Las vacaciones de Chávez

Hermano, descuidaste tu salud tratando de construir el edificio del socialismo. Pensaste hacerlo en tiempo record porque querías sacar a Venezuela del marasmo en el cual la dejaron los gobiernos neoliberales de la cuarta república. Te causaba nauseas ver como el país estaba postrado ante la corrupción, el analfabetismo, el desempleo, el hambre, la miseria, la desnutrición y lo peor de lo peor esclavizada por el imperio gringo.

El pueblo venezolano te vio con preocupación durante catorce años, sin tomar vacaciones, como bajabas de los camiones, la arena, el cemento, las cabillas, los bloques; batías y vaciabas la mezcla; encofrabas, amarrabas las cabillas, pegabas los bloques, impermeabilizabas, instalabas puertas, ventanas, protectores, electricidad; pintabas, lavabas el piso, no coloco etcétera porque serían infinitas las Etc.

Tú eras el director de la orquesta, es decir el Dudamel, y a la vez tocabas todos los instrumentos; eras el manager del equipo, es decir el Pompeyo Davalillo, y a la vez jugabas todas las posiciones y hasta lanzabas la rabo e´cochino; eras el monaguillo que repicabas las campanas, es decir el arañero de Sabaneta, y a la vez cargabas el santo.

Tanta actividad dañó tu organismo. No le hiciste caso a ese otro guerrero llamado Fidel castro, quien te alertó que tú no podías ser el alcalde de los 335 municipios de Venezuela.

Diste tu salud para beneficiar a millones de venezolanos y nuestroamericanos. Pusiste el alma en las Misiones que tantos beneficios han traído a la patria de Bolívar, por eso el pueblo Venezolano, no sólo te ama con frenesí, sino que te idolatra, por eso el pueblo quiere, o mejor dicho te reclama, te ordena que tomes tus vacaciones, que bien merecidas las tienes. No se aceptan excusas, porque ahora quien manda es el pueblo chavista, ese pueblo que se puso los pantalones largos el domingo 16 de diciembre de 2012. Ese pueblo sin tu conducción directa ganó veinte gobernaciones y les dijo a los señores de la oposición cuidadito con lo que piensan hacer, porque ahora Chávez somos millones.

Se dice que son odiosas las comparaciones, pero en este caso vienen al caso hablar de los siguientes casos.

Cuando el santísimo papa de Roma cumple un año en sus funciones, al día siguiente tiene en la puerta de su residencia el avión que lo conduce a Castel Gandolfo, bello sitio situado en las montañas italianas, donde el sumo pontífice se da la gran vida para sacarse el estree que les ocasionan las curas pedófilos y pederastas., no importándole la mala situación económica de millones de italianos. Se va y punto.

Ni que hablar de los preocupados presidentes del imperio gringo. Esos carajos se van así el Catrina haga estrago en la población. Esos bichos no ven patrás. Al cumplir el año en el cargo el avión lo lleva a un sitio conocido como Camp Davis, a gozar una y parte de la otra.

Y hablando de diablos, leí en una biografía de George Washington, el libertador (con minúscula) de los Estados Unidos, que este señor se dio el tupé de cobrarle a su país miles de dólares por haber luchado por la independencia. De ahí le viene a los gringos el desmedido afán de lucro. Los genes de su libertador corren por sus venas. “No hay nada gratis en esta vida, todo se tiene que pagar” dijo uno de sus lacayos chilenos.

En cambio por tus venas, querido camarada Hugo Rafael Chávez Frías, corre nada más y nada menos que sangre del hombre más grande de la humanidad. Ese ser que perteneciendo a la familia más adinerada del continente americano, murió en la pobreza, dio hasta la vida por la libertad de nuestra américa.

De ahí vienes tú, por esos tus bellos sentimientos, nobles pensamientos y tu heroica acción: darlo todo a cambio de nada. Venezuela está en deuda contigo por tanta generosidad hacia el pueblo, principalmente hacia los más humildes, por eso te ordenamos que tomes vacaciones. Más de ocho millones te ordenamos.

El hijo de la vieja Elena y del viejo Hugo de los Reyes, en catorce años de trabajo, no se fue ni para Barlovento, tierra ardiente y del tambor, a bailar tambor con esas negras buenasmozas. Ni pal 23 de Enero, que lo tiene al lado, a jugar una caimanera con Pompeyo y Vitico. Vete pa Borburata allá en Puerto Cabello a comer tostón y bailar tambor con las negras bellas de esa región. O pa El Palito a comer empanadas con soapara por dentro. O a visitar a la Diosa María Lionza, pero la que está en Chivacoa, no la de Coquivacoa.

Ahora en serio, sacaremos la cuenta de cuantos días hábiles te corresponden por catorce años de trabajo.

Por el primer año son quince días, por el segundo dieciséis, por el tercero diecisiete, y así por cada año de trabajo aumenta un día hábil de vacaciones; al llegar al año catorce son veintiocho días. Si las matemáticas no fallan eso suma trescientos un días (301) hábiles de vacaciones.

Suponiendo que te tomas los dos primeros meses de 2013 de reposo, comenzarías a disfrutar tus vacaciones a partir del primero de marzo. Vamos a sacar cuentas.

Del primero de marzo al treinta y uno de diciembre hay 208 días hábiles. Te quedarían pendientes 93 días hábiles para el año 2014. Es decir, tendrías que reintegrarte el 16 de mayo del año 2014, pero como te estamos dando las vacaciones con retraso, te puedes tomar libre esa quincena hasta el último de mayo y te reintegra el primero de junio, pero como verás que es día domingo, te reintegrarás el lunes dos de junio. Y se cancela esa deuda que tenemos pendiente contigo.

A eso sí, si el pueblo venezolano te ve por los predios de Miraflores antes del día lunes dos de junio de dos mil catorce , te va a montar en un avión y te va a mandar pal ca…panaparo a sembrar topochos, por ahora.

Descansarás, volverás y vencerás.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 908 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a157679.htmlCUS