Honor a quien honor merece

Un tributo a doña Elena Frías de Chávez

Con todo respeto y humildad desde mi corazón de hijo y mi corazón de padre quiero enviar unas pequeñas líneas a Doña Elena, madre de Chávez, madre de todos los Chávez de la patria grande.

Una Madre es lo más sagrado que tiene el ser humano, una madre sufre el sufrimiento del hijo más que el de ella misma, una madre ríe la risa del hijo más que la de ella misma.

Si el nombre del comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez Frías ya está inscrito en Bronce en el libro de la historia sagrada de la patria y aún sigue escribiendo líneas en sus páginas cada día ¿Qué podremos decir de la mujer que lo trajo al mundo?

Con todo respeto y el amor de un hijo le digo Bendita sea; porque si yo soy Chávez, como juré y juro, entonces usted doña Elena es también como mi madre, Usted es, pues, la madre de todos los Chávez.

A Usted que sufre callada tanta mezquindad que vemos entre los apátridas de siempre, Usted que sufre callada la mala fe de quienes no parecieran tener madre; porque la patria también es nuestra madre y quienes no la quieren, quienes la maltratan, maltratan a todas las madres del mundo.

A Usted, Doña Elena, mujer de pueblo, el amor más grande, y nuestro reconocimiento por tanta paciencia y por tanto sacrificio.

A usted doña Elena nuestra fuerza para seguir en la lucha que ni ha sido fácil hoy ni lo será mañana; a Usted nuestros brazos para abrazarla y para recibir su cariño, a Usted el brillo de nuestras miradas como luceros de vida y esperanza y como reconocimiento del deber cumplido.

El que tiene un hijo tiene a todos los hijos del mundo, escribió nuestro eterno poeta Andrés Eloy, y cuando se escucha un llanto no se sabe si es el llanto de su hijo o su propio llanto que se refleja en el aire y le arruga el corazón; yo lo se pues también tengo hijos y cada momento que la posibilidad de que nos roben el sueño nuevamente se otea en el horizonte, el susto que se siente no es un susto de temor sino de alerta para proteger los sueños de los hijos.

Usted doña Elena, no tiene un hijo; tiene, como dijo el poeta, todos los hijos del mundo; porque hoy toda la patria grande es Chávez; porque hoy tenemos patria gracias a Chávez y porque hoy seguimos luchando por el impulso que Chávez le da a nuestra lucha.

Yo no sé si esto será publicado o no, pero eso es lo que menos importancia tiene, solo expreso que sin Usted tampoco habría habido patria y como está escrito: “Honor a Quien Honor Merece”; Dios la Bendiga madre de todos los Chávez, Gracias por tanto amor, Gracias por tanto desprendimiento, Gracias por tanto sacrificio; solo una madre valiente impulsa a un hombre valiente, solo una madre amorosa, da fuerza de lucha y de amor a un hombre valiente, solo una madre abnegada da entereza y valor a un hombre valiente; y Hugo Chávez es por sobre todas las cosas un Hombre Valiente.

El comandante superará esta batalla, una más; gracias a Dios, el Dios en cada quien cree, pues no hay congregación que no ore por su total recuperación, el comandante superará esta batalla gracias al amor del pueblo, gracias al cuidado médico, y el comandante superará esta batalla gracias al amoroso cuidado de la madre que siempre está donde está su hijo.

Dios la Bendiga y échele la bendición a su pueblo que la quiere y admira, como quiere y admira al líder de la Revolución y Presidente de la República Bolivariana de Venezuela.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1867 veces.


US N