Funciones y significado de las Empresas de Propiedad Social Comunal

Las Empresas de Propiedad Social Comunal, aunque no son una figura novedosa, adquieren figura jurídica con la aprobación de la Ley Orgánica para el Fomento del Sistema Económico Comunal en el 2010. De acuerdo con este instrumento las Empresas de Propiedad Social Comunales son de dos clases, tal como se definen en el artículo °9:  

  1. Empresa de propiedad social directa comunal: Unidad socioproductiva constituida en un ámbito territorial demarcado en una o varias comunidades, en una o varias comunas, destinadas al beneficio de sus integrantes y de la colectividad, a través de la reinversión social de sus excedentes y donde los medios de producción son de propiedad social comunal.
  2. Empresa de propiedad social indirecta comunal: Unidad socioproductiva constituida en un ámbito territorial demarcado en una o varias comunidades, en una o varias comunas, destinadas al beneficio de sus integrantes y de la colectividad, a través de la reinversión social de sus excedentes y donde los medios de producción son de propiedad pública. El Estado progresivamente podrá transferir la propiedad a una o varias comunidades, a una o varias comunas.
 En otras palabras, las Empresas de Propiedad Social Comunales (EPSC) son unidades socioproductivas constituidas en el ámbito de las organizaciones territoriales de gobierno popular, las cuales tienen como finalidad el beneficio integral de la colectividad. Éste puede ser promovido de diversas maneras, pero según la Ley puede ser apoyado a través de la reinversión de los excedentes de producción. Las EPSC pueden ser de dos tipos, dependiendo de que la propiedad de los medios de producción sea de administración comunal o administrada por el Estado.  

Una EPSC se diferencia de una cooperativa en varios aspectos. Por una parte, las cooperativas no tienen una base territorial ni sociopolítica definida, mientras que la Empresa de Propiedad Social Comunal se encuentra arraigada en las organizaciones comunales que son responsables de su organización. Además las EPSC surgen de un Proyecto de Desarrollo Comunal, generado a través de la organización comunitaria con la guía de herramientas como el ciclo comunal, mientras que, aunque algunas cooperativas pueden surgir como respuesta a las necesidades comunales, típicamente éstas responden a proyectos privados de promoción colectiva. 

En cuanto a la estructura también existen diferencias significativas. Las cooperativas generalmente poseen tres instancias: administración, educación y control, aunque en realidad la Ley permite que se organicen de acuerdo con el criterio de los asociados. Por otra parte la máxima instancia de decisión es la asamblea de los asociados, y el órgano ejecutor está conformado por las vocerías de las diferentes instancias. Además, poseen tres clases de fondos: de reserva, de protección social y de educación. Estos fondos están dirigidos principalmente a atender necesidades internas de la organización cooperativa y de sus asociados.  

En cambio, las Empresas de Propiedad Social se organizan en cuatro unidades: administrativa, gestión productiva, formación y contraloría social. El órgano de decisión es la Asamblea de Ciudadanos del Consejo Comunal, mientras que el órgano ejecutivo es el equipo de coordinación del consejo comunal o de la comuna, que debe articular la dirección de la EPSC con los integrantes activos de la misma. También posee los siguientes fondos: mantenimiento productivo, atención a los productores y productoras y de reinversión social. A diferencia de las cooperativas, los fondos de las EPSC no se encuentran dedicados solamente a las necesidades de la organización productiva, sino también a la reinversión comunitaria. 

Tomando en cuenta lo novedoso de las experiencias de organización de las EPSC parece necesario formular un modelo funcional que sirva para comprender mejor cuál es el propósito y cómo funciona este tipo de organizaciones. Para ello podemos comenzar por reiterar que las EPSC tienen como propósito realizar una actividad económica, a través de la gestión social y productiva de sus recursos, para el beneficio integral de la comunidad y de sus miembros. Esta definición abarca al menos dos elementos claves: primero, que la EPSC no sirve solamente para el desarrollo de factores económicos sino también para el desarrollo de factores sociales que tienen que ver con el bienestar de las personas, no obstante que deba garantizarse las condiciones económicas de su mantenimiento. Segundo, que las EPSC tienen como propósito el desarrollo integral de sus miembros, pero también de la comunidad en la que se se encuentran, para lo cual aportan con la reinversión de los excedentes. 

Éste último punto merece quizá alguna atención. En una empresa convencional de tipo capitalista, el excedente, es decir, el resultado de restar al beneficio económico los costos de la actividad productiva y otros gastos, queda a disposición del dueño del capital. Esto se debe a que la empresa capitalista es una organización para la gestión económica del capital privado. En cambio, en la EPSC se debe garantizar que la producción sea suficiente para garantizar el mantenimiento de la organización y condiciones de vida favorables para sus miembros. Una vez que la empresa puede alcanzar condiciones de rentabilidad, es decir, que es capaz de sostenerse al satisfacer sus gastos y necesidades gracias a su esfuerzo productivo, puede comenzar a redistribuir sus ingresos excedentes en la comunidad. Esto puede realizarlo, como dice la Ley, a través de la reinversión de recursos económicos, que serán ejecutados en los proyectos de los consejos comunales. Pero también puede hacerlo de otros modos, como por ejemplo a través de planes de formación educativa, ofreciendo a la comunidad precios bajos por la producción, prestando servicios que puedan derivarse de su actividad productiva (transporte, semillas, etc.) o integrándose con otras organizaciones socioproductivas. Es imperativo notar que, en tanto que la EPSC es una organización de trabajo productivo, está obligada a garantizar condiciones de vida digna a sus trabajadores, así como la oportunidad de mejorar progresivamente estas condiciones con el tiempo. 

Tomando en cuenta su carácter particular, podemos identificar varios procesos que integran la gestión socioproductiva de la EPSC. Un primer grupo de procesos se refiere a la formulación del plan de producción y las estrategias de integración comunal. Si los dos se presentan juntos es precisamente porque la formulación del plan de producción requiere que se tome información del medio comunitario, tal como disponibilidad de recursos como materia prima, pero también porque es necesario plantear desde el principio cómo la empresa servirá al desarrollo de la comunidad a través de una actividad socioproductiva. El plan de producción plantea cuestiones relacionadas con la gestión económica, tales como los objetivos de la producción, las metas específicas, los recursos a invertir, el tiempo estimado y los responsables. Este plan debe formularse atendiendo a la dinámica del entorno, de manera que debe ser revisado y alimentado con información del medio social. Además, como es de esperarse, el plan de producción se alimenta del Plan de Desarrollo Integral Comunitario y del Plan de Desarrollo Comunal, pero atiende cuestiones concretas de la ejecución socioproductiva de la actividad económica de la EPSC. Las funciones de planificación productiva debe asumirla la Unidad de Gestión Productiva en conjunto con el Órgano de Coordinación del Consejo Comunal o de la Comuna. 

Un segundo grupo de actividades son generadas por las necesidades de la producción y el carácter organizativo de la EPSC. Éstas son las actividades que corresponden a las funciones de coordinación, administración y control de la organización socioproductiva. La función de coordinación tiene el papel de orientar la gestión socioproductiva de la organización, la ejecución de las decisiones en todos los ámbitos y de articular las relaciones de cooperación y dirección con otros órganos del Poder Popular. En este sentido la función de coordinación orienta tareas específicas como la dirección interna de la organización y la articulación comunal. Por otra parte, la función de administración debe responder a las necesidades jurídicas, administrativas y contables de la EPSC, garantizando la vinculación de miembros y colaboradores que puedan apoyar directamente estas áreas. Así mismo, la contraloría realiza la vigilancia interna del desempeño de los asociados, y hace medición y evaluación de los resultados obtenidos por la unidad productiva en el corto y mediano plazo. El proceso de control es importante para poder valorar a tiempo si la organización está cumpliendo con sus metas o si es necesario tomar otras medidas, o rectificar el rumbo, para cumplir con sus fines productivos y sociales. Es claro que las funciones descritas corresponden a las Unidades de Administración y Contraloría Social, en coordinación con el Colectivo de Coordinación Comunitaria del Consejo Comunal y las demás unidades de la EPSC. 

El tercer grupo de actividades son de tipo educativo. El plan de producción dejará ver que, en ocasiones, existe un vacío de conocimientos que es necesario cubrir para mejorar el desempeño de la unidad productiva. Estas necesidades educativas pueden responder a dos clases: pueden ser necesidades de capacitación técnica, generalmente para el área productiva o administrativa, o pueden ser necesidades de formación integral y sociopolítica, que son aquellas que sirven para la formación de los trabajadores en áreas no estrictamente orientadas por las necesidades técnicas y productivas. Esta función es responsabilidad de la Unidad de Formación, que debe buscar medios y apoyos para responder a las necesidades educativas de la EPSC. 

Esta propuesta de carácter funcional se inserta en la estructura propuesta por la Asamblea Nacional para las EPSC, y presenta la ventaja de que es posible visualizar de qué manera se integran las diferentes unidades y cómo funcionan de manera que puedan atender los objetivos de la organización. La pauta de inicio la da el plan de producción. Éste debe formular sus metas atendiendo a los recursos y a la información disponible, y estableciendo de qué manera la EPSC reintegrará parte de su esfuerzo productivo a la comunidad. El plan de producción generará necesidades de coordinación, administración y control, que serán atendidas por las respectivas unidades de la EPSC, las cuales ejecutarán actividades de apoyo en todas esas áreas. Finalmente surgirán en todo momento necesidades de capacitación técnica y de formación integral, las cuales deben ser cubiertas para el mejoramiento técnico y productivo de los integrantes de la organización. 

Ahora bien, el futuro del modelo de las EPSC depende de varios factores relacionados entre sí. Por una parte, es necesario que se publiquen oficialmente las condiciones de organización y registro de estas organizaciones, que está pendiente desde la aprobación de la Ley en el 2010. En segundo lugar, es necesario agilizar los mecanismos organizativos que servirán para la formulación de proyectos de EPSC y su pronto financiamiento. Esto quiere decir que las entidades vinculadas con el fomento de la economía comunal, tales como los entes públicos de financiamiento y los órganos de gobierno popular (como las Comunas y las Salas de Batalla Social) deben acompañar las dinámicas que sirven para el diagnóstico comunitario, la generación de los Planes de Desarrollo Comunales y las proyección de propuestas de EPSC. En tercer lugar es necesario hacer un esfuerzo educativo importante, ya que la representación común de “empresa” responde a patrones capitalistas y es difícil convencer a la gente de que existen otras forma de organización económica. Uno de los aspectos que presenta más dificultades es el de convencer a las personas de que este tipo de organización socioproductiva no responde al modelo de la propiedad privada, por lo cual siempre permanecerá unida política y administrativamente con las organizaciones de gobierno comunal. Otro aspecto a vencer es el de las deficiencias organizativas de las organizaciones comunales, donde en ocasiones todavía se hacen presentes el localismo y el grupismo, así como las permanentes faltas de capacitación técnica. 

En suma, el modelo de las EPSC responde a la necesidad de generar una cultura de la producción y del trabajo, que ayude a que las comunidades en general sean cada vez menos dependientes del financiamiento estatal y de la explotación del capital privado. Aunque ciertamente el esfuerzo de promover las EPSC se orienta al interés de proporcionar una base socioeconómica estable a determinados sectores sociales, también tiene un sentido político y cultural significativo. Se trata de que las EPSC se conviertan en órganos para profundizar la conciencia del deber social y la hegemonía de la propiedad social, dos dimensiones que ayudarán a configurar un sistema de convivencia política y de planificación económica basado en la responsabilidad colectiva y fundamentalmente en la atención de las necesidades sociales. 

Sin embargo, es necesario responder a las amenazas que presentan dos factores ineludibles en nuestro momento actual: uno es la presión del mercado capitalista que, a través de las dinámicas de oferta y demanda basadas en el consumo irracional, presenta un rival importante para la educación socialista. Para entender esto no hay más que ver cómo la publicidad y el mercado de consumo influyen en las expectativas de vida de las personas, y especialmente de los jóvenes. El otro factor significativo es el burocratismo, que directa o indirectamente genera prácticas sociales que refuerzan la dependencia de las masas hacia el Estado rentista-burgués. Uno y otro factor funcionan de forma articulada para que el proyecto histórico del capital permanezca aún en la conciencia de una parte de quienes toman parte activa en la Revolución Bolivariana. Todo el éxito futuro dependerá de que las EPSC ayuden a demostrar en los hechos que un mundo mejor es posible, sin las presiones del burocratismo y del mercado, si es Socialista.


[email protected]

Esta nota ha sido leída aproximadamente 35807 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Santiago Roca


Visite el perfil de Santiago José Roca para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales




US Y /ideologia/a123667.htmlCUS