La inclusión se practica, no solo se predica

Desde el mismo momento que fuera anunciado Hugo Chávez como el Presidente reelecto de la República Bolivariana de Venezuela, comenzaron los insultos que pasan por desearle la muerte al comandante. ¡Que ironía! yo jamás escuché a un patriota deseándole la muerte a Capriles. Pero lo importante aquí es recordar que la oposición nuestra es lenta para aceptar las decisiones de la mayoría; recuerden el caso de Bolívar; primero bajaron el cuadro del Libertador y luego lo mencionaban en su campaña. Igual pasó con la Bandera, con la Constitución, con las nuevas leyes, con el CNE; en fin, tardan, pero luego aceptan.

Esta lentitud forma parte de su estilo de aprendizaje, cosa que debemos respetar ya que la velocidad o rapidez para aprender es diferente en cada ser humano y/o en cada grupo social.

Respetando estas diferencias, pienso en una tarea que tenemos pendiente con respecto a las figuras públicas y sus preferencias políticas, especialmente a deportistas y artistas, (con estos últimos es con quienes se han ensañado mas los opositores.) caso diferente es el de los parlamentarios, gobernadores, alcaldes y políticos en general, también son figuras publicas, sin embargo; a ellos si les esta permitido expresar su orientación política.

Resulta risible la palabra inclusión en boca de la oposición venezolana. Ayer nada mas leí en twitter un mensaje donde un joven llamaba a los chavistas seres inferiores, cotizuos y otras barbaridades no publicables aquí, pero conocidas por todos los revolucionarios. Lo disculpo porque estaba hablando desde su rabia por haberse montado en el autobús del retroceso de Capriles, y el autobús no arrancó .Expresaba también su amenaza de dejar el país si ganaba Chávez; le deseamos un feliz viaje.

Ahora, volviendo al tema, ¿Cómo enseñar a la oposición a respetar a nuestros artistas y deportistas que no piensan como ellos? ya parte de la lección se les ha dado a través de los programas culturales de La Estancia-PDVSA, donde se presentan artistas de diferentes tendencias políticas y el publico –incluyendo los revolucionarios- asiste para disfrutarlos y aplaudirlos por igual.

Lo importante es entender que los artistas y peloteros son seres humanos como nosotros, y que disfrutan del sagrado derecho de pensar y manifestar sus propios criterios. Eso no los hace peores, ni mejores personas. Si un cantante se va a presentar y me dicen que va a dar un discurso político, claramente no voy; pero si me dicen “va a cantar”, eso es otra cosa. Debemos aprender a apreciar el arte, nacido de la emoción, del corazón, no de la razón y respetar al artista en todos los escenarios. Resulta inaceptable el rechazo a los peloteros que hablan bien de Chávez, a los cantantes, que componen para la revolución o que cantan cerca del Presidente. ¿De que inclusión me están hablando? Me imagino que la inclusión pregonada por el comando Venezuela era la de incluir a su gente como ministros, directores y coordinadores en el soñado gobierno que harían.

Definitivamente, ha resultado más fácil el camino de aceptar las preferencias sexuales, que las políticas.

Nuestra práctica para la inclusión debe continuar; no basta con divulgarlo, debemos practicarlo. Mientras tanto me sentaré a ver cientos de jóvenes formándose como ingenieros en China y hasta participando en la fabricación y lanzamiento de un satélite, veré a miles de jóvenes asistiendo a las 22 nuevas universidades del país , miraré a miles y miles de niños y jóvenes aprendiendo el bellísimo arte de la música a través del Sistema de Orquestas , también veré a las abuelitas y abuelitos en los bancos los días 17 de cada mes cobrando su pensión , cada día veré mas personas estrenando casas y apartamentos y cerrando el capítulo de rancho en su vida y sobre todo , me sentaré a ver los juegos olímpicos porque allí estarán unos jóvenes portando una franela tricolor y Bolivariana.

A los de la oposición los invito a guardar sus mezquindades y a reconocer el valor de las oportunidades que ha tenido el pueblo con el gobierno revolucionario; si no quieren reconocerlo, los invito a sentarse a ver el tiempo pasar, hasta el 2021, si es posible un poco más, como dicen en mi tierra, las cartas “ya están echás” y el presidente “pá entonces” será el mismo que ahora está.


g[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 1148 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a151781.htmlCUS