El rostro de Venezuela en la Cuarta República

Es importante y muy necesario recordarle a los que no tienen memoria o se hacen  no tenerla, a los que sufren de amnesia en la Quinta República, lo que era Venezuela en la Cuarta República.

  • Entre 1986 y 1998 el ingreso se deterioró en más de un 52%, por lo que más del 85% de los venezolanos vivían en nivel de pobreza.
  • La inflación llegó a superar niveles de más del 100%,  Venezuela se convirtió en uno de los países con mayor índice inflacionario, lo que ocasionó el derrumbe de los sueldos y salarios con un nivel inferior a los de 1966, acompañado por supuesto, por la perdida de capital de los pequeños y medianos ahorristas que con tanto esfuerzo lo habían guardado.
  • No hubo dinero para retribuir dignamente al trabajador, pero sí para el auxilio a los bancos quebrados. Dinero que se robaron y muchos de ellos siguieron quebrados. Así mismo para pagar la deuda externa que se trago casi la mitad de los ingresos petroleros, entre 1983 y 1998 se pagaron más de sesenta mil  millones de dólares, cantidad muy superior a la que se debía, por los altos intereses a pagar la deuda se mantenía, teniendo el estado que doblegarse o arrodillarse ante los entes bancarios  internacionales del imperio quienes le imponían sus recetas de hambre y miseria para que el Estado pudiera cumplir sus compromisos con la deuda, alejando de esa forma las posibilidades de que los venezolanos alcanzaran a satisfacer sus necesidades fundamentales.
  • La receta implicó el aumento de los pagos de los servicios públicos (agua, teléfono, electricidad y otros), venta de las empresas del Estado: CANTV, SIDOR, VIASA y otras, aumento del costo de la gasolina para los venezolanos, eliminación del pago de las prestaciones a los trabajadores, devaluación del Bolívar y otros.
  • Lo más bochornoso, penoso e inhumano era observar como un grupo de venezolanos traidores a la patria depositaban en dólares en  los bancos extranjeros cantidades por un monto superior a la deuda externa. Deuda que el Estado venezolano contrajo en su mayor parte por culpa de los grandes empresarios (oligarcas), estos dejaron de invertir en el país y enviaron el dinero al exterior. Dinero proveniente del acaparamiento de la renta petrolera con la complacencia del Estado venezolano benefactor.
  • Se acrecentó el desempleo entre un 18% y un 20%, afectando grandemente a la mujer donde llegó a superar el 43,5%. La mitad de la fuerza laboral se desplazó a la economía informal. El sueldo mínimo era uno de los más bajos de América Latina, no alcanzaba a cubrir la mitad de la cesta básica.
  • Más de la mitad de la población mayor de 60 años no estaba protegido por algún sistema de seguridad social. Del total de los 300.000 pensionados y jubilados no estaban recibiendo el bono aprobado. Más de 186.500 personas tenían un promedio de más de dos años esperando cobrar el seguro de paro forzoso, más de 100.000 ciudadanos tenían cuatro años o más esperando que les pagaran por primera vez su pensión. Los jubilados y pensionados muchas veces tuvieron que hacer manifestaciones de protesta para que se las cancelaran recibiendo muchas veces en pago: palos y bombas lacrimógenas.
  • Más de 2.000.000 de personas esperaban por una solución habitacional, cualquier habitáculo  era una solución para gobierno nacional, llegaron a meter familias en conteiner y en casitas que las personas las llamaban “cajas de fósforos”, sin sillas, camas, nevera, cocina, es decir soluciones indignas. A esto se sumo la adquisición de viviendas por parte de la clase media a través de los llamados créditos indexados, donde las personas estaban sujetas a los aumentos constantes de las tasas de intereses y cada vez el deudor hipotecario veía esfumar  la esperanza de tener vivienda propia porque su deuda siempre era mayor y de nada servía la inicial pagada, las mensualidades y las cuotas especiales pagadas exigidas por los bancos.  
  • La seguridad social y los servicios de salud estaban colapsados; el Seguro Social estaba bajo una junta que se encargaba de su cierre. Los servicios de salud se encontraban además privatizados, para todo se pedía una colaboración (pago), eran atendidos de mal gusto, no contaban con equipos de diagnostico de alta tecnología, no recibían las medicinas, de modo que las personas enfermas morían al no poder  comprar sus medicamentos y/o pagar en las clínicas privadas un diagnóstico y menos si se trataba de una operación de alto riesgo.     
  • No se respetaban los derechos humanos, el que protestaba lo desaparecían o aparecía muerto. ¿Cuántos estudiantes desaparecieron o mataron por sus protestas? ¿Cuántos cadáveres aparecieron en los llamados pozos de la muerte?
  • Los medios de comunicación que no se adaptaban a los designios del gobierno de turno los clausuraban o los intervenían, tenían comisiones encargadas de revisar las noticias antes de ser publicadas, con la potestad de eliminar las inconvenientes para el gobierno. La Conferencia Episcopal era muda, era complaciente, participaba del festín de la cuarta república, hoy se ha convertido abiertamente en un partido político  que defiende la oligarquía, a la cuarta república, por sus intereses que no son los del pueblo.
  • Se planificaban obras de infraestructura, se aprobaban los presupuestos, pero no las ejecutaban, así cada año colocaban esas obras en el  presupuesto, lo aprobaban pero no las ejecutaban o bien tardaban muchos años en hacerlo ¿qué pasó con ese dinero? Pregúntenle a los de la cuarta república
  • Los indígenas eran tratados como animales, eran totalmente ignorados, vejados y humillados e incluso amenazados y asesinados para quitarles las tierras. Situación que lamentablemente persiste en algunos lugares del país, sobre todo en el Estado Zulia donde el Gobernador es contrario a los principios revolucionarios y por supuesto ampara el latifundio y a los oligarcas terratenientes, que compran la conciencia de un sector de las autoridades regionales, que siguen viendo al indígena como un estorbo a pesar de que hoy los ampara la Constitución Bolivariana, tienen representación parlamentaria y tienen un ministerio.
  • La Educación la convirtieron en un gigantesco fraude: le dieron prioridad a la educación privada, alta deserción y exclusión en la pública, muy pocos lograban culminar sus estudios; carreras universitarias muy apartadas de las necesidades sociales del país, fracasó en la formación de un ciudadano honesto, respetuoso de sus semejantes, solidario, con espíritu crítico, con aprecio al trabajo, a la creatividad y a su patria. Todo ello por cuanto la educación estaba concebida para el capitalismo liberal, salvaje, para la explotación del hombre por el hombre, además ¿quienes eran los paradigmas a seguir? Nada más y nada menos que los políticos  corruptos de turno. De allí que con los adecos se vivía mejor: robaban y dejaban robar.
[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 36897 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a62528.htmlCUS