"El arado y el mar"

El gobierno insiste en ponerse la soga al cuello

Parece que el gobierno perdió la capacidad de aprender, de pensar. Es increíble la tenacidad para tropezar con la misma piedra, con la que insiste en entregarse a la burguesía, a los empresarios que una y otra vez lo defraudan, lo estafan. Esa insistencia, más que un problema político, es un asunto para Freud.

En 2014 el gobierno tuvo una ofensiva de amor hacia los grandes empresarios, allí están las fotos y los videos del recibimiento en Miraflores. Se instalaron comisiones económicas y los voceros del gobierno se apresuraron a justificar la alianza que nacía, se parió la tesis que la justificaba en “la necesidad de elevar las fuerzas productivas”, en que el momento histórico reclamaba trabajar junto a los capitalistas; el que se oponía al maridaje era objeto de sospecha, de todo se les dijo.

En esa ocasión mendoza propuso 12 medidas que resumen los objetivos de la clase burguesa, van desde un raro pago de la deuda externa hasta una revisión, disfrazada es verdad, de la Ley del Trabajo; exigencias de divisas, sustitución de importaciones completan el cuadro. De esas reuniones, de esa comisión, se desprendió un fervor de entrega a los capitalistas, el país se sembró de reuniones para discutir los planes.

Así pasaron dos años y aquello no funcionó, la crisis se profundizó, la escasez, el dólar se dispararon, lo que sí se elevó fue la conciencia egoísta, la filosofía capitalista. El gobierno pagó el error con los resultados del 6 de diciembre

Ahora, y esto es asombroso, pasará a la historia política universal, este gobierno que atraviesa serios problemas de credibilidad, que enfrenta una profunda disminución del apoyo, resuelve reeditar la misma política de dos años atrás: llamó a los empresarios, les pidió las medidas, entró en el delirio amoroso del 2014.

Las reuniones bullen, ahora con traje de etiqueta; la corbata sustituyó a la camisa roja, las proposiciones son básicamente las mismas: van desde un raro pago de la deuda externa, hasta una revisión, disfrazada es verdad, de la Ley del Trabajo; divisas, sustitución de importaciones completan el cuadro.

Es increíble cómo el gobierno busca recuperarse repitiendo lo que ya le falló. No es necesario un oráculo para predecir que esta vez será igual, se perderán los dólares (escasos), el gobierno seguirá mal, los empresarios seguirán cosechando dólares, y la conciencia egoísta seguirá elevándose.

El paisaje político es de alto peligro, muy riesgoso. Tenemos un gobierno autista, empeñado en disfrazar lo que parece una necesidad patológica de entregarse a los capitalistas y de ser engañado por ellos, con circo populachero, por cierto cada vez más exiguo.

Aquí no caben inventos, o el gobierno se decide a ir al Socialismo, al Plan de la Patria, o el gobierno se pierde. Por ese camino de poner las soluciones en mano de los capitalistas sólo se llega al patíbulo. Los líderes quedarán cada vez más solos en las plazas vociferando sus vaciadas consignas a los transeúntes sorprendidos.

Mal servicio hacen los aduladores que todo lo aprueban, que no alertan, no dicen nada, contribuyen a ponerle la soga al cuello. Peor actitud es la de los que callan, ven para otro lado, hablan de otra cosa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7428 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Otras notas de interés:


Toby Valderrama y Antonio Aponte


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama

Toby Valderrama

Más artículos de este autor


US Y ab = '0'' /ideologia/a222026.htmlC0US