Notas desde la Primera de la Guerra Social venezolana

"En sus urbanizaciones

ellos pusieron  primero botellas rotas en la cima de sus muros,  luego

barreras y vigilantes armados,  alambres de púas, rejas,

perros bravos,  y ahora

cables eléctricos de tres líneas,  como un campo nazi ... [pero]  el campo de concentración es la calle,  los cerros y la necesidad,  el polvo y la chatarra,  donde viven si Dios quiere ...  - François Migeot: ("¿Quién divide al país?") 


Venezuela es una sociedad en guerra. No hay necesidad de suavizar este hecho, en parte porque no es nada nuevo. Pero en contra de esas voces que insisten en que has sido el presidente Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana los que dividían a Venezuela en dos bandos en guerra, hay que decirlo: los campos ya existían, la Revolución simplemente los reveló.

 Sobre las virtudes de la guerra abierta

   A veces, a menudo, la guerra abierta es preferible a su contrario. No llamo a ese contrario "la paz," debido a la necesidad de desestabilizar esta tan-demasiado-común, y tan-fácil oposición. No, esta guerra no es nada nuevo, y en cambio se trata de hacer visible la guerra que ya existe, que ha existido, y que continúa sin cesar. Mientras Frantz Fanon diagnosticó a la sociedad colonial como maniqueo, como un mundo cortado en dos, habitado por dos adversarios mortales cuya enemistad es tan clara como el agua, las cosas rara vez son tan claras en la América Latina supuestamente  post-colonial.

    La guerra ha existido durante muchas décadas, incluso siglos, pero desde 1960 hasta la década de 1980 se mantuvo en gran parte oculta bajo un manto de petro dólares. De vez en cuando, se mide en cadáveres acribillados a balazos: en la esporádica lucha de guerrillas de la década de 1960 y en masacres patrocinadas por el estado como Cantaura (1982), Yumare (1986), y El Amparo (1988). Sin embargo, la mayoría estaría de acuerdo en que esta guerra se convirtió en absolutamente innegable el 27 de febrero de 1989 en la rebelión popular y anti-neoliberal conocida como el Caracazo, y la masacre de masacres que resultó.

   Lo que el ex presidente Rafael Caldera había llamado la "vitrina de la democracia latinoamericana" se hizo añicos irremediablemente, y ninguna cantidad de retórica podía repararla. El año 1989 engendró el fallido golpe de Chávez en 1992 y este mismo 1992 engendró su eventual elección en 1998. De repente, las élites adineradas se preguntaban en voz alta qué le había sucedido a su poderoso mito de la armonía venezolana. El perder ese consolador mito de su propia magnanimidad era una cosa, pero perder el poder ante una bestia de piel oscura era otra cosa totalmente distinta.

Como recientemente lo señaló la antropóloga venezolana Jacqueline Clarac "Venezuela siempre ha estado polarizada," pero esto simplemente ha sido "invisibilizado." Y ella continúa con que: "Actualmente podemos decir que las clases dominantes, que siempre han estado del lado del dominador, se han visto desplazadas en este proceso y para ellas ha sido traumático."

   Donde antes había existido una sola Venezuela, ahora habían dos, pero esto no fue una división limpia de lo existente à la Mao. Más bien, fue la reaparición de lo invisibilizado, la reemergencia de los que habían sido sistemáticamente excluidos de la política venezolana. Un simple vistazo a la televisión, los pasillos del poder, un concurso de belleza, e incluso los padrones electorales de la década de 1990 dejaría perfectamente claro que la exclusión fue un principio estructurante de esa "armoniosa" realidad venezolana. Más que una mera división, lo que ha pasado desde el 1989 es que un sector entero de la sociedad venezolana ha llegado a ser.

 De la parte al todo

   Michel Foucault identificó a la guerra social como una premisa estructurante de la sociedad moderna, pero que había sido sistemáticamente oculta por la lógica unitaria de la soberanía. A pesar de la tensión inherente entre la democracia representativa y las formas más directas de control desde la base que el proceso bolivariano busca promover, la Revolución Bolivariana es, al menos en parte, una revolución electoral, e intentar una revolución electoral significa jugar el juego de la soberanía popular, luchar por el todo. Pero esto es un juego notoriamente peligrosa, y los partidos más radicales que lo han jugado en Venezuela, desde el MAS de Teodoro Petkoff hasta La Causa R del fallecido Alfredo Maneiro, fueron devorados por su propia lógica.     Chávez ha jugado el juego de la soberanía popular con más habilidad que muchos, caminando por la delgada línea de apelar a todos mientras empodera a una parte: los pobres, los oprimidos, el pueblo entendido en su sentido más subversivo. Esta peculiaridad de la revolución venezolana está mejor ejemplificada por la relación de Chávez con los colectivos revolucionarios más militantes que operan en Venezuela. Estos grupos, muchos de los cuales constituyen verdaderas milicias comunistas anti-estatales, activa y conscientemente rechazan el derecho sagrado de la soberanía al monopolio de la violencia, y aunque de vez en cuando Chávez les regaña en público, también él parece darse cuenta de que ellos son su mejor protección. A veces, sin embargo, este juego puede parecer exasperante para los simpatizantes, especialmente cuando va en contra de las demandas de una transformación más radical: como el revolucionario Roland Denis me dijo hace poco: "Chávez habla de 'pulverizar al Estado burgués' pero de muchas maneras está haciendo lo contrario."

   Pero para no concluir, sin embargo, que el juego de la soberanía popular no es más que una estratagema, que detrás de la retórica de la unidad yace un motivo ulterior de la lucha de clases, vale la pena recordar-como el filósofo de la liberación  Enrique Dussel ha argumentado-que la lucha de los oprimidos y excluidos también es siempre parte de una lucha por un nuevo y reconfigurado todo, una guerra por la clase de armonía que nunca ha existido en Venezuela, excepto como un mito de estado.   De la Guerra de Posición a la Guerra de Maniobra     Recientemente regresé a Caracas después de cuatro años fuera, y tal vez el indicador más  visualmente llamativo de la transformación de la ciudad, es el surgimiento de grandes edificios de apartamentos de color blanco y rojo de la Misión Vivienda . Pero aún más revelador que la  insistencia del gobierno venezolano en satisfacer las necesidades de las personas sin hogar, sin embargo, es la ubicación de estas viviendas. En lugar de ocupar los espacios vacíos en la periferia de la sociedad, estas viviendas han proliferado como hongos no deseados, pero imposibles de erradicar, en las urbanizaciones de la clase media e incluso en sectores de la ciudad tradicionalmente opositores.

   Viajé a El Encantado, que a pesar de su significado literal, es en cambio la parte más aislada y olvidada de Petare, el barrio más grande y peligroso de Venezuela y posiblemente de toda América Latina. Aquí había una vez una planta hidroeléctrica y línea de tren que alimentaban a la población, pero todo eso queda en el pasado, y hoy en día la única manera de llegar a El Encantado es por un largo  e inestable camino de tierra, cientos de metros por encima del río Guaire. Anteriormente una suerte de paraíso, hoy en día el río huele y está visiblemente atestado con basura.

Los activistas locales asociados con el movimiento juvenil "Chávez Es Otro Beta"  me explicaron cómo, a pesar de cuatro años bajo un alcalde y gobernador opositores (este último es Henrique Capriles, ex Candidato opositor a  Chávez en la reciente contienda presidencial), poco ha cambiado. "La oposición nunca viene a esta zona," me dicen, disgustados pero apenas sorprendidos "Capriles no se atreve a dar la cara aquí." El desprecio por El Encantado es aún más ofensivo ya que se encuentra al otro lado de un barranco del bastión de la oposición,  El Hatillo, y desde este camino de tierra colapsado, podemos ver las lujosas viviendas que sobresalen desde un horizonte de paisaje verdeante.

   Pero estos activistas llamaron mi atención a través de este vasto abismo geográfico y socio-económico, a una serie de edificios más grandes y mucho más prominentes que la mayoría, que creía contener condominios astronómicamente más caros. Pero no es así: han sido tomados por Misión Vivienda y actualmente están siendo equipados para albergar a los desplazados de barrios como éste. Esto es más que simplemente proporcionar la vivienda a los pobres y las personas desplazadas por los deslizamientos de tierra que con frecuencia destruyen barrios enteros en un instante. Es llevar la guerra al enemigo, de una manera que provoca una mayor polarización y la agudización de las posiciones políticas que viene con ella.

   Esto es, en muchos sentidos, la lección de los resultados electorales recientes. El 7 de octubre, Chávez fue reelecto por un margen de 11 puntos porcentuales, algo considerado como una avalancha en casi cualquier lugar del mundo, pero para una Revolución que ganó con un 25 por ciento hace seis años, este reducido margen revela mucho. ¿Está la sociedad venezolana más claramente dividida en dos partes organizadas en torno a visiones y aspiraciones políticas contrastantes? La ahora popular frase de la oposición 'somos casi la mitad' ciertamente sugiere esto.     Según un comentario reciente, "no son los mismos" votos como en 2006 y en 1998, debido a que el proyecto socialista está hoy más claramente definido. Como resultado, la tendencia que identificó Gregory Wilpert, según la cual "Chávez fue elegido por la clase media ... y confirmado por los pobres," parece mantenerse. Pero lo mismo no puede decirse de los que votaron por Henrique Capriles Radonski y por una oposición que todavía carecía de un programa alternativo coherente y que, si se cree en un filtrado plan de gobierno, sigue disfrazando sus aspiraciones neoliberales bajo la retórica socialdemócrata.     Una cosa que sí sobresale claramente en las cifras, sin embargo. La carrera por la presidencia de Venezuela no era una competencia electoral al modelo de EE.UU., en el que dos partidos parecen compiten por los votos del "centro." Aunque ambos candidatos en ocasiones suavizaron su retórica para atraer a la clase media, los votos obtenidos no parecen haber sido a expensas de la otra parte, sino que llegaron a través de la movilización de votantes nuevos o previamente desafectados. La participación fue masiva, y aunque proporcionalmente, Chávez perdió un 8 por ciento con respecto a 2006, en realidad ganó casi un millón de nuevos votos, mientras que Capriles movilizó a más de dos millones más que su predecesor, el poco carismático Manuel Rosales. 

La guerra dentro del chavismo

    Pero esta no es la única lección, y ni siquiera la más fundamental, de la elección pasada, cuyo estrecho margen no puede atribuirse únicamente a un loable agudización de las posiciones políticas. Los resultados también apuntan hacia una guerra interna dentro de las filas chavistas, una guerra a fuego lento, pero que muchos esperan que llegará rápidamente a un punto crítico. "Esta es la última oportunidad de Chávez," me dice un revolucionario sin una pizca de exageración. A menos que los revolucionarios pueden movilizar a su base a través de una acción radical y eficaz, la supervivencia misma del proceso pronto será puesta en duda.     El chavismo, de acuerdo con Roland Denis, es algo más que un  movimiento de masas cualquiera: se había convertido en un verdadero "movimiento de luchas populares" que comprende una multiplicidad de formas e iniciativas. La fuente de energía del chavismo, sin embargo, fue "agredido" por el esfuerzo de centralizarla dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), y como resultado tanto de la dinámica interna del partido y las experiencias "desastrosas" experiencias de los chavistas en gobierno a nivel regional, el movimiento en su conjunto está sufriendo un desgaste interno.

   Confrontar a este desgaste no se trata de seleccionar los mejores candidatos regionales, o de la cuestión de quién sucederá a Chávez. Se refiere al problema de si la constelación de fuerzas permitirá o no a los radicales tomar las riendas del proceso, la dirección de una manera que sea a la vez revolucionaria y democrática. Y sin embargo, como la salud de Chávez sigue en duda, y como las elecciones regionales de diciembre están acercando rápidamente, estas preguntas no pueden ser dejadas de lado.     De los tres principales contendientes para alcanzar el éxito de Chávez, el ex-soldado Diosdado Cabello es ampliamente considerado como lider de la "derecha endógena"-los revolucionarios más conservadores-y se rumorea que es corrupto. Aunque se ha demostrado un fracaso electoral, tanto en el estado Miranda como dentro del PSUV, un revolucionario hace poco me comentó anónimamente que "no es una cuestión de elegibilidad, es una cuestión del equilibrio de fuerzas, y Diosdado tiene generales, tiene ministerios, ha construido una maquinaria de gran alcance." Más importante aún, este cálculo electoral cambiaría drásticamente si los sectores más moderados de la oposición alguna vez deciden lanzar su suerte con un chavista centrista.     Por otra parte, Elías Jaua, hasta hace poco vicepresidente, tiene una larga historia de militancia civil con orígenes en la lucha armada clandestina de la década de 1980, y mantiene estrechas relaciones con los movimientos populares en la actualidad. Él es claramente la opción de los radicales y los jóvenes, y en la actualidad se enfrenta en lo que será una contienda difícil pero decisiva para gobernador del Estado Miranda, contra el mismo Capriles. Mientras Jaua se encuentra frente a una batalla difícil, que Cabello ha demostrado ser incapaz de ganar, Nicolás Maduro, se sienta cómodamente como vicepresidente recién nombrado, con las manos limpias de carreras electorales o de haber ejercido un gobierno local. Un ex conductor de autobús y líder sindical, Maduro sostiene sus cartas cerca y, aunque políticamente poderoso, no ha logrado trazar un camino claro hacia la derecha o la izquierda (aunque algunos sugieren la posibilidad de una alianza Jaua-Maduro).

   Para Reinaldo Iturriza, quien trabaja en estrecha colaboración con Jaua y movimientos juveniles como Otro Beta, el reto es repensar fundamentalmente la política desde abajo. El PSUV no será reconstruido, me dice, a menos que los movimientos sean capaces de generar "una lógica política totalmente nueva" y arraigada en la crítica a la representatividad. "Tenemos que crear una nueva forma de hacer política," insiste, y el destino no sólo de la Revolución, sino del país entero, depende de ello. Como dice Denis: "Un poderoso enfrentamiento viene ... Siempre y cuando no se cree una fuerza popular capaz de ganar, podríamos perder el poder de hoy a mañana."

     George Ciccariello-Maher enseña  Teoría Política Desde Abajo en la Universidad Drexel en Filadelfia. Su libro, Nosotros Creamos a Chávez: una historia popular de la revolución venezolana, sale próximamente del editorial de la Universidad de Duke. Se puede contactar en [email protected].

Traducido por Nidia González. Publicado originalmente en la revista Warscapes.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1719 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




US Y /ideologia/a154597.htmlCUS