¡Empiece a tomar posición!

Recientemente a raíz de un reciente escrito fui increpada, a través de twitter, por una dama que me emplazó y conminó a lo que ella denomina “tomar posición”. Suerte de intimidación que exige el cumplimiento de una obligación moral y política que se profundiza en el país, la polarización.

Se desprende de tal increpación una valoración en torno a la radicalización, en desmedro de las voces que se oponen y denuncian la lógica polarizante que pretende hegemonizar cultural y políticamente la sociedad venezolana. Naturalizada la confrontación, el país se convierte en un territorio en situación de conflicto permanente que, curiosamente, le brinda forma y sentido a la comunicación y la convivencia.

Ocurre una interacción dinámica entre las dos fuerzas polarizantes que, “sin querer queriendo”, se observan, se miden y se relacionan. Polos opuestos de una polaridad, fuerzas energizantes de carácter simbólico, psicológico, semiótico y político en constante tensión y distensión que se influyen mutuamente en una necesaria complementación.

Pareciera que el hilo conductor que nos vincula son las dos narrativas que se confrontan en el país y que ofrecen justificaciones contradictorias de la legitimidad política y de su sustento ético. Dos planteamientos, dos versiones, complementarias y “verdaderas” de cómo debemos entender la política, la economía, la cultura, las relaciones sociales y la convivencia.

Dos relatos que, aun cuando hasta el momento no han podido conciliarse, funcionan como una suerte de alianza, contrato o pacto polarizante, que probablemente ha impedido una salida violenta. Dos medias verdades que no deberían entonces desequilibrarse y, de allí, la presión social hacia la toma de posición en torno a cualquiera de los sectores radicalizados.

En la coyuntura actual se observa una profundización de la polarización de parte de gobierno y oposición, en tanto mecanismo de poder y control social que se apodera de la escena política nacional. Desde lo político se promueve y fortalece el pacto polarizante.

A merced de tales fuerzas, suerte de sistema político y semiótico de polaridades, es obligante demandarnos si tienen sentido los llamados al diálogo, a la reconciliación, a la construcción de consensos mínimos, de espacios plurales y de tolerancia…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3158 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Maryclen Stelling

Maryclen Stelling

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ideologia/a224944.htmlC0NON-VE