El Abolengo

Conozco a un personaje, a quien le debo gratitud, por simplemente su alta nobleza humana para conmigo, al igual que a su querida esposa. El aludido, tiene la suerte de pertenecer a la rama directa del General Sucre, caso que no señala nunca, como también sé que muchos de sus allegados desconocen del importante dato. Un detalle de prueba cabal de lo que digo, el personaje tiene en su haber, el álbum heráldico, con escudos y genealoglía que demuestran su procedencia, y la de él en particular, teniendo en cuenta que el precoz Mariscal de Ayacucho tuvo por suerte aparente catorce hermanos más, aparente dado que casi toda esa hermandad biológica, tuvo un desenlace fatal en el torbellino emancipador. Creo que no más de tres hermanos, cuidado si no menos, se salvaron de la tragedia, ya que hasta el mismo Mariscal corrió con terrible sino como sabemos.

Cualquier persona con cierto abolengo sobresaliente sobre sus congéneres, económicamente sobretodo, lo primero que curiosea es el estudio de su ascendiente, al punto que es lo primero exigido por el jefe patriarcal para una próxima relación de sus descendientes. Ese abolengo no tiene que ver muchas veces con sangre heráldica de rancia estirpe, sino con las acciones que hayan proyectado sobresaliente a las familias que se piensan enlazar para la continuación de la estirpe vía matrimonio. De esa manera la procedencia de familias de médicos, militares, comerciantes o potentados, es categoría que imprime la “calidad” para enaltecer las sangres a unir en arras. El mismo dato va para las relaciones con doctrinas ancestrales, o pertenezcan a pueblos sean primitivos o remotos, de costumbres arcanas, que convivan en medio de sociedades foráneas a sus costumbres como gitanas, kurdas, armenias, chinas, musulmanas… judías. Que existan relaciones donde se hayan roto los fluidos de esas categorías y/o costumbres, las hay, pero m{as bien{ estas explican lo que reza el refrán: La excepción confirma la regla.

No es cualquier dato tener la derivación sanguínea de la rama Bolívar. Para quien posea un ascendiente sanguíneo directo de quizás el político y militar m{as importante que tiene el continente, que, de paso, sea la política el timón de vida, estamos hablando del joker de las cartas de juego en sus manos. Conocer del personaje a cuyo abolengo pertenece, lo dignificaría desde la más tierna edad, y por el camino de la política, hasta los tapires tendrían conocimiento de ello. Segundo, la importancia sería de un tenor, ficha para haber madurado sobre el conocimiento del héroe, a esta hora política, cuña para haber apalancado su lanzamiento poderoso, luego de culminado su paso exitoso por la asamblea, alcaldía, gobernación del estado más poblado del país… Nada de esto ha sido su verdadero aval: De quien hablo, que todos conocemos, el saboteo ha sido su táctica política, jamás el rostro del héroe por decir lo menos, ha servido para que el sentido común le guiase su brújula política, y más si ella es santo y seña en sus paisanos mediante la magna obra de semejante creador de naciones.

Hay en la bancada opositora un síntoma inyectado adrede, que conjuga muy bien con la teoría que traigo, para algunos, temeraria, sobre lo que creo, es el perfil de rumbo preparado para estas venideras elecciones de octubre (http://www.aporrea.org/oposicion/a145851.html). La aparente burla –no puede tildarse de otra manera- es un efecto sintomático esperado por esa bancada o por sus “titiretólogos”. No es otra cosa que un mensaje preparatorio subliminal, para profundizar el aumento del mal entre las dos corrientes a –supuestamente- enfrentarse en las urnas; para un público ignorante y que detesta cuanto se hable del Libertador de naciones, ahora resulta que el héroe está es dentro de su sangre, la lucha “natural” de su joven abanderado, es parte de la genética que trae, un motivo más para preparar y conducir esta lucha a una acción más fundamental que de palabra. Y no hay mejor estímulo que la burla con que será tomado semejante descubrimiento por la bancada roja.

Por otro lado, hay tantas tácticas que el abanderado ¿o maniquí? exhibe, que no llevan otro resultado inserto que la de picar a sus oponentes. Hasta su sombra causa pena ajena: sus desmayos por no dilucidar él mismo qué tácticas debe ejecutar: visitas a los barrios donde termina hecho un escarnio; utilizar sombreros cafetaleros colombianos; ser trapeado por sus propios guardaespaldas; la exhibición de documentos forjados de un pésimo mal elaborados; el tutor “desobediente” Uribe Vélez: en fin, un ludibrio, como lo llamaría el propio Bolívar; el respeto se pierde en la suma de acciones contra el pobre hombre, que en un supuesto negado de negados llegara ganar las elecciones, la primera acción de su bancada sería propiciarle un golpe sin mucho pensarlo y mandarlo pal’ca… Envolviendo, todo a mi parecer obedece a un macabro plan que necesita al figurín a objeto de preparar a sus feligreses, para definir el golpe electoral, lo único que veo marcadamente preconcebido, adonde se piensa embudar al mismísimo Bolívar, pues es como “libertadores” que se piensan vender en adelante sus líderes malandros en lo internacional que es donde interesan los tiros en adelante.

Es fácil encallejonar el propósito: todas las acciones que ejerza el ejecutivo, serán comprometidas como elementos disuasivos de propaganda, contra los cuales, esa oposición “no tiene alternativas” según ella misma, que no sea comprometer a sus seguidores, que enfrentan a un dictador irrespetuoso de todas las reglamentaciones electorales, apoyado sin remilgos del poder indicado para ello, además de lo más alto jurídico  nacional (TSJ), de las FF.AA., para lo cual, no queda más remedio que acudir a las vías internacionales para su apoyo incondicional… Ahora bien, la toma de pulso la ofrecerán los pueblos, pero los pueblos no son nada contra el poder de las armas que ellos no poseen, contra los poderes económicos que tampoco poseen; allí está Siria, con más de un 70% de la población a favor de su presidente y las fuerzas armadas a su favor, jaqueada a pesar del apoyo dizque incondicional de Rusia y China, cada vez pierde más terreno y cuerpos que desertan o son eliminados. Es un ajedrez donde los seguidores de Al Assad pelean contra estadounidenses, ingleses, franceses, turcos, italianos, alemanes, colombianos, catares, sauditas, jordanos, en una guerra de cansancio abismal. La llevan perdida. Por este lado americano, no faltarán cuerpos que también favorezcan las apetencias “apátridas” que faciliten ese rol, además de los que vengan vencedores del medio oriente. Es por ello que Irán tiene amenazados a sus cercadores, no va admitir que se disfracen de mercenarios, sino que llevará la guerra directa contra las naciones que la rodean. En cuanto a los enfrentamientos, esa fase ya se desarrolla sin muerto alguno en nuestro país. El ejército de avanzada de mercenarios, lo encarna la misma oposición, ahora, bolivariana en sangre y abolengo. El tiempo hará el resto. 

[email protected]


Esta nota ha sido leída aproximadamente 758 veces.