"El arado y el mar"

El Testamento secreto de Chávez

Al principio no creímos la noticia, removía todo lo aceptado hasta ahora, pero fue tanta la insistencia y tan alto el rango del mensajero que empezamos a dudar y aceptamos reunirnos con él. Concertamos una entrevista en un conocido restorán de Caracas.

Llegó puntual, saludos, presentaciones, pedimos algo de beber, sacó una libreta un poco ajada y habló nervioso, como desprendiéndose de un gran peso:

“El Comandante comenzó a redactar un documento poco antes de aquel 8 de diciembre, al terminarlo sacó cuatro copias, ‘como los puntos cardinales y los evangelios’, dijo.

Poco tiempo después, una madrugada, el Comandante me llamó y me ordenó que repartiera las copias de aquel documento: ‘Voy a morir, lo sé, lo vi en la cara de Fidel cuando vino; tú, mi fiel, eres el encargado de llevar a estos escogidos el Testamento’. Me hizo leerlo, intenté, pero no contuve el llanto. Me puso la mano en un hombro y me ordenó: ‘debes velar porque los depositarios cumplan al pie de la letra mis instrucciones’.

Llevé el Testamento a los depositarios: un militar, tres civiles, y una mujer; al entregarles el documento lloraron, la señora no tenía consuelo, me costó calmarla. Todos juraron cumplir con las instrucciones.

Aquí tengo el borrador que guarde para mí. Leeré los puntos".

Antes oír los puntos, lo interrumpí, no resistí la tentación:

-¿Quiénes son los depositarios? -pregunté

-Perdóneme, pero juré no mencionar nombres hasta que no llegara el tiempo

-¿Cuándo será el tiempo?

-Cuando los elegidos lo consideren

Respeté la decisión del Comandante, y con un gesto lo invité a leer el Testamento.

Y leyó:

1.- Si este Testamento es conocido por el pueblo humilde significa que la Revolución está en serio peligro o ya ha sido derrotada.

2.- Fui asesinado, que nadie lo dude. Este asesinato debe investigarse, es fundamental para el destino de la Revolución, mi muerte es un crimen de guerra y así debe ser considerado. De esta manera se repolarizarán los campos, los burgueses enfrentados a los revolucionarios. En el enfrentamiento, la Revolución se fortalece, se define.

3.- Vendrán épocas difíciles, la mentalidad burguesa en época de crisis arremete contra los humildes, los culpa de sus penas. Cuidado, bajo ninguna excusa se debe atacar a los humildes, al contrario, atraer a los confundidos, convencer a los incrédulos. Maldito el soldado que dispare contra su pueblo humilde.

4.- La Revolución debe entrar en otra etapa, basar su apoyo en el espíritu y no en lo material. Lo material es breve, y fantasea el apoyo, las grandes revoluciones las hace el corazón y no el estómago. Mi General Bolívar no hubiese podido cruzar Los Andes en base a lo material, al contrario le infundió coraje a esos soldados con sus Arengas que aún retumban en la Cordillera.

5.- Mantengan la fraternidad con la Revolución Cubana, recuerden siempre que la Revolución Cubana define el rumbo de pueblos y hombres.

6.- Cuidado con el reformismo, nunca piensen que está vencido, el mundo y nuestro interior son cultivo para su crecimiento, ninguna revolución está a salvo de esa bacteria. Vigilancia permanente, como decía el Che. Revisen, revísense, cómo viven los cuadros, cómo visten, los relojes, los carros, hasta lo que beben, las fiestas.

7.- Ahí les dejo a esa muchachada que son como mis hijos, que se mantengan unidos, eviten el canibalismo que es propio del poder, ejerzan el perdón cristiano que es revolucionario. Al pueblo humilde le digo: es posible que los muchachos se equivoquen, pero no dejen de apoyarlos. Ellos, sólo ellos pueden rectificar, oblíguenlos a rectificar, no le den la espalda que será peor. Cuídenlos de los aduladores, esos son veneno para una Revolución. Critíquenlos, ayúdenlos.

8.- Luchen con visión planetaria, la aldea es contrarrevolucionaria, sólo la grandeza construirá obras grandes. Sean ejemplo para el mundo, no se conformen con menos.

9.- No le teman a la derrota. Si las ideas son correctas, siempre vendrá tarde o temprano la victoria de la luz.

10.- Desde donde esté los acompañaré en la batalla, no los abandonaré nunca.

El fiel mensajero cerró la libreta, y afirmó: “hay más puntos pero son más que todo instrucciones para los depositarios”. Después no se habló más, se lloró y nos fuimos. Pero antes, le insistí en el nombre de los depositarios:

“Sólo le puedo decir que uno es militar, de los civiles uno está afuera y uno sigue en el gobierno; un familiar cercano y una mujer, que aislada, regresó al llano a apagar candelitas”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 39266 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Toby Valderrama y Antonio Aponte


Visite el perfil de Toby Valderrama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama

Toby Valderrama

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ideologia/a211035.htmlC0http://NON-VEca = .