El fatídiico privilegio del momento histórico

Hoy en estos duros días de marzo, vivimos en Venezuela el fatídico día del fin de una historia y el inicio de la historia de un pueblo. Vivimos hoy en Venezuela la vuelta del legado que nos han dejado dos grandes hombres, en su momento histórico Simón Bolívar y en este nuestro Comandante Hugo, quien lego en el pueblo su profundo sentimiento Bolivariano, logra reivindicar el pensamiento Bolivariano, siembra el germen del patriotismo, y enaltece la identidad del venezolano.

Y así vivimos hoy un nuevo momento histórico porque definitivamente una vez más nuestra historia se divide antes y después de Chávez, porque ahora se vive el arraigo que dejo el líder en la identidad del venezolano, y eso no hay laboratorio mediático que lo cambie.

Hoy el pueblo vive con mucha humildad, con mucha calma y con mucho dolor, este quiebre que representa un renacer de la conciencia colectiva. En este momento histórico su despedida se diferencia en nuestra historia por el acompañamiento y la trascendencia nacional e internacional del hecho. No se va sólo, lo acompaña una multitud incontable que se pierde en el horizonte caraqueño. No termina incomprendido se escucha la claridad y el clamor del pueblo. No termina acabado por sus enemigos históricos muy por el contrario trasciende en su grandeza.

*Antropóloga, por convicción revolucionaria.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 796 veces.