México

Plantear alternativas y profundizar estrategias políticas

Jaliscienses y mexiquenses, que se oponen a la corrupción y cuestionan la imposición de Enrique Peña Nieto como presidente de México, se reunieron el pasado fin de semana en Guadalajara y San Salvador Atenco para reflexionar sobre el actual momento político, plantear alternativas y profundizar estrategias. Coincidencias y diferencias en las formas como deberán continuar la lucha social, derrotar al sistema neoliberal y construir una patria con deberes y derechos para todos, fueron expuestas por dirigentes de izquierda en plazas públicas.

Ignacio del Valle y Trinidad Ramírez, integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) recibieron en la Plaza Central de San Salvador Atenco a militantes de 250 organizaciones sociales que llegaron a participar en la Convención Nacional contra la Imposición los días sábado 14 y domingo 15 de julio. Trinidad manifestó que las autoridades no respetan la voluntad del pueblo. Recordó que los gobernadores de filiación priista Arturo Montiel (1999-2005) y Enrique Peña Nieto (2005-2011) reprimieron a los mexiquenses que se opusieron desde 2001 a la construcción de un aeropuerto internacional cerca de Texcoco para beneficiar a empresarios panistas y priistas apoyados por el ex presidente Vicente Fox Quesada (2000-2006).

Enrique Alfaro Ramírez, ex candidato a gobernador de Jalisco por el Movimiento Ciudadano, saludó a sus simpatizantes al mediodía del domingo 15 de julio en la Plaza de la Liberación de Guadalajara y reflexionó sobre el avance de la izquierda jalisciense en el pasado proceso electoral a pesar de los obstáculos y la guerra sucia realizada por dirigentes priistas y panistas unidos con quienes dirigen el llamado Grupo Universidad, principal promotor de Enrique Peña Nieto en la tierra de José Clemente Orozco. Los hombres y mujeres libres que apoyaron la candidatura del también alcalde de Tlajomulco de Zúñiga (2009-2011) le expresaron su deseo de continuar en movimiento contra la corrupción y a favor de la educación gratuita para el pueblo.

Jalisco y los jaliscienses merecen un futuro mejor. Sin educación, sin empleo, sin servicios de salud pública que atiendan a la población, la llamada democracia es una mentira, una simulación. Los alfaristas desean que se limpie la elección, que se castigue a los corruptos y que las escuelas y universidades públicas sean dirigidas por hombres y mujeres humanistas que sean profesionales respetuosos de la Constitución y que dignifiquen sus cargos.

Ayudar a todos los jóvenes que quieran estudiar es una obligación de los gobiernos estatales, federales y municipales. Sin educación no será posible construir una nación pacífica y progresista. Estudiantes, maestros, trabajadores de la educación y padres de familia que apoyaron el proyecto del Movimiento Ciudadano durante la pasada campaña electoral, continuarán ahora unidos en el planteamiento de nuevas alternativas y estrategias de lucha política y social hasta lograr construir instituciones transparentes y confiables en las áreas culturales, científicas, deportivas y de atención y promoción de la salud.

En San Salvador Atenco, un contingente combativo y libre de mexiquenses logró derrotar la actitud arbitraria de Arturo Montiel, ex gobernador del estado de México y Vicente Fox Quesada, ex presidente de la nación, quienes realizaron maniobras sucias para robar a los ejidatarios y favorecer al Grupo Atlacomulco que controla económica y políticamente la tierra donde surgió el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra. Desde entonces, los mexicanos bien informados, saben que Atenco ha sido estigmatizado, porque allí están las víctimas que han dicho: “¡Basta!” a la represión y en este julio de 2012 se movilizan contra la imposición del represor Enrique Peña Nieto.

Once años atrás los ejidatarios de San Salvador Atenco rechazaron la construcción del aeropuerto internacional. Se unieron, movilizaron y no otorgaron permisos para la realización de estudios técnicos en los ejidos como lo planteaban Fox y Montiel. Los altos mandos panistas y priistas jamás consultaron a la población. Solamente mentían en los medios como durante la transmisión de noticieros de Televisa que hacía énfasis en defender el proyecto aeroportuario porque “traería empleo y progreso a los mexiquenses”. El gobierno federal puso un precio ridículo a los terrenos. La población resistió, luchó y ahora continúa en movimiento, recibiendo el apoyo de amplios sectores a nivel nacional.

El Movimiento Progresista y todas las organizaciones políticas, sindicales y sociales que se oponen a la imposición de Enrique Peña Nieto y las llamadas “reformas estructurales” empiezan a buscar alternativas de unidad popular para enfrentar a los enemigos de México. La resistencia popular organizada enfrentará el desmantelamiento y venta de empresas estatales como Petróleos de México (PEMEX) y se opondrá a la reforma laboral que es un nuevo golpe de los partidos políticos tradicionales: Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) contra la clase trabajadora. Quieren regresar a la época del porfiriato en pleno siglo XXI.

San Salvador Atenco y Tlajomulco de Zúñiga son escenarios donde mexiquenses y jaliscienses valientes han sabido oponerse a los opresores que desde los altos cargos que ocupan, y en muchas ocasiones usurpan, en administraciones federales, estatales y universidades públicas, imponen criterios y normas arbitrarias en perjuicio de las mayorías. En Atenco se recuerda y recordará siempre el accionar criminal y violento del gobierno del estado de México, presidido por Enrique Peña Nieto. En nombre de la ley y del estado de derecho, detuvieron, torturaron, realizaron violaciones sexuales y asesinaron a manifestantes y activistas en 2006. Unos años después, en 2009 y 2010, cuando los ciudadanos libres de Tlajomulco eligieron a Enrique Alfaro Ramírez como Presidente Municipal, la dirigencia del Grupo Universidad de Guadalajara, que tiene secuestrado al Partido de la Revolución Democrática (PRD-Jalisco) intentó imponer funcionarios que cobraran mucho y trabajaran poco o nada en el ayuntamiento. Los alfaristas no aceptaron tal imposición, denunciaron a los corruptos, siguieron hacia delante y recibieron el apoyo entusiasta y masivo de los hombres y mujeres libres de Jalisco. Nuevas alternativas y profundización de estrategias políticas ciudadanas continúan en movimiento.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 623 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /internacionales/a147060.htmlCUS