¡Empiece a tomar posición!

Recientemente a raíz de un reciente escrito fui increpada, a través de twitter, por una dama que me emplazó y conminó a lo que ella denomina “tomar posición”. Suerte de intimidación que exige el cumplimiento de una obligación moral y política que se profundiza en el país, la polarización.

Se desprende de tal increpación una valoración en torno a la radicalización, en desmedro de las voces que se oponen y denuncian la lógica polarizante que pretende hegemonizar cultural y políticamente la sociedad venezolana. Naturalizada la confrontación, el país se convierte en un territorio en situación de conflicto permanente que, curiosamente, le brinda forma y sentido a la comunicación y la convivencia.

Ocurre una interacción dinámica entre las dos fuerzas polarizantes que, “sin querer queriendo”, se observan, se miden y se relacionan. Polos opuestos de una polaridad, fuerzas energizantes de carácter simbólico, psicológico, semiótico y político en constante tensión y distensión que se influyen mutuamente en una necesaria complementación.

Pareciera que el hilo conductor que nos vincula son las dos narrativas que se confrontan en el país y que ofrecen justificaciones contradictorias de la legitimidad política y de su sustento ético. Dos planteamientos, dos versiones, complementarias y “verdaderas” de cómo debemos entender la política, la economía, la cultura, las relaciones sociales y la convivencia.

Dos relatos que, aun cuando hasta el momento no han podido conciliarse, funcionan como una suerte de alianza, contrato o pacto polarizante, que probablemente ha impedido una salida violenta. Dos medias verdades que no deberían entonces desequilibrarse y, de allí, la presión social hacia la toma de posición en torno a cualquiera de los sectores radicalizados.

En la coyuntura actual se observa una profundización de la polarización de parte de gobierno y oposición, en tanto mecanismo de poder y control social que se apodera de la escena política nacional. Desde lo político se promueve y fortalece el pacto polarizante.

A merced de tales fuerzas, suerte de sistema político y semiótico de polaridades, es obligante demandarnos si tienen sentido los llamados al diálogo, a la reconciliación, a la construcción de consensos mínimos, de espacios plurales y de tolerancia…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3232 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Maryclen Stelling

Maryclen Stelling

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ideologia/a224944.htmlC0http://NON-VEca = .