primero en privatizar fue la banca nacional; pero había una enorme cartera de morosos, eso ellos no lo compraron, fue el Estado quien se encarga de sanear esa cartera morosa y Alfredo Cristiani se auto compra los principales bancos del país como el Banco Salvadoreño, Banco Cuscatlán y el Banco Agrícola Comercial, entre otros. Lo que vino muchos años después ya todos lo conocemos: los bancos fueron vendidos a entidades transnacionales a un precio que ronda por los mil millones de dólares. Algo increíble pero cierto. Los más beneficiados fueron los nuevos grupos de poder económico tal como lo detalla el Dr. Salvador Arias Peñate en su libro “El atlas de la pobreza y la opulencia en El Salvador”; surge de tal manera la burguesía oligárquica, categoría político-económica introducida por el Dr. Arias Peñate.
En la administración del expresidente Armando Calderón Sol se privatizaron el Fondo de Pensiones, la red de telecomunicaciones conocida como ANTEL, entre otras instituciones. Por su parte el expresidente Francisco Flores dolarizó la economía salvadoreña, golpeando fuertemente la economía de las mayorías populares. Finalmente el expresidente Elías Antonio Saca al ver todo privatizado, al ver que el país no tenía rumbo, le vendió la idea a la población consistente en que un posible Tratado de Libre Comercio suscrito con los Estados Unidos le iba a traer beneficios a la población; pero fue todo lo contario, con la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio esto trajo una enorme desventaja competitiva para nuestro país.
En síntesis, el partido de la oligarquía –ARENA- aplicó a la perfección el modelo neoliberal condenando a miles de salvadoreños a la pobreza. La “teoría del rebalse” nunca se concretizó porque al parecer el vaso no tenía fondo o se hacía cada vez más grande, de tal forma que la población empobrecida nunca gozó de los supuestos beneficios tanto anunciados. ARENA es el partido responsable de la pobreza en la que está viviendo el pueblo salvadoreño. Afortunadamente hay países amigos como Venezuela con quien sí se puede tener una relación de cooperación entre los pueblos de Latino América; y esto lo hemos logrado percibir con Alba Petróleos, donde la factura petrolera viene a un módico precio; lo hemos podido palpar también con el proyecto denominado Alba Alimentos.
Alba Alimentos ha venido para ayudar a los campesinos salvadoreños, ha venido al mismo tiempo a reactivar la agricultura, la cual fue lacerada y esterilizada por el partido ARENA. El programa de Alba Alimentos consiste en la entrega de semilla, agroquímicos, entre los que podemos mencionar como el sulfato, un agroquímico tan vital para el cultivo del maíz y del frijol. Este programa es canalizado a través del FMLN mediante el cual se les da un crédito a los campesinos por la cantidad de 600 dólares pagaderos en un año. Esto en términos bancarios creo que no llegaría ni a la categoría de un crédito, sino que en el fondo es una especie de ayuda para que el campesino logre sembrar la tierra. Todo esto es gracias a la ayuda del Gobierno Bolivariano de Venezuela presidido por el presidente Hugo Chávez Frías.
Como he de repetir, este programa está siendo canalizado y promovido por el FMLN; con ello se está logrando que poco a poco se vaya reactivando la agricultura salvadoreña y que de esa manera el campesino pueda sembrar la tierra. La cooperación de países como Venezuela permite el desarrollo e intercambio entre los pueblos de Nuestra América. Estamos seguros que con la llegada a la presidencia en el 2014 del profesor Salvador Sánchez Cerén la profundización de los cambios será una realidad. Una vez dándole continuidad a las transformaciones que ya se iniciaron se podrán continuar las relaciones de igualdad y de respeto con los Estados Unidos, porque no es de olvidar que en ese país del Norte viven casi 2 millones de salvadoreños. Por supuesto que a partir del 2014 las relaciones con Venezuela también se van a fortalecer en el marco de la cooperación entre estos dos pueblos.
Queda evidenciado con el programa de Alba Alimentos que cuando se anteponen los intereses de los más pobres por sobre los intereses mezquinos y personales un país puede salir adelante. Causa una enorme satisfacción ver cómo los campesinos ahora sí tienen facilidad de sembrar la tierra, ahora sí tienen la oportunidad de darle vida a la agricultura que fue prácticamente destruida por los gobiernos de ARENA. No entiendo con que solvencia pueden decir que le ayudan a los campesinos cuando en más de dos décadas fueron excluidos de las fuerzas productivas del país. Nada más queda reflexionar en estos meses de pre-campaña electoral y hacer un balance axiológico para ver cuál de los partidos mayoritarios está beneficiando a las mayorías populares.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1136 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a148962.htmlCUS