La derecha sí tiene un buen candidato

¡Ha comenzado la batalla electoral por la Presidencia de la República!, la misma enfrenta: al comandante Hugo Chávez, dirigente continental de un encendido discurso que navega sobre un programa político revolucionario en sintonía con las aspiraciones del movimiento popular participativo; y en forma de reflejos en la otra esquina: la candidatura de Henrique Capriles Radonski, dirigente de la derecha venezolana, gobernador del estado Miranda, de un discurso flojo y carente de carisma.

De esta forma, en cualquier pugna que enfrente habilidades individuales, resaltará lo obvio: el candidato Radonski desluce frente al presidente Chávez, es por ello que el periodista derechista Rafael Poleo señala que el dirigente opositor: “es un candidato flojo con una estrategia equivocada que no promueve ni emoción, ni esperanza; también el presidente de la encuestadora Hinterlaces Oscar Schemel expresó: “Capriles está estancado porque carece de discurso, le falta estrategia, sensibilidad y comprensión de la nueva realidad social y política del país”.

Por estas razones aparentes y por la publicación masiva de encuestas ha surgido una especie de triunfalismo superficial adelantado; sin embargo, los revolucionarios no debemos adelantarnos, la derecha sigue teniendo una base social movilizada que se mostró en las recientes concentraciones en Zulia, Táchira, Carabobo y Caracas.

Capriles no es el candidato. La derecha ha logrado con el uso de los medios recrear un líder de la misma magnitud del presidente Chávez: se trata del mismo Hugo Chávez pero esta vez presentado como un personaje despótico, errático, que socava muchas de las libertades políticas, comunicacionales y de las aspiraciones de vida (parte de las concepciones liberales pequeño-burguesas); igualmente han logrado presentar a un gobierno corrupto, burocrático, de espaldas al pueblo y llevar su rechazo a lo más desinteresado de la opinión publica obteniendo saldos de concentración política y electorales.

Se trata de la destrucción y recodificación mediática de la imagen y discursos del presidente Chávez, para lo cual se presenta constantemente un sistema de mensajes cuyo fin se centra en promover prejuicios que fijen la atención en tergiversaciones venenosas o demonizaciones de la candidatura bolivariana, por ejemplo:
1. Chávez es ventajista y despótico porque usa las cadenas,
2. Ataques discursivos de Chávez cercenan las libertades individuales,
3. El CNE es chavista,
4. Chávez intenta gobernar hasta 20 años Chávez = Dictador.

La derecha convierte este sistema de mensajes en un instrumento orientador de la opinión pública de una población determinada susceptible de ser persuadida. La consecuencia es levantar el espíritu militante de esos grupos para recrear en el campo de la realidad una propaganda permanente que se asienta en las quejas de este sector.

A juzgar por los últimos resultados electorales, Podemos deducir que este Chávez demonizado ha venido ganando terreno en la opinión pública, tiene presencia importante en las principales ciudades desde donde se puede activar el plan golpista de la oposición desconociendo resultados electorales y movilizando a su base social para provocar escenarios de crisis.

Recordemos que el terror infundido a la pequeña burguesía alemana tuvo grandes efectos para desarrollar el nazismo, y cuando el prestigio de esta capa social llegó al campesinado y a la clase trabajadora, el partido nazi pudo desplegar su hegemonía.

Los revolucionarios debemos construir un discurso y una política hegemónica; para ello debemos acercar la imagen, el discurso y la significación del presidente Chávez a la esencia del movimiento popular (Poder Popular, independencia y socialismo); mientras más cercano sea Chávez a la clase trabajadora, los campesinos, las comunidades pobres y de las mujeres de Venezuela, la derecha no tendrá asidero, ni podrá desactivar el nuevo bloque histórico de la revolución bolivariana en crecimiento; tomemos la palabra del presidente: "Chávez es el Pueblo", no subestimemos la estrategia de la derecha, desactivemos el Chávez demonizado con organización y conciencia.

* Vocero de la Campaña Admirable del Poder Popular. Twitter: @Tucampana

Esta nota ha sido leída aproximadamente 2671 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales




Comparte en las redes sociales




Notas relacionadas

Ideología y Socialismo del Siglo XXI

Actualidad

Oposición y golpismo

Poder Popular

US Y /ideologia/a147166.htmlCUS