El ejemplo de Marinaleda. A propósito de las comunas

Marinaleda es un municipio de vocación agrícola en la provincia de Sevilla en Andalucía, España. Posee una población de 2.778 habitantes, una extensión de 25 kilómetros cuadrados y una densidad poblacional de 112 habitantes por kilómetro cuadrado. Lo podríamos comparar con uno de nuestros Concejos Comunales.

Su modelo de desarrollo socialista, su gente tenaz y luchadora y su líder Manuel Sánchez Gordillo, alcalde desde 1.979, con el apoyo del Colectivo de Unidad de los Trabajadores (CUT), son una fulgurante luz en la oscura noche de la España con su vetusta monarquía parlamentaria.

En pocos años han logrado desterrar la pobreza, hay pleno empleo, casa propia para todos a través de la autoconstrucción, capacitación de sus legiones, guarderías para sus semillas, escuela, y liceo para el futuro, servicios públicos, etc. Además practican la solidaridad con el desamparado y el inmigrante, sea propio o extranjero.

Para alcanzar estos extraordinarios logros debieron enfrentarse con tesón a los «tierra cogientes», cuya propiedad fue, graciosamente, otorgada por antiguos monarcas. Sus armas siempre han sido pacíficas como las marchas de protesta, las huelgas de hambre, las ocupaciones, etc. Su símbolo es la paz.

Dignísimo ejemplo que debemos asimilar para la formación de concejos comunales y comunas. Nuevos líderes sociales consustanciados con el socialismo son necesarios. La fragua del hombre nuevo apenas comienza en nuestra patria. Y aquí pregunto: ¡Carajo! ¿Dónde están las escuelas de cuadros?

Venezuela cuenta con un líder indiscutible que permanentemente empuja el proceso de cambios. No perdamos tiempo, casi todo está por hacerse. Los próximos seis años serán decisivos para la consolidación de la Revolución Bolivariana.

En Marinaleda la utopía se vuelve realidad.

[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1132 veces.

Comparte en las redes sociales