La Revolución Bolivariana, debe ser gestión y mucho más...

Las pasadas elecciones, sobre todo las presidenciales, pienso que dejan varios aprendizajes para todos, aquí sólo nos ocuparemos de aquello que beneficie a la Revolución Bolivariana; los opositores, aun cuando no lograron la victoria, obtuvieron 6 millones y tanto de votos a favor, pero si somos acuciosos lograron, después de más de un año de campaña -presidenciales y primarias- articular un discurso y colocar un tema en la agenda política, es decir, tomaron la ofensiva por momentos, primero trataron de mimetizar su discurso con el de la Revolución, hablaron de una ley de misiones, hablaron del bono de alimentación para los pensionados, etc.; se autodefinieron o como capitalistas Humanizados – en la vocería de María Corina- o una fuerza progresista de centro izquierda, como el partido de los trabajadores de Brasil – en la vocería de Capriles Radonsky-. Quien analice el discurso, del candidato derrotado, a lo largo de la campaña podrá notar la evolución, al principio resultaba postizo, falso, se notaba que no encajaba, pues el candidato trató de imitar en la oratoria y retórica al líder-comandante- presidente Hugo Chávez Frías, no encajaba, se le veía incomodo, pero poco a poco, al recorrer el país, al aumentar sus horas de vuelo en tarima, fue alcanzando coherencia, y en mi opinión, en las tres últimas semanas logró colocar el tema de la Gestión en la agenda Pública, se le veía en cada estado con una lista de las promesas incumplidas en cada región, éste se convirtió en el tema principal en cada ocasión, hay que admitirlo !caló!, esto no lo podemos ocultar, tanto fue así, que el líder-comandante tomó el toro por los cachos, no le huyo al tema, lo asumió con un mea culpa, pero inmediatamente accionó, cambió candidatos en las gobernaciones cuestionadas, transformó el ministerio de la secretaría en un ministerio de seguimiento y lanzó “el plan de la patria” como plataforma unitaria de campaña en las elecciones regionales.

Esta revolución se ha propuesto, como debe ser, metas claras y muy ambiciosa, Anti-imperialista, Independiente, Soberana y Socialista, todas metas que implican el análisis de problemas multidimensional y multifactorial; que tocan, lo histórico, lo económico, lo cultural y lo político; en los ámbitos geográficos local, regional e internacional, y por si fuera poco, con la urgencia de un Revolución Económica y Cultural, para pasar de una economía rentista y petrolera, a una economía productiva y socialista, para salir de una cultura del consumo obsesivo e irracional, que basa el modo de vida en el tener en lugar del ser, un “amercan Dream” tropicalizado, todo ello en el escenario actual globalizado, donde la lógica del mercado capitalista es hegemónica.

Hasta ahora ha habido ortodoxia en las medidas del gobierno, en lo económico hemos aplicado las recetas del Keynesianismo y el monetarismo, aun cuando estemos fuera del FMI; en política Fiscal, la inversión social, con las misiones sociales ha marcado la pauta, enfatizando el Estado Social, igualmente se ha creado el FONDEN, en el 2004, para la inversión productiva y los proyectos estructurantes; en política monetaria, control de cambio y emisión de deuda interna y externa para el desarrollo económico y el control de la inflación, está última un mal estructural y crónico de Venezuela, que ha mermado el poder adquisitivo del trabajador venezolano, que nos está pisando los talones y atenta contra cualquier proyecto productivo. Sí hacemos un ajuste de precios por IPC del Bolívar fuerte, vigente desde Enero del 2008, éste ha perdido tres veces su valor.

Por si fuera poco, estas medidas han sido aplicadas en un escenario de guerra económica signada por fuga de capitales, que aun persiste por diferentes vías a pesar del control de cambio; desabastecimiento alimentario; presión de devaluación cambiaria con un dólar permuta o paralelo; la siempre presente corrupción, que forma parte de nuestro imaginario colectivo; sin mencionar la crisis financiera mundial de las principales economías del mundo, con la excepción de China, a las cuales estamos atados por los pies, por las manos y principalmente por el cuello. Si analizamos en detalle los indicadores económicos del BCV, INE y CADIVI, entre otros, la pelea que estamos librando ha sido dura, pero el ataque ha sido constante y masivo. Sin embargo, las medidas económicas que hemos tomado son tradicionales, con mayor acento en lo social, pero son clásicas, por eso decimos debe haber gestión y mucho más. “Tanto va el cántaro al río, que se rompe”.

Basta de ineptitud, de ineficacia, de simpleza, de ingenuidad y de improvisación, comencemos por revisarnos, reflexionar y hacer las correcciones y rectificaciones necesarias; nuestras empresas deben ser Socialistas y también productivas, cada bolívar y cada hora de trabajo que se emplee en los procesos productivos debe ser optimizada, hagamos uso de la técnica y el conocimiento para hacernos eficaces y eficientes, sin temor a reconocer, con sentido crítico, aquellas prácticas y avances de las primeras economías del mundo que nos puedan ser útiles; coloquemos la prioridad de la producción en la satisfacción de las necesidades de nuestro pueblo, antes que pensar en el mercado exterior y en las exportaciones, primero logremos la mayor independencia y autoabastecimiento posible para ser soberanos; desarrollemos nuevos modelos de relaciones de la producción que abran el camino hacia el socialismo por la vía venezolana, desde una país dependiente, con la amenaza neocolonizadora constante, con grandes riquezas naturales, que tuvo el atrevimiento de alzar la voz y ponerse de pie en nuestra América....Seamos audaces, heterodoxos, creativos; aplicar las recetas del mercado capitalista hegemónico, nos condenará al fracaso, más temprano que tarde.

!Independencia y Patria Socialista!,

Salud al Líder-Comandante Hugo Chávez Frías y a todos los venezolanos y venezolanas.

!Oremos y actuemos, la amenaza asecha!

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 695 veces.